Anuncios

Coma Cinema — Posthumous Release: la elegancia al servicio de la emoción

Hay detalles que definen discos. En Posthumous Release, el último disco de Coma Cinema, uno de los sobrenombres bajo los que se esconde Mathew Lee Cothran, hay varios, pero ninguno condensa tanta carga emocional como el suspiro que abre ‘Partners In Crime’. Se trata de una breve exhalación, imperceptible y en apariencia irrelevante, que deja paso a una progresión de acordes lacónica y a los lamentos verbales de Cothran, de voz quebrada y afectada. Escuchado con la suficiente atención, el suspiro confiesa tanto como todas las canciones del disco juntas. Es tan verídico que estremece. No hay un ápice de impostura, todo en él es honesto, suena tan rasgado y entrecortado como el resto de la canción. Tanto que pareciera que Cothran cantara entre sollozos.

Posthumous Release: qué lleva hasta aquí

Posthumous Release es un ejercicio de introspección emocional que, como tantos otros entristecidos alegatos en la Historia, torna en brillante honestidad personal. Desconozco a qué se debe tal grado de inspiración, siempre triste y arrastrada, de Mathew Lee Cothran: hasta este disco jamás me había acercado a sus distintos proyectos, ya fuera en Coma Cinema, Elvys Depressedly o Gremlins. Quizá un escueto pero clarificador mensaje en el Bandcamp de Coma Cinema arroje algo de luz sobre mis dudas: “Thanks to all those who kept me alive and going these past miserable little years”. Cothran añade esta bomba de relojería en los créditos finales del disco. Algunas líneas más arriba y otras líneas más abajo hay más pistas sobre de qué podría hablar Posthumous Release: “dedicated to Lee Pennington” y “and the biggest thanks of all goes to Rachel Levy, my sister and best friend”.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3464920489/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=6/transparent=true/

Sobrevivir, pequeños y miserables años, otras personas. La muerte y las relaciones capitalizan toda la carga sensorial y sentimental de Posthumous Release, hasta el punto de que cuesta encontrar alguna canción que no haga referencia, ya sea veladamente o de forma explícita, al hecho final. ¿Es Cothran un Dan Barrett en miniatura, menos trágico? Coma Cinema se mueve en terrenos más amables que Giles Corey y, desde luego, que Have a Nive Life, pero hay algo de Barrett en el gusto, o en la obsesión, por la muerte que despacha Cothran en este maravilloso disco. Esperemos que la suya sea una existencia menos atormentada que el genio obsesionado con el suicidio y que Posthumous Release haya sido un ejercicio de expiación. O mejor: que no lo haya sido y que lo que sea que le haya traído hasta aquí no se desvanezca jamás, aunque sea muy egoísta desde mi perspectiva de oyente fascinado por un sonido tan elegante, fino y terrible.

So lonely, so ugly and confused

Our ugly symmetry
Meant everything to me
But after all this time
It’s come to mean nothing
And my wrists somehow forgot
That quiet parking lot
Or one year later
On your roof top

Más allá de Barrett, si hay dos nombres hacia los que me ha conducido Coma Cinema y Posthumous Release esos son Phil Elvrum, y su encarnación en The Microphones, y Elliott Smith. Al primero lo encuentro con especial preeminencia en ‘Lee (Columbine High Harmony)’, donde hay relaciones cuyas raíces mueren poco a poco, arreglos de viento desgarradores, estrofas apagadas y acordes de guitarra desprovistos de esperanza. Al segundo llego desde ‘Virgin Veins’, una fabulosa composición folk/lo-fi de voces susurradas y espíritu triste pero alegre. Una melancolía digna de Either/Or en la que Cothran desliza pasados que persiguen y personas a las que nadie volverá a amar, “so lonely, so ugly and confused”. Lo cierto es que Cothran es un letrista brillante, y que Posthumous Release está cargado de versos espléndidos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3464920489/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=7/transparent=true/

8/10

Al margen de referencias más o menos acertadas, Coma Cinema desarrolla un discurso propio en Posthumous Release que me ha invitado con entusiasmo a descubrir el resto de su discografía. En Posthumous Release hay canciones en las que se mezclan las emociones, los relatos y los efectos sonoros, tan noqueantes y sobresalientes como ‘Satan Made a Mansion’, ‘She Keepts It Alive’ o la frágil ‘Burn a Church’. Sea lo que fuere lo que ha llevado a Cothran hasta aquí, sólo cabe felicitarle por un disco tan delicioso, uno de los trabajos que más me han cautivado en lo que llevamos de año y aquello que en otros tiempos debería haberse llamado un-clásico-instantáneo, o algo muy parecido.

Anuncios