Anuncios

Cool Ghouls — A Swirling Fire Burning Through The Rye

A Swirling Fire Burning Through the Rye (Empty Cellar, 2014) es el segundo disco de Cool Ghouls, grupo de San Francisco que se mueve entre el Garage Rock y el Rock Psicodélico. “Oh, no, ¿de verdad?”. Sí, y adivinad: su corte es condenadamente clásico, tanto que se alejan del mismo canon Garage Rock y a ratos las melodías vocales de Jefferson Airplane o The Beach Boys sustituyen la maraña de guitarras, fuzz y ritmos destartalados que deberían definirles. Como Night Beats despojados de su perfil psicodélico; como Dead Ghosts apartados de su aire Country; como Strage Hands arrebatados de su espíritu Pop. Todo eso, y muchas más cosas, son Cool Ghouls. Y lo que es más importante: son canciones estupendas. Adelante, pues.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2461925470/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3912257302/transparent=true/

Nada que alegar al estricto revival en el que sin ningún disimulo se inscriben Cool Ghouls. A Swirling Fire Burning Through the Rye ofrece muy pocas ideas originales al margen de las ya conocidas por estos lares y de las que con frecuencia citamos aquí. Hace poco os hablabamos del segundo trabajo de Allah-Las, Worship the Sun (Innovative Leisure, 2014), o del debut de Los Tones. Pues bien, Cool Ghouls son un cruce bien ideado entre ambos: por un lado, se les puede emparentar con los primeros por sus frecuentes escarceos Surf Rock; por otro, casan bien con los segundos por la energía que desprenden sus canciones. De modo que, borrada del mapa la aburrida laconía de Allah-Las y pulidas las aristas aún inmaduras de Los Tones, el resultado es un disco donde los defectos vuelan y las virtudes lo llenan todo.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2461925470/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2384597727/transparent=true/

La más evidente: ‘New Moon’, la canción de más de seis minutos preñada de guitarras saturadas de fuzz donde Cool Ghouls casi ponen el punto y final idóneo a un disco en el que los medios tiempos dominan sobre los temas acelerados. Sobre estos últimos destaca una apertura tan enérgica como ‘And It Grows’, de obvia inspiración Nugget. Acto seguido el disco revela su verdadera y más acertada cara: melodías vocales de vocación hippie sobre un compás lento, arreglos de cuerda bañados en reverb y estribillos cantados a coro. ‘The Mile’ como paradigma: le siguen ‘What a Dream I Had’, ‘Orange Light’ y ‘Insight’. La primera dulce, la segunda oscura, la tercera un prodigio, una canción de género llevada a la perfección. Cool Ghouls sostienen sin problema alguno siete minutos donde lo único que hacen es repetir su repetida fórmula con “uooooo, uooooo” y arreglos de viento por doquier.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2461925470/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3374181208/transparent=true/

7.7/10

A Swirling Fire Burning Through the Rye es una pieza de género, es cierto, y por ahí se le puede reprochar muchas cosas. A mí me ha gustado tanto, tanto que delego esa tarea en otros. No seré yo quien ponga pegas a un disco que me ha divertido tanto y que, además, a ratos, se maneja en guitarras tan acústicas que se confunden con un grupo Jangle Pop con algo más de psicodelia y alegría (sobre todo ‘Get a Feeling’, pero hay algo de eso también en ‘Reelin’’). Sí, algo así como los grupos del Paisley Underground. Todo un éxito pensaran en ello o no: Cool Ghouls han firmado uno de los trabajos Garage Rock del año.

Anuncios