Menudo año de Crystal Stilts, confirmados definitivamente para la causa. Si In Love With Oblivion cristalizaba todo su buen gusto desde la modestia y desde la psicodelia electrificada y cortante, ahora llega Radiant Door, su nuevo EP para poner un gran apéndice a su concepto de música que suena drogada a la vez que cercana, porque está grabada así.

Así ve Andy Adler el método:

Hacemos algunos overdubs con el ordenador cuando nos quedamos sin pistas, pero grabamos en cinta porque creo que le da una sensación más cálida. Tengo un bajo destrozado, que lleva conmigo desde que era adolescente y que está bastante cascado y es feo, pero que aguanta y aún funciona. Y eso es muy bueno en este grupo. No es que hayamos hemos hecho algún tipo de juramento de fidelidad en lo que se refiere a nuestros instrimentos, aunque Kyle sí que ha llegado a construir un órgano junto a un amigo (…), pero las cosas antiguas son geniales.

https://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Fplaylists%2F1257392

https://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Fplaylists%2F1257392

A antiguo no suena este nuevo EP. Remite a música pasada, claro, aunque en realidad desde que te lo pones sabes que es cien por cien Crystal Stilts. Lo curioso es que podrían ir en otras direcciones.

Ahí, por ejemplo, queda, ‘Radiant Door’, que los vuelve a poner más pop, donde saben desenvolverse a las mil maravillas. Es curioso que esa cara la escondan a menudo, porque podrían ser tan grandes como quisieran. Me recuerdan en este sentido a Girls (con su Father, Son, Holy Ghost), empeñados en perder una y otra vez los papeles porque sí, sin razón aparente.

‘Still as the Night’ contiene ese toque sesentero y vacilón que han conseguido perfeccionar desde su debut y que ya en In Love With Oblivion puntuaba alto. Pero también hay tiempo para nuevas aventuras: a ‘Low Profile’ el ritmo y el órgano no le sientan bien, pero a ‘Dark Eyes’ sí que le cuadra el tono oscuro y ‘Frost inside The Asylums’ cierra el EP como muchos deberían cerrarse, con ese tono alucinado que se desparrama a lo largo de casi seis minutos.

Puede que en ‘The Dazzled’, la primera canción de su primer disco, o que incluso antes ya nos lo contarán todo. Pero Crystal Stilts están aún enseñando que hay mucho matiz en sus canciones y que quienes los ven monolíticos simplemente no miran.

Más en Hipersónica | Crystal Stilts, vídeo de ‘Silver Sun’: enamorados de la no-moda juvenil

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments