Anuncios

Coven — Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls (1969): los primeros pasos del Occult Rock

The prince assumed the person of the goat,
Reigning upon his throne distant and far remote.
The cauldrons boiled as the fires burned.
The deep’ning shadows, two figures turned

Pocos meses después de que miembros de ‘La Familia’ irrumpiesen en el 10050 de Cielo Drive en Beverly Hills, donde torturaron y mataron a Sharon Tate (esposa de Roman Polanski) y sus acompañantes, Charles Manson fue fotografiado saliendo de una tienda de discos en la ciudad de Los Angeles con un volumen de Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls, debut de los norteamericanos Coven.

La fotografía acabó apareciendo en el número de marzo de 1970 de la revista Esquire levantando una polvareda que afectó de lleno a la banda de Chicago, provocando no sólo la retirada de sus discos de las tiendas, sino la pérdida de un jugoso contrato discográfico con la compañía Mercury, la cual no quería tener nada que ver, ni indirectamente, con unos hechos que constituían el mayor y más sórdido escándalo de esos años en la sociedad norteamericana.

Producto de la casualidad o no, la banda de Jinx Dawson se vería abocada a moderar un discurso en el que satanismo y paganismo no eran otra cosa que un ariete en pos de acabar con el paternalismo y la cosificación de la mujer por parte de una sociedad profundamente cristiana como la norteamericana. Unos años más tarde, ya recuperados del indireco golpe, volverían a recuperar iconografía y mensajes ocultistas, pero el paso importante, el fundamental, el fundacional, lo habían dado con su debut en el año 1969, un debut desconocido por parte del gran público pero inmensamente influyente. Y si no, que se lo digan a Black Sabbath.

Jinx Dawson y el Génesis de Coven

They are seven.
They are seven.
Seven are they.
Out of the abyss they rise,
When day sinks into darkness.
Seven are they.

En una década en la que California, con foco en la ciudad de San Francisco, eran el centro del universo musical, el origen de tendencias ideológicas y artísticas, no deja de ser curioso que una de las bandas más transgresoras e influyentes de esos tiempos no se gestase en el contexto Flower Power imperante o que su acercamiento a la psicodelia fuese desde una óptica radicalmente opuesta a lo dictado por Grateful Dead o los iconos de la generación beat inglesa. Evidentemente Coven no marcarían tendencia de forma inmediata por propuesta y por los hechos destacados al inicio de este artículo, pero negar u obviar el legado de su debut en la actualidad es un error de bulto.

Y para entender que Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls acabase siendo lo que finalmente fue, es imprescindible profundizar en la figura de Jinx Dawson, una artista multidisciplinar que se inició en el mundo de la música pero que acabaría luciendo palmito en el mundo de la moda, del cine y de la pintura (y viviendo en el infierno de las Islas Cayman según su perfil en Facebook). Casual sería el evento Charles Manson que tanto perjuicio conllevaría para la banda, pero poco de azaroso tendría el origen dinástico de la cantante con el camino que artísticamente recorrería.

Crecida en el seno de una familia particante de creencias ocultistas y, posiblemente, miembros de una secta u organización masónica orientada a la difusión y protección de mitologías paganas y satánicas, Jinx Dawson se acabaría convirtiendo, junto a su amiga Grace Slick y a Janis Joplin, en la primera estrella femenina de un mundo, aún hostil hacia la mujer, como es el del Rock, y todo ello gracias, precisamente, a su defensa de los derechos de la mujer y su combate eterno por la igualdad de oportunidades.

Así fue como se acabó sirviendo de toda la iconografía y retórica pagana y satánica para atacar al fundamentalismo cristiano de la sociedad norteamericana, un fundamentalismo que mantenía la cosificación de la mujer y ligaba su existencia a la servidumbre al patriarcado y su disfrute de la sexualidad a la influencia del diablo.

Disueltos Coven pasado 1975, reunidos en la actualidad pero con insignificante resultado, Jinx Dawson se introduciría en el mundo de la moda pero manteniendo su actividad como activista pro derechos de la mujer. Su fama se iría apagando poco a poco tras vestir, entre otros, a Michael Jackson en la década de los noventa cayendo casi en el olvido, por desgracia, todo lo aportado por su debut en el mundo de la música.

Razones de la seminalidad de Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls

She called her master to the bed.
Caressed him until he was fed.
Then the priest discovered what
The witch had done, and said,
“You will burn until you’re dead…”

La primera y más importante de todas es que el debut de Coven es el primer álbum de la historia en el que temáticas e imágenes ocultistas aparecían de forma indisimulada, protagonizando nombre, portada y, como no, letras de cada una de las canciones. Más tarde llegarían Black Sabbath aunque de una forma más comedida para popularizar un camino posteriormente transitado por multitud de bandas, pero es importante reconocer que el primer paso fue dado por Coven.

