La temprana y tragica muerte de Esbjörn Svensson en 2008 arruinó una de las carreteras más prometedoras e interesantes del jazz europeo. E.S.T. dejó de existir y su contrabajista Dan Berglund formó el proyecto Tonbruket con tres músicos procedentes de otras escenas ajenas al jazz.

Dan Berglund’s Tonbruket actuó por primera vez en España el pasado jueves abriendo el programa del Festival de Jazz de Gijón. Conociendo los antecedentes del músico sueco la cita era obligada para aquellos que quisieran descubrir la razón por la que es considerado como uno de los talentos del jazz menos convencional europeo.

http://www.youtube.com/v/KZh8PVyOQ-k?fs=1&hl=es_ES

Y un batería la mar de versátil, Andreas Werliin, procedente de la formación experimental sueca Wildbirds & Peacedrums, además de un teclista y pianista, Martin Hederos, cuya formación rockera le llevó a formar parte de los maravillosos The Soundtrack of Our Lives. Con esas cuatro patas no es raro que llevar Tonbruket al directo es como poco interesante.

Así pudimos asisitir a un concierto en el que Berglund y sus compañeros nos llevaron por terrenos del rock, del pop y rozando la electrónica gracias a la confluencia de una pedal steel envolvente y unos teclados que sustentaban la pieza.

Dan Berglund tocó el contrabajo con arco pero también pulsó las cuerdas como si estuviera pellizcándolas, a modo de pizzicato, y no se mostró como el típico solista al que el resto de músicos están supeditados; hizo pero sobre todo dejó hacer a sus compañeros.

‘The Sailor’s Waltz’ fue una pieza dramática, nostálgica, atmosférica, tejida a partir de un diálogo entre piano y contrabajo, y en el que la pedal steel de Lindström alcanzó calidades de orfebre fue de lo mejorcito del recital junto a un nuevo tema que Berglund comentó que iría en su próximo álbum y que se titula ‘Levar’. Aquí el grupo se volvió casi latino con una composición que sorprendió por su calidez.

‘The Wind and The Leaves’, un tema de Johan Lindström, fue también un punto álgido del recital. Delicada, casi folk, acompañada de una guitarra acústica, el contrabajo de Berglund, el órgano de Hederos y el suave toque de Werliin. Nos transportó a los bosques suecos.

‘Monstrous Colossus’ también la pudimos escuchar en una version más severa que la del album, y ‘Cold Blooded Music’ sonó dramática y pudiéramos decir esotérica, con el contrabajo de Dan Berglund soportando una pieza que podríamos calificar de Radiohead pasados al jazz más atrevido. Sin duda, mereció la pena descubrir a un cuarteto del que se va a hablar muy bien en el futuro.

Sitio oficial | Dan Berglund’s Tonbruket
Vídeo | YouTube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments