Anuncios

Cinco grandes temas que nos deja (o nos recuerda) la banda sonora de Deadpool

Es uno de los sabores del momento. Deadpool ha sorprendido a medio mundo con la llegada de su película, un exitazo comercial en casi todos los lugares por los que ha pasado y siendo la película que más ha recaudado siendo calificada para adultos. Casi impensable para muchos, sobre todo para mí si me lo dicen hace tan sólo un año, viendo que no hablamos de un personaje de primera línea de popularidad en el universo Marvel. Sin duda, una carismática y desenfadada campaña de promoción, muy apropiada para el personaje del que estamos hablando, ha contribuido en el beneficio mayúsculo de esta demencial película.

Pero no perdamos el rumbo, que esto es un blog de música, no de cine. Y sí, hay que destacar la música que encontramos en Deadpool, ya que esta supone otro engranaje fundamental para el espectacular y fluido funcionamiento de este film que se ha ganado un sitio en mi corazoncito un poco a la manera de Mad Max Fury Road (aunque sin el retorcido y extremo humor de la peli que hoy nos ocupa): entretenimiento poco pretencioso, acción sin cortapisas y música adrenalínica además de atinada para potenciar la escena en particular. La banda sonora ayuda a que la película de Tim Miller ascienda a ese nivel al que pocas pelis de Marvel pueden acceder, compuesta principalmente por el trabajo de Tom Holkenborg -que ya hizo un enorme trabajo con la BSO de la mencionada Mad Max- y unos cuantos temas rescatados especialmente para terminar de completar la esencia del personaje. Temas que nos recuerdan ciertos sin descaro, capaces de ir de lo mejor a lo peor, pero logrando conectar contigo para que esa escena ya no se borre de tu mente.

Por ello vamos a repasar alguno de los highlights que incluye esta banda sonora. Es posible que se mencionen cosas que suceden en la película, por lo que si seguís leyendo sin haberla visto corre bajo vuestra propia responsabilidad.

Salt-N-Pepa — Shoop

https://www.youtube.com/embed/4vaN01VLYSQ

Reivindicar semejante jitazo como el que nos ocupa es suficiente para que Deadpool se gane el cielo. Este tema de Salt-N-Pepa, procedente de su Very Necessary (Next Plateau, 1993), tiene todo el flow necesario para que estemos meneando sin cesar nuestras rodillas y nuestras caderas. Es imposible resistirse a los rapeos de uno de los primeros grupos de hip hop femeninos, así que mejor ni lo intentéis y bailad, malditos.

Wham! — Careless Whisper

https://www.youtube.com/embed/dODb9vQnvMk

“Con este disco George y Andy se ganaron el signo de exclamación” exclama con fervor Wade Wilson cuando muestra orgulloso su vinilo de Make It Big (Epic, 1984). Atreverse a reivindicar a Wham! de esa manera es casi jugar con fuego en pleno 2016, pero el personaje de Ryan Reynolds le gusta apostar todo. Y bueno, cuando apuestas por una de las canciones con más gancho del dúo encabezado por George Michael al menos te aseguras no perder demasiado. Que cada uno valore si está dispuesto a aceptar estos límites o no, a mí por lo menos ya me es imposible tener el trasero quieto en la silla cuando suena.

Junkie XL — Twelve Bullets

https://www.youtube.com/embed/AXDuGBHz1bk

Como ya hemos dicho antes, la mayor parte del trabajo de la BSO lo compone el artista previamente conocido como Junkie XL, que vuelve a demostrar cómo se puede hacer mejor la escena de acción más simple con su trabajo. Por ello, sería un sacrilegio hacer este post y no rescatar alguna de sus aportaciones especialmente diseñadas para la película. Me quedo particularmente con esta ‘Twelve Bullets’ que podemos escuchar mientras el enmascarado carmesí se dispone a masacrar a un puñado de enemigos armados únicamente con dos pistolas y doce balas entre las dos, como su nombre indica. Una fastuosa gala de disparos atinados en toda la frente y chulería irremediable.

Neil Sedaka — Calendar Girl

https://www.youtube.com/embed/FpdY97Tt_iE

La pieza más antigua de las seleccionadas para figurar en la banda sonora junto al trabajo de Holkenborg. El toque veraniego de la pieza cantada por Neil Sedaka da el toque desenfadado a varias escenas consecutivas de sexo variado entre Wade Wilson y su pareja. Quizá mientras se visiona el film pase un poco desapercibida, pero cuesta no caer en sus encantos cuando se escucha extraída de su contexto.

Juice Newton — Angel of the Morning

https://www.youtube.com/embed/HTzGMEfbnAw

La película nada más empezar se pone en la cuerda floja de manera intencionada. La cámara se mueve alrededor de una congelada escena violenta con un coche por los aires y un montón de sicarios apaleados por Deadpool mientras vemos sucederse un montón de créditos chorras. Y de fondo ESTO. Una película de acción en su sano juicio JAMÁS haría muchas de las cosas que Deadpool hace en sus primeros minutos, pero sobre todo nunca jamás de los jamases recurriría a una canción que tanto ejemplifica el mal causado por el pop en los ochenta como la versión de Juice Newton. Pero Miller, Reynolds y compañía no sólo se atrevieron con ello, sino que salen totalmente triunfantes y hacen que esa escena introductoria sea totalmente imborrable y un buen aviso de lo que nos espera durante más de hora y media de film.

Anuncios