Calaveras, cruces invertidas y altares rituales poblaron la edición física en vinilo de Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls, pero lo más destacado de todo, y sangrante por la omisión del hecho, fue la aparición, por primera vez en la historia, de la mano cornuta que posteriormente popularizaría Ronnie James Dio en el arte gráfico, una mano cornuta con la que Jinx Dawson cerraría todos los conciertos dados en esa época, conciertos tremendamente polémicos por razones obvias.

Ya centrados en el apartado letrístico destacan ‘Wicked Woman’, ‘White Witch of Rose Hall’ y ‘For Unlaw Carnal Knowledge’ por lo explícito de la utilización de historias de brujería y persecución inquisitorial a las acusadas de la práctica de magia negra durante la edad media (ya fuese por tratar ser independientes o por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio) y quemadas en la hoguera; la inicial ‘Black Sabbath’, que supondría la aparición de un binomio posteriormente utilizado por Tommi Iommi y compañía como nombre para la imprescindible banda de Birmingham; y la final ‘Satanic Mass’, una misa negra, con la que cerrarían todos sus conciertos, que pasó desapercibida para la opinión pública hasta el evento Charles Manson, momento a partir del cual se les criticaría duramente llegando a ser, incluso, víctimas de persecución policial.

En lo musical Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls no distaría en exceso de lo ofrecido por los discos de Jefferson Airplane en la época, psicodelia no excesivamente pesada y omnipresencia de la potentísima voz de Jinx Dawson pero con el importante matiz de lo atmosférico para concordar con lo lírico y riffs y tempos que parecían robados a Blue Cheer a pesar de no acabar siendo el eje del álbum. Quizás, por momentos, el álbum pueda sonar un tanto ingenuo musicalmente hablando para el oyente actual, pero encuadrando al debut de Coven en la década a la que pertenece, parece lógico ese espíritu tan marcadamente sesentero y lo barroco de determinados arreglos.

Probablemente lo más rupturista sea de nuevo ‘Satanic Mass’ aunque, valorando en conjunto la discografía de Coven, no pasa de ser un importante pero aislado momento que finalmente no acaba trascendiendo el caracter de curiosidad por mucho que con posterioridad hayan sido reproducidos ejercicios similares por otras muchas bandas.

Legado e influencia posterior

In the name of Satan, ruler of Earth, the King of the world, the Chief of the Serfs, I command the forces of darkness to bestow their infernal power upon us. Save us, Lord Satan, from the treacherous and the violent. Oh Satan, Spirit of the Earth, God of Liberty, open wide the gates of Hell, And come forth from the abyss by these names

Los escándalos, la retirada de discos en multitud de tiendas y el no de las discográficas a acoger a Coven llevaría a la banda a matizar en exceso su propuesta lírica a fin de atajar la censura indirecta, provocando que segundo y tercer álbum del proyecto antes de su disolución en 1975 virasen hacia terrenos más ‘confortables’ para el público, el cual reconocería el indudable talento como compositora de Jinx Dawson con el celebrado ‘One Tin Soldier’, tema incluído en la banda sonora de Billie Jack y que supondría el mayor éxito comercial de la banda.

Artistas como Jim Morrison o Jimmy Page habían estado relacionados, con anterioridad, con la temática o el mundo del ocultismo, pero nunca hasta entonces la misma había sido protagonista teniendo una importante influencia en el aspecto musical del álbum. Coven no sólo serían una referencia para importantes bandas como Black Sabbath, sino que abrirían la puerta del Rock Gótico a pesar de que mucho quedaba aún para que Bauhaus o Sisters of Mercy dieran sus primeros pasos. Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls sería el primer álbum en la historia de puro Occult Rock y un referente fundamental para importantes nombres de la actualidad como Jex Thoth, Blood Ceremony, Jess and the Ancient Ones o Ruby the Hatchet, mientras que Jinx Dawson lo sería para multitud de vocalistas posteriores que intentarían entrar en un mundo puramente masculino como es el del Rock.

Esto constata que el debut de Coven sería mucho más importante en lo simbólico que en lo meramente musical, pero ello no resta ni un ápice de fuerza a una decena de canciones que, más allá de los escándalos que la rodearon, suponen el inicio de muchas cosas, y esto es un intangible que no deberíamos cansarnos de destacar.

8.6/10

Primera vez para muchas cosas, el debut de Coven es uno de los más importantes e ignorados álbumes de la historia de la música. Tapados por el debut de Black Sabbath (banda con la que compartirían gira por Estados Unidos), los de Chicago se irían apagando con el paso de los años al ser una banda adelantada a su tiempo en lo temático. Valga esta crítica para poner algunas cosas en su sitio.

Anuncios