Cinco canciones de hoy y cinco canciones de siempre para este verano

“Verano” src=”http://img.hipersonica.com/2012/06/Post verano.jpg” class=”centro” />En lo estrictamente musical, el verano es maravilloso. No es una estación, es un estado de ánimo. Y de él han salido grandes, grandes canciones. Lo sabemos: este post es puro pop meteorológico. Pero es junio, hace calor, las noches son espléndidas y aún no es septiembre, probablemente el peor mes del año. Por eso hoy debemos hablar de canciones para el verano, de su vitalidad, de su frescura y de todos sus tópicos, los que contienen y los que nosotros añadimos. Cinco de este mismo año, deseando que las descubráis, y cinco de siempre, a las que la nostalgia no os debería impedir volver.

Mrs. Magician — There Is No God (2012)

No hay límites a la influencia de los Beach Boys ni a su legado estival. Mrs. Magician se fijan en ellos pero también en los Shins, en el garage y en una pizca de psicodelia ligera. Vienen de San Diego y son puro verano. Acaban de debutar con Strange Heaven. En un par de días os hablaremos más de ellos. Por el momento, ‘There Is No God’ se vale por sí misma, tan adictiva y esponjosa, tan repleta de rincones por descubrir.

https://www.youtube.com/embed/JAd5DNM9RzI

Image Makers — Al Final de la Noche (2012)

Porque al final, el verano son sus noches. Ligeras, una suave brisa, sin necesidad de madrugar, caminar hasta el amanecer en cualquier playa o en cualquier ciudad. Todo vale en verano. Y al final de la noche queda la pléyade de grupos que orbitan alrededor de Discos Humeantes, el sello del momento. Image Makers debutan este año con LP homónimo, y son una gozada. Edimburgo o Dunedine a finales de los ochenta, el legado de los Smiths, la baja fidelidad, el jangle y su frescura inherente. Una delicia.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=2202999824/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Thee Brandy Hips — Nerves (2012)

Raincoat es El Disco del Verano. Con mayúsculas. Ah, Thee Brandy Hips. Llevo enganchado a este disco desde febrero, deseando con impaciencia que llegue julio. ‘Nerves’ es el resumen, pero deberíais acudir a Raincoat, como ya os dijo probertoj: una caja de sorpresas puramente pop, a ratos power, a ratos noise, siempre en su punto idóneo. Canciones efervescentes y fugaces y al mismo tiempo generacionales. Salid ahí, fuera, donde sea pero salid. Raincoat os espera.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=2491358799/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

The Junipers — Song to Selkie (2012)

Cuesta creer que de una ciudad tan previsiblemente gris como Leicester surja un grupo como The Junipers, tan dado a los brillos del verano, a la psicodelia ligera, la que se disfruta al atardecer y la que hace que el mundo siempre sea un lugar un poco mejor. Paint The Ground es su segundo disco y, además de ser un alegato al sunshine pop, contiene canciones tan comedidas y brillantes como ‘Song to Selkie’, que es la virtud de lo cotidiano y de lo intrascendente.

https://www.youtube.com/embed/Zak6tLJNNrI

The Tallest Man On Earth — 1904 (2012)

¿Quién es Kristian Matsson y por qué es capaz de cautivar con su timbre imposible, extraído en ‘1904’, su single de adelanto de There’s No Leaving Now, de las brisas más irrelevantes y naturales del Mediterráneo? Matsson es The Tallest Man On Earth, el enésimo cantautor folk al que tenéis que escuchar. Sólo que esta vez es de verdad. Y el Mediterráneo no es un anuncio de cerveza, ni Benidorm, ni el FIB, ni el pozo sin fondo de la economía española. Por suerte, en algún rincón, el Mediterráneo es ‘1904’. Aunque venga de Suecia.

https://www.youtube.com/embed/ibEwxlV1ac4

Amps For Christ — Eyes That Shine (1999)

El verano, lo repito, es psicodelia. Ahora bien, hay distintos tipos de psicodelia. En Circuits, Henry Barnes optó por la hindú, revistiendo sus composiciones intrínsecamente lo-fi con sitares y percusiones tribales. ‘Eyes That Shine’ es una canción pensada y ejecutada para un verano narcótico y radicalmente soñador. Por cierto, Amps For Christ está de actualidad con otro grupo que sencillamente ama el verano: Woods. Comparten disco y se antoja imprescindible.

(como no la encuentro en YouTube, aquí va ‘Branches’, que también es fantástica)

https://www.youtube.com/embed/WnIgHlgFcpU

The Clean — Big Soft Punch (1990)

Nueva Zelanda, el vivero perenne de la virtud pop. De toda la oleada de muy buenas y muy brillantes bandas que surgieron de Dunedine a finales de los ochenta, The Clean fue la más jovial y accesoria. Vehicle, con su portada infantil, tan genuina como los secretos que guarda, te puede acompañar a cualquier lugar, pero especialmente a las vacaciones. No importa qué canción elijas: ‘Big Soft Punch’ es mi favorita por sus teclados de chicle y sus guitarras obsesivas, pero todas las demás son igual de esenciales.

https://www.youtube.com/embed/3Hdrgv58zA4

Violent Femmes — Blister In The Sun (1983)

‘Blister In The Sun’ es un cliché, pero no por ello debemos arrinconarla en el olvido. La voz de Gordon Gano, el rock acústico de Violent Femmes, su disco debut, el sonido de la calle trasladado al estudio, el perverso folk-pop de Milwaukee. Piedra angular del pop meteorológico. Irremediablemente fresca. ‘Blister In The Sun’ nunca cansa, ni ella ni su simpleza, ni su amateurismo involuntario, ni su estribillo de leyenda, ni sus coros.

https://www.youtube.com/embed/JE-dqW4uBEE

La Costa Brava — Canción para Beyoncé Knowles (2004)

Dejemos esto claro: La Costa Brava es El Verano. No encontraréis ningún grupo que condense de mejor modo la irrelevancia de la existencia o la relevancia de lo absurdo como ellos. Aquí nada importa, porque nunca lo ha hecho, porque todo es fútil y porque la trascendencia es incompatible con la diversión. Es ‘Canción para Beyoncé Knowles’, pero podría ser cualquier otra, de Llamadas Perdidas, de Velocidad de Crucero o de Déjese querer por una loca. La Costa Brava es el verano interminable. El de verdad. El mejor.

https://www.youtube.com/embed/zLDd_feF3Hs

The Byrds — We’ll Meet Again (1965)

The Byrds fueron tantos grupos diferentes, y lo fueron de tantas maneras diferentes, que cuesta quedarse con alguno de ellos. Si tuviera que elegir, los capturaría en ‘We’ll Meet Again’. Ni siquiera es una canción suya (es de Vera Lynn, data de los años treinta), pero es lo de menos. Aquí, en Mr. Tambourine Man, hablan del amor fugaz, de otro tiempo, perdido en las profundidades del blanco y negro y una década que se fue para, por desgracia, no volver jamás. Y lo hacen sentando las bases de cientos y cientos grupos posteriores, con una delicadeza desmesurada, rezumando emoción por los cuatro costados. La melancolía feliz, el mejor estado de ánimo posible para disfrutar de la música. Adiós verano, adiós. Nos volveremos a encontrar.

https://www.youtube.com/embed/GlJSrDM0cXA

Más en Hipersónica | Cuatro grupos para disfrutar en las noches de este verano

Anuncios