Cuatro servicios musicales online a tener en cuenta en 2012

Hace unos meses me lancé a la piscina declarando que Spotify había muerto, una previsión bastante agorera pero que me servía como excusa para hablar del estado en que se encontraba el que, para mi gusto, es el mejor servicio musical que se ha creado hasta la fecha. Me alegra admitir que desde entonces sus responsables han hecho buenos progresos, pero sigo pensando que el servicio necesita un revulsivo mayor a medio plazo.

Y es que la competencia no descansa, por lo que casi a diario vemos surgir propuestas alternativas que pretenden dar un vuelco al negocio de la música online. Algunas lo hacen apostando por nuevos modelos y otras intentando dar lustre a viejas fórmulas, pero entre todas ellas voy a seleccionar cuatro a las que será conveniente tener en cuenta en 2012. Dentro de doce meses podremos hacer repaso y ver cómo le ha ido a cada una.

Rdio, la gran promesa azul

Este servicio abrió sus puertas en verano de 2010 para unirse al club del streaming ilimitado, con reproductor web para el ordenador y aplicaciones para los principales sistemas móviles. A cambio se pide una cuota mensual de 4,99 dólares si solo nos interesa la opción web, y 9,99 dólares si queremos el paquete completo, abriendo las puertas de un catálogo con más de doce millones de canciones. De momento no está disponible en nuestro país, pero lo incluyo aquí porque recientemente ha dado el salto a varios países fuera de Estados Unidos, entre ellos Alemania. ¿Será el anticipo de un desembarco europeo completo?

Sitio oficial | Rdio

Rhapsody, por fin en Europa

En las mismas circunstancias fronterizas que Rdio se encuentra Rhapsody, con la salvedad de que en este caso hemos tenido que esperar más de una década para que llegue al Viejo continente. Gracias a la reciente adquisición de Napster International, esta veterana radio en streaming comenzará a funcionar en Reino Unido y Alemania próximamente, con la intención de ponérselo muy difícil a Spotify. Su gran apuesta para ello es la disponibilidad de sus trece millones de canciones en una gran variedad de dispositivos, cobrando una suscripción mensual de 9,99 dólares para el modelo básico y 14,99 dólares para el premium, añadiendo en el segundo caso acceso hasta con tres equipos móviles.

Sitio oficial | Rhapsody

iTunes Match, la apuesta diferente de Apple

Después de haber dominado durante años el negocio de la venta de música digital, Apple ha decidido dar un paso hacia los servicios en la nube con iTunes Match. En lugar de apostar por el acceso en streaming a un catálogo online, la compañía de Cupertino ha planteado una herramienta que sincroniza automáticamente toda nuestra biblioteca en sus servidores, y a continuación nos la ofrece a máxima calidad en cualquier dispositivo compatible. Es una idea diferente, válida para quien quiera acceso instantáneo a su colección sin mayores complicaciones o para quien desee mejorar la calidad de sus archivos sonoros, y que cuesta 24,99 euros al año.

Sitio oficial | iTunes Match

Google Music, moderno y tradicional

Por último, tenemos también la apuesta de Google por meterse de lleno en la industria discográfica, aunque sin grandes revoluciones sobre las propuestas que todos conocemos. En esencia se trata de una combinación entre el servicio que ya ofrecía antes para cargar nuestra música en la nube, hasta 20.000 canciones de forma gratuita, y una tienda de música al estilo de la iTunes Store, integrada en Android Market y con el catálogo de Universal, EMI y Sony Music. Dicho negocio, disponible de momento solo en Estados Unidos, pretende servir de plataforma para la unión directa entre los grupos y sus fans, sin más intermediarios.

Sitio oficial | Google Music

Anuncios