Anuncios

Cinco razones para engancharte a Lambchop

Lambchop acaban de sacar un recopilatorio de las canciones que perdieron por distintos cassetes allá por los 90. Y digo perdieron, sí, porque casi se habían olvidado de ellas y ahora, gracias a una tirada limitadísima y una edición super-especial del sello Grapefruit Music Club, Turd Goes Back: Essential Tracks from Secret Secret Sourpuss & Big Tussy recupera aquellas primeras grabaciones del grupo de Kurt Wagner.

Por Hipersónica siempre hemos estado esperando sus discos, pero como éste no es estrictamente una novedad y, de hecho, varias de las canciones no eran tan difíciles de conseguir (bendita era interneeeeeé), hoy hemos preferido recordaros cinco razones por las que si no estáis ya enganchados a Lambchop, deberíais considerarlo seriamente.

1. A Lambchop les dieron el mejor eslogan promocional posible

Merge Records, la casa de Mac McCoughan “Superchunk”, es un sello que se distingue por saber cómo calificar a sus grupos. Quizás sea porque incluso hoy, cuando han conseguido que se les conozca en mil sitios gracias al éxito de Arcade Fire, siempre parecen estar muy cerca de las bandas que editan.

Calificar a un grupo de tristes no-estrellas de la música americana como “la más jodida banda de country de Nashville” es dar mucho en el clavo. Mucho. Lambchop sonaron así al principio: a estar jodidos, a ser de Nashville, a hacer Country. A ser una increíble (para bien) desgracia.

https://www.youtube.com/embed/jaCjDxjU_-8

* Razón alternativa 1: ‘Life’s Little Tragedy’.

2. Casi nadie titula las canciones mejor que ellos (y de las letras no hablamos)

Incluso sin hacer caso a esos enormes juegos de palabras que antes usaban más, la carrera de Lambchop, que ya suma diez discos y un buen puñado de rarezas está llena de canciones que primero entran por los ojos. Que si “el libro que no me he leído”, que si “La opción del sábado”, que si “Todo sonrisas y mariachis “ o “Échale la culpa a las morenas” o “Porque eres el mismísimo aire que respiras” o “Cigaretiquette” o “Cowboy On The Moon” (que lo pongo en inglés porque si lo traduzco parece una canción de Zapato Veloz)…

Básicamente, Kurt Wagner y compañía saben cómo hacer que te quedes con ellos de un primer vistazo. Y si el segundo vistazo es el de la música, el tercero sería el de las letras. ¡Ay, otra mano ganadora por culpa de su mucho talento!

https://www.youtube.com/embed/S0835hPFSpI

* Razón alternativa 2: ‘The distance from Her to There’.

3. Lambchop lloran, pero no son unos llorones

Mirad, hay tanto teatro en este mundo real que cuando uno acude a la música cada vez tiene menos ganas de excesos. De hecho, de los dramas que hay por ahí sueltos, ya sólo me quedo con los que son tan exagerados que han traspasado no ya la frontera del ridículo, sino la que lleva al siguiente país.

Y Lambchop llevan mucho tiempo cantándole a las pequeñas heridas de la vida como para no llorar por ellas. A veces estás jodido y es lo que hay: simplemente basta con mirarlo, asumirlo, regodearte un poco en tu miseria y seguir para adelante. Lambchop saben cómo, sin aspavientos

https://www.youtube.com/embed/mwUjKJ0gdWc

* Razón Alternativa 3: ‘Slipped, Dissolved and Loosed’.

4. Son calmados, pero no son aburridos, y les sobran recursos

¡Ay, el ritmo interno! Qué sería de tantas obras artísticas si no se hubiera inventado como concepto. Las cosas pueden ser lentas sin ser aburridas, aunque hoy en día nos estén acostumbrando a ir trastabillándonos, siempre con la prisa en la mochila. Lambchop no entienden sus canciones (ni, seguramente, su existencia, aunque de esto habría que preguntarle a Kurt Wagner) con la quinta marcha metida. Sólo van mirando el recorrido y sus canciones, igual.

Pero, claro, no se puede confundir ir despacio con no hacer mucho. Las canciones del colectivo de Nashville están tan llenas de pequeños detalles como las de aquel que consideréis el músico más barroco que hayáis oído jamás. Y luego, además, engañan, porque parecen ser un grupo de country (de cámara) y lo mismo le dan al reggae que al soul que al jazz que al pop.

https://www.youtube.com/embed/r3dCGeuOfE0

* Razón alternativa 4: ‘The Man Who Loved Beer’.

5. Tienen tal colección de discos buenos que puedes empezar a ciegas

A veces cuando uno se enfrenta por primera vez a grupos de carreras largas, no tiene muy claro qué es lo mejor, por dónde merece la pena meterles mano. Con Lambchop te evitaremos ese problema: si haces caso de nuestra prescripción médica, da igual cuál escojas, porque en breve estarás ya zampándote otro y otro y otro. Y así hasta que te hayas dado cuenta de que eres fan.

Pero, vamos, que si insistes puedes probar a empezar por Nixon. O por Thriller. O por Is a Woman. O por Aw C’Mon/No You C’Mon. O por How I Quit Smoking. O por OH (Ohio). O por… ¿pero, a ver, no he dicho ya que vale cualquiera? ¿para qué preguntas?

https://www.youtube.com/embed/pbNVx9Y28rk

* Razón alternativa 5: ‘Up With The People’.

Anuncios