“cults” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/cultshs.jpg" class=”centro” /> Ya véis, se ve que después de despotricar algo sobre el nuevo disco de Yuck, me he aficionado a esto de poder enviar al limbo a los grupos de primer disco prometedor y segundo disco de ya se verá. Me dispongo, pues, a jugar a ser San Pedro y decidir si le abro a Cults y a su nuevo disco, Static, las puertas del cielo… o si mejor les abro una buena brecha en el cogote dándoles con el pesado llavero que decide quién entra en el Paraíso. Así que pondré mis posaderas cómodamente aposentadas en esta esponjosa nube y jugaré a decidir entre el bien y el mal.

Static mantiene el tipo

Madeline Follin y Brian Oblivion se convirtieron con su debut en las nuevas caras bonitas del indie pop de la escena neoyorquina, fueron apadrinados por un puñado de críticas decentes, y sobre todo por una Pitchfork que los encumbró a la gloria. Lo cierto es que, aunque quizás hubiese sido algo exagerada tanta repercusión, los chicos tenían una colección de temas bastante resultones, y un directo más que agradable. Cults se vieron metidos, seguramente sin comerlo ni beberlo, en una burbuja de esperanzas desmedida, ya que, básicamente, no se intuía en el proyecto una calidad tan inmensa que justificase lo elevado de su atención.

Pues bien, ahora la burbuja se pincha. Y ojo, la pinchan los mismos que la habían creado, que no fueron precisamente Cults. Static es un buen disco. De hecho, a mi juicio es tan buen disco como su debut, pero había que enfriar un poco los ánimos aquellos, y convertilos en el sosiego este. En Static encontramos 35 minutos de pop decente, destacable por momentos, y algo insípido en varios otros. El conjunto, sin embargo, tiene cierto mérito. Quizás no el de alcanzar ese cielo del que parecen no querer despegarse en la suerte de intro que es ‘I Know’, y que da paso a la canción bailable y radiable por excelencia del disco, ‘I Can Hardly Make You Mine’, un corte enérgico y que funciona fantásticamente, con aroma retro e inyección de vida.

Cults: grupos buenos, y ya

Ese toque a décadas pasadas se encuentra, incluso más que en el single, en cortes como ‘Always Forever’, en los que la voz de Madeline viste muy bien el conjunto de un tema de pop al uso, pero que llega a hacer pensar que Cults se han escuchado unos cuantos discos de la Motown últimamente. En definitiva, hasta ahí hay algo de magia, Cults nos van dando buena muestra de que son capaces de construir canciones muy apañaditas, y aunque siguen haciéndolo, su capacidad para mantener la atención del oyente se va viendo afectada por muestras tan poco agradecidas como ‘High Road’. No es que sea para quemarlos en la hoguera, pero sí para ponerlos donde toca. En el estante ese que tenéis donde guardáis los discos de “grupos buenos, y ya”. Más o menos la misma sensación que nos deja ‘Were Before’ hasta que el estribillo nos despierta de ese coqueteo con Morfeo que empezaba a generarse en tu mente.

Y así va pasando y pasando Static por nuestras vidas. Cada una de las once canciones, todas ellas muy bien envueltas, pero a veces con contenido algo fallido. Nunca te quedas sin regalo, ‘So Far’ mantiene sobradamente el tipo, y ‘Keep Your Head Up’ podría hacer dignamente de segundo single, sin grandes alardes, pero cumpliendo con su deber. Y tras la innecesaria ‘TV Dream’, ‘We’ve Got it’ rescata a Static del peligro de ahogarse hacia el final. Probablemente su mejor tema, por fin intenso, por fin diferente, astuto, sinuoso y con la sensación de que queda algo por explotar todavía dentro de la creatividad de Cults. Y así se va apagando ese televisor sin señal, mientras ‘Shine a Light’ se encuentra con la más absoluta oscuridad, y la final ‘No Hope’ resume a la perfección el conjunto de Static. La familia bien, gracias. Y en cuanto a lo de abriles las puertas del cielo o una buena brecha, de momento los dejaré haciendo guardia en la puerta.

Cults — Static

“nota” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/notacults.jpg" class=”izquierda” />Cults han sido víctimas de una organización terrorista que les ha prometido manejar el cotarro a nivel universal, cuando lo suyo no daba para tanto. Static puede parecer un disco algo flojo, pero lo cierto es que no lo es. Es un disco más que correcto, pero no notable. Como los propios Cults.

* 01. ‘I Know’
* 02. ‘I Can Hardly Make You Mine’
* 03. ‘Always Forever’
* 04. ‘High Road’
* 05. ‘Were Before’
* 06. ‘So Far’
* 07. ‘Keep Your Head Up’
* 08. ‘TV Dream’
* 09. ‘We’ve Got It’
* 10. ‘Shine a Light’
* 11. ‘No Hope’

Lo mejor

  • Es un disco muy agradable, aunque no trascendente
  • ‘I Can Hardly Make You Mine’ y ‘We’ve Got it’
  • Si los pones de frente, los peinados de Madeline y Brian son perfectamente simétricos

Lo peor

  • Cults no son lo que nos dijeron que eran
  • Probablemente le lluevan palos de quienes sí creyeron que lo eran
  • ‘Were Before’ y ‘Shine a Light’

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments