La carrera de Darren Hayman es una de las más gratificantes de los últimos 15 años. Bien con Hefner, como The French, en solitario o junto a sus amigos de The Wave Pictures, el británico ha conseguido formar una colección de discos que otros desean secretamente. Cierto que Hayman no es infalible, pero ¿quién necesita un nuevo artista supuestamente perfecto, cuando parece que nos sobran? De lo que andamos necesitados es de talentos de este mundo y en Essex Arms Hayman vuelve a ejercer ese rol.

Después de unos primeros pasos en solitario titubeantes, ahí quedó Table For One como ejemplo de que Darren Hayman no encontraba el foco durante esa época de su vida, el músico ha recuperado toda su brillantes en el anterior Pram Town y en este Essex Arms. Si para ello ha necesitado poner como excusa una supuesta trilogía sobre la vida en el Reino Unido, de la que Essex Arms sería el “vivir en el campo”, bienvenidos sean los conceptos y las piruetas artísticas.

Darren Hayman, mejorando lo pasado

http://www.youtube.com/watch?v=bopPCZ-OjzU?fs=1&hl=es_ES

Si la idea es que el folk y su tono íntimo domine el disco, no se puede negar que a Essex Arms no le falta, por supuesto, la principal arma de Darren Hayman: su capacidad para crear melodías irresistible y estribillos generacionales. ‘Calling Out Your Name’ es aquí el hit más claro, pero, en realidad, todo el disco está plagado de recuerdos a esos grandes momentos de Hayman como compositor, sólo que donde antes había eléctricas y guitarrazos indie-rock, ahora hay pianos y mandolinas. En estos momentos, pagaría por un single especial en el que ‘Winter Makes You Want More’ se electrificara y/o vistiese a lo Hefner y está claro .

Essex Arms: las letras, el ritmo

http://www.youtube.com/watch?v=Qc-LFy0XhAk?fs=1&hl=es_ES

Antes de que salgáis huyendo, eso no implica que las canciones de Hayman se hayan vuelto impersonales: hay corazón y alma en cada línea y las vidas de la gente de Essex, como las mejores ficciones, hablan no sólo de ellas mismas sino también de las nuestras.

La mayor virtud de Essex Arms, y la que finalmente hace que bajemos la guardia, es su ritmo interno, ajustado al cómo (la forma, la música) y el qué (las letras). Todo casa en un disco que no es sencillo de escuchar en tiempos de “vive rápido y bájate la última novedad”, pero que se cuela por cada rendija del día en la que queramos echar el freno. It’ll drive you the long way home.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments