“Cohete” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/Cohete — Hurra.jpg” class=”centro” />

Nunca he disfrutado tanto.

El camino que lleva de ‘Petri’ a ‘Contando Estrellas’ daría para plantearse seriamente si Cohete es el grupo español que mejores melodías pop ha fabricado jamás. Una breve reflexión crítica sobre esta cuestión la tildaría de hiperbólica. Seguramente sea así. No importa, porque Cohete no es un grupo al que debamos buscar referentes. Lo que hacen ellos no lo hace nadie más. Hay dos o tres detalles por ahí de grupos raros que, en su día, tampoco tenían referentes. Pero Cohete no tienen parangón. Ni por espíritu ni por talento. Y es inútil buscarlos. Ante Hurra sólo resta, como ellos mismos adelantan premonitoriamente en ‘A Gogó’, disfrutar.

Hurra: la clase media pop

Había tantas virtudes en Cohete (2009, Micro-Macro) que sus canciones han permanecido vivas hasta cuatro años, el tiempo que han tardado en editar su continuación. ¿Cómo es posible? La respuesta hay que buscarla en las complejas estructuras de las canciones. Cohete se enredaban en sí mismos y se volvían a desenredar en lapsos de apenas tres minutos. El fin eran canciones simples y pegadizas, como unos Shins primerizos, pero los medios eran estribillos quebradizos y estrofas atípicas. Entre medio se colaban narraciones metafóricas sobre la vida en el trabajo, elogios a los delfines, lamentos matrimoniales y, ya se ha dicho, una delicia que servía de guinda a un pastel inagotable: ‘Petri’.

He pasado y pasaré muchas horas en aquel primer disco de Cohete. Uno de los muchos motivos que me empujaban a sus canciones es que allí no encontraba a nadie más. Yo, ellas. Ellas, yo. Podía inventar una nueva música pop, todo un mundo repleto de grupos y discos inventados desde sus doce temas. Me sigue pasando en Hurra: cada vez que repaso ‘Cumpleaños’ o ‘Capitán, Nos Hundimos’ las voy llenando poco a poco de mis recuerdos, de mis experiencias, de mi rutinario día a día. El frasco que Cohete compusieron hace cuatro años ya estaba a rebosar, y por eso no puedo sino agradecerles que me hayan traído otro nuevo y reluciente que el tiempo se encargará de llenar.

Porque Hurra también superará la prueba de su tiempo y seguirá sonando tan joven como la primera vez. Joven pero adulto, entendido esto último como la sublimación de lo cotidiano. Hurra está repleto de historias tan comunes como rutilantes. La semana en la playa. El niño al que su padre presiona para ser una estrella. Un cumpleaños cualquiera. El pop adulto bien entendido era esto:

El aloe vera y el parchís

El Semana, el Pronto y el Simón

Pilla la sombrilla, el As y el transistor

El melón, el tupper y el televisor

La urna del abuelo y el champán

El Tissot de oro, el loro y el Aután

Y ahora que ya puedo ver el mar

Creo que no me olvido de nada

No se han olvidado de nada. Quien piense que las letras de Cohete son inofensivas es que no ha levantado la mirada de la acera. Hurra es el retrato de la clase media española definitivo, sazonado con melodías abrumadoramente adictivas y elegantes.

Tienes que saber que yo voy a volver

Ya sabemos que Hurra superará el paso de los años. ¿Lo lograrán también Cohete? Si esperáis lo contrario es que sois unos desalmados. No sabemos si habrá un tercer disco, tras los años y las dificultades que el grupo ha tenido que soportar, pero podemos intuir sus intenciones, si es que las tienen, en las dos últimas frases de Hurra: “Tienes que saber que yo quiero volver, tienes que saber que yo voy a volver”. ‘A patadas’ se interpone entre la instrumental ‘Capitán, nos hundimos’ y el revisionismo genial de las historias vampirescas. ‘Vampiro’ es uno de los grandes momentos del disco, a lomos de unos arreglos de guitarras acelerados y divertidísimos y unas letras que rozan lo genial. Adiós al falso cortavenismo: vivan los vampiros pervertidos y muera el cinismo.

Viva Cohete, joder.

Bailaremos alrededor de la lápida

Primero lento, luego muy rápido

Un, dos, cha cha chá

Baile tropical en el cementerio central

A este muerto le gusta mirar

Y a ti sentir su mirada

Quizá Cohete no vuelvan, porque quizá Cohete nunca se vayan. Pervivirán para siempre en ‘100 ciclistas’ y la auténtica canción protesta, la que puso patas arriba a todos los hipócritas conformistas que critican desde la comodidad de sus cuatro paredes a todos aquellos que deciden luchar en la calle por lo que creen. ‘100 ciclistas’ también es una de las canciones más acertadas en lo musical. Arreglos de cuerdas, coros y la ya clásica sección de vientos que resume el espíritu del grupo. El complemento ideal al ritmo tropical de ‘Un sabor diferente’, tan en la onda de su primer disco.

“9” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/9.jpg» class=”derecha” />Cohete se atreven en Hurra incluso con el aire country, y les queda tan redondo y emocionante como ‘Qué querrás decir’, otra de las canciones más bonitas del año. Repiten, más o menos, en un ‘Ansia eterna’. Canciones, canciones, canciones. El secreto de la música pop reside ahí, y Cohete parecen comprenderlo mejor que nadie. A mí no se me ocurre ningún disco nacional este año en el que haya disfrutado más. Tampoco se me ocurre ninguno que esté por venir en el que vaya a vivir durante más tiempo.

Así que cuando leo que el pop español es un páramo de basura prefabricada y artistas mediocres me acuerdo de Cohete, pienso en lo enormemente afortunados que son quienes conectan con su música, grito “¡hurra!” por ser uno de ellos y me dedico a ser feliz entre sus discos.

Cohete en Hipersónica

* El Jitazo de la semana: Cohete — ‘A Gogó’
* Esperas que merecen la pena: Cohete lanzan ‘A gogó’, el primer adelanto de su nuevo disco
* Entrevista a Cohete: “Una canción pop no es una disertación y no hay que de dar lecciones a nadie”
* Cohete — Cohete: haciendo sencillo lo complicado
* Cohete colaboran con la Fundación Robo con ‘100 ciclistas’: pelotón en pelotas
* Cohete estrenan la primera canción de su esperado debut

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments