Mientras seguimos buscando maneras de poder celebrar conciertos de manera segura, incluso con medidas ingeniosas como nubes de desinfectante o trajes especiales, unos científicos han decidido testar de manera definitiva como funciona la propagación del Coronavirus dentro de un concierto.

Para ello, científicos alemanes han organizado a un estudio que reclutará a 4.200 sanos y lozanos voluntarios entre las edades de 18 y 50 años. Cada uno recibirá un dispositivo que se vestirá como un collar y que recogerá sus movimientos durante el show. Por otro lado, el gel hidroalcohólico que se les dará será fluorescente. Con esto, los científicos podrán ver, con luz ultravioleta, cómo los fans interactúan con las superficies del recinto.

Además, todos aquellos que vayan al show recibirán una serie de kits de pruebas y se les tomarán muestras dos días antes del evento en un laboratorio. Como no podía ser de otra manera, los asistentes al concierto también recibirán una mascarilla con una válvula para poder disfrutar del evento de forma segura.

Estamos intentando descubrir si puede haber un término medio entre la antigua y la nueva normalidad que permita a los organizadores incluir a la gente suficiente en sus conciertos como para no tener pérdidas.

Para esta especial velada, que se celebrará el próximo 22 de agosto en un estadio de Leipzig, contarán con la actuación del cantante Tim Bendzko. Según los resultados obtenidos, es posible que haya un rayo de esperanza para los organizadores de conciertos.

Aunque es una decepción que no hayan organizado el concierto con la banda de punk The Virus.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments