Anuncios

Cinco grupos que deberías probar si te gustan… The Smiths

No es aventurado aseverar que The Smiths es la banda más influyente de la historia del indie pop. A partir de ellos se hizo la luz de un género que atravesó una época inolvidable entre finales de los años ochenta y principios de los años noventa, que se labraba en las guitarras lúcidas y acogedoras del jangle pop y que posteriormente, y ya en nuestros días, degeneró en una amalgama de grupos con ideas difusas y en la profanación absoluta del término. Pero hubo algún día algo parecido a un indie pop más o menos homogéneo, y por eso hay muchos grupos de la época que os gustarán si os gustan The Smiths. Hipersónica os trae hoy a cinco, pero tenéis a muchos más que os esperan con los brazos abiertos.

Felt

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:1tVrOHze0EOp6LrnBXQ7qN

Felt se toca con tantos grupos que sus tentáculos artísticos resultan casi inabarcables: The Charlatans, Denim, Fly, Go-Kart Mozart. En gran parte de ellos está presente el incombustible y siempre glorioso Lawrence, que se puso al frente de Felt y, entre 1982 y 1989, publicó y publicó discos de guitarras resplandecientes y teclados enloquecidos para servir de influencia posterior a todo el movimiento indie pop. El primer disco de Felt se publica en 1982, pero su gran obra, la más célebre, no llega hasta 1986, casualmente el mismo año que The Smiths publican The Queen is Dead y en el que pasan tantas cosas importantes para la gestación del indie pop. Merece la pena acudir al casi canónico Forever Breathes the Lonely Word para disfrutar del magnetismo joven y temprano de Lawrence, cuya llama sigue tan encendida como entonces.

The Field Mice

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:1YeP9mqQEfnfSUqg3U5anA

¿Es Snowball el disco más enigmático de todos cuantos publicaron la hornada de jóvenes bandas inglesas surgidas a partir de la C86? Yo tengo la teoría de que sí, pero es una cuestión personal. Al margen de ella, no cabe dudar ahora de la importancia de The Field Mice en el conjunto de su generación. Lo que parece obvio es que The Field Mice se presenta ahora, pasados tantos años, como el bastión de proa de Sarah Records, quién sabe si el sello paradigmático del movimiento indie pop británico a finales de los años ochenta. Allí también se encontraban Heavenly o nuestros siguientes protagonistas, pero ninguno logró cuadrar una trayectoria y, especialmente, un disco tan personal y enigmático como The Field Mice en Snowball, que además cuenta con el himno absoluto del indie pop, por forma y mensaje: ‘This Love Is Not Wrong’.

Another Sunny Day

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:5TX9oasZwIEz3wkIXH6XnS

Sarah Records también acogió con los brazos abiertos el espíritu punk, noise y eminentemente pop de Harvey Williams en Another Sunny Day. Williams, miembro de The Field Mice, legó para la eternidad un álbum que podría pasar por canónico si no albergara tantos fallos y defectos como albergaban The Pastels o, en general, casi cualquier banda de la época. Era su virtud, no obstante, y a día de hoy sigue siendo un soplo de aire fresco acercarse al único disco de Williams en solitario, London Weekend, y a la energía desmedida de ‘Anorak City’ o a la fabulosa ‘You Should All Be Murdered’, otra de las canciones por las que jamás pasará el tiempo. Es eterna, como el refulgente aire adolescente de London Weekend y la lucha por mantener un mundo, el de la juventud, que nunca debería evaporarse.

The dB’s

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:0Jk37GyTxhDHNg6FylfCYH

Mucho antes de que todas estas cosas tan esenciales sucedieran al otro lado del Atlántico, Estados Unidos acogió complaciente el surgimiento de una serie de bandas que posteriormente supondrían los pilares fundamentales del jangle pop y, por ende, del primer indie pop. Los primeros y esenciales R.E.M., el influyente gran disco de The Feelies o el debut de The dB’s aventuraron a principios de los ochenta el valor incandescente del pop desde las guitarras acústicas, cada uno desde los terrenos de los que procedían (el post-punk, el power pop, el sur norteamericano). The dB’s fue el grupo más enérgico y el menos importante, pero en su haber queda este Stands for Decibels en el que perviven gemas atemporales como ‘Black and White’.

The Triffids

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:7d2U7nXZuZL4WJkCW3ykUs

Mucho más lejos, en las antípodas, también sucedían cosas importantes. Los ochenta fue la década del Dunedin Sound y del surgimiento de la escena independiente neozelandesa, pero también de grupos australianos que lograron un reconocimiento generalizado en Gran Bretaña. Es el caso de The Go-Betweens, pero también el de The Triffids, cuyo Born Sandy Devotional es uno de los discos básicos del movimiento indie pop de la década. Como todo grupo australiano que se precie, nada en ellos era común, manido o genérico. Su visión del pop abarcaba el sinfonismo grandilocuente de ‘Wide Open Road’, el melancolismo casi country de ‘Stolen Property’ o la elegancia sentida y los ochenta bien entendidos de ‘The Seabirds’.

Anuncios