Anuncios

Cowards — Rise to Infamy

Momento confesional o de destapar el baúl de la mierda: aquí donde me véis le tenía auténtico terror a las películas terroríficas, valga la redundancia. No el típico miedo que es característico de este tipo de películas, sino que ya un simple fragmento o la posibilidad de que ese tipo de películas se cruzara en mi camino ya me ponía bastante nervioso. Pensaréis que vaya cagueta estaba hecho y acertaréis, pero al igual que en muchos aspectos de la vida, el acercamiento gradual a aquello que nos es desconocido o que pensamos que detestamos nos termina adaptando hasta el punto que conseguimos disfrutar honestamente de lo que antes nos daba mucho pavor aproximarnos.

Empezar por escenas desagradables y causantes de pánico como la archiconocida de Un Perro Andaluz y terminar atrapado por el auténtico horror sin darte cuenta. Lo mismo con el metal extremo, donde uno puede empezar inocentemente con grupos más fáciles como Judas Priest y antes de darse cuenta está sacudiendo el cuello de lo lindo de grupos bestiales y destructivos que años atrás podían dar pavor de su mera mención. Una revelación de la que yo mismo me he percatado mientras disfrutaba la obra que nos ocupa.

Cowards, retratando el horror

Cowards ya me consiguieron llamar la atención con un interesante EP donde además hacían una retorcida y extrema versión de una canción de 16 Horsepower, una banda en principio bastante opuesta al metal extremo que los franceses portan por bandera, pero consiguiendo llevar la canción a su terreno con acierto. Tal esfuerzo me hizo colocarlos en el radar, por lo que podéis imaginar que tarde poco en hincarle el diente a este Rise to Infamy (Throatruiner, 2015) en cuanto me enteré de su existencia.

Cowards dan un paso al frente en esa división que cruza con acierto la rabia del black metal y la fuerza del sludge para exponer su mensaje de misantropía y violencia

En su segundo disco, Cowards dan un paso al frente en esa división que cruza con acierto la rabia del black metal y la fuerza del sludge para exponer su mensaje de misantropía y violencia. Todavía andan lejos de esfuerzos tan desgarradores como los de Young and in the Way (mucho más aniquiladores) o sus compatriotas Celeste (que se sirven de un post-rock que en esta obra ni aparece), pero esta segunda obra les sitúa más cerca de dicho nivel con un despliegue endiablado y encolerizado que no admite muchas concesiones. Sólo conciben ir a cuchillo contra tu yugular y recrearse mientras la sangre emana por tu cuello por la acción del afilado filo que portan.

7.7/10

De un mes de enero que ya nos ha traído diversas y abundantes alegrías, Cowards reclaman su espacio dentro del metal con la vitola de revelación. Rise to Infamy es la representación del golpe sobre la mesa que acaban de dar, aunque desgraciadamente podría acabar sepultando en el olvido con el paso de los meses. No obstante, lo mostrado por los parisinos nos hace pensar en un futuro terrorífico de continuar su estupenda progresión. Mientras tanto, tenemos un disco feroz perfecto para cuando nuestro cuerpo esté deseoso de acercarse al espectro tenebroso y retorcido del metal.

Anuncios