Por si las cosas no estuvieran bastante tensas en China, hoy han decidido volver a dar un golpe de autoridad con la censura de un nuevo estreno procedente de Estados Unidos. En este caso, se trata de Érase una vez… en Hollywood, la última película de Quentin Tarantino, a causa del polémico retrato que hace el autor de una de las mayores estrellas con raíces en el país, Bruce Lee.

Al parecer, la hija del actor, Shannon Lee, alertó a la Administración Nacional de Cine de China sobre cómo es representado en la película. La propia Shannon ya comentó lo poco respetuoso que es la representación del experto en artes marciales, muy arrogante y hasta humillado por el especialista Cliff Booth, que interpreta Brad Pitt.

Sin embargo, aunque la decisión parece tan sencilla como volver a montar la película y eliminar las escenas con Bruce Lee, Tarantino ya ha dicho que se niega de manera tajante a plegarse a la voluntad china. El autor defendió previamente su visión del personaje y se niega a editar su sección del film, a pesar de que el impulso del mercado chino sería beneficiosa para sus datos de taquilla. La peli ha recaudado 366,8 millones de dólares en todo el mundo y podría haber alcanzado los 400 millones con el estreno.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments