Darren Hayman nos ha hecho vivir un mes de enero emocionante como pocos. Lo creíamos capaz de lo mejor cuando nos contó de qué iba January Songs: que iba a preparar una nueva canción cada día, con su correspondiente vídeo, y que íbamos a poder escucharlas desde su Bandcamp. Pese a que lo tengamos en alta estima, supongo que quien mas quien menos esperábamos que algún día fallase, que se dejase llevar por la pereza o que sucumbiese a algo a lo que siempre le ha gustado cantar: la atracción de las cosas inacabadas.

Pero, sinceramente, creo que por mucho que uno quisiese al que fuera líder de Hefner era difícil esperar tal arrebato artístico como el que le ha guiado en el pasado mes. Si ahora se queda sin voz durante un largo tiempo, que nadie se extrañe: Hayman ha corrido su propia maratón y, aun victorioso, habrá que ver cómo se recupera. En este Tour musical por etapas, Hayman no ha contado con más dopaje que su propia inspiración (y anda sobrado) y la ayuda de un buen puñado de amigos habituales (o no tanto).

January Songs: pop sentimental mecido por los vaivenes de la economía

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=457629915/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB//

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=457629915/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB//

En esencia, la experiencia January Songs es tan ejemplo del pop (como economía, como conexión con el oyente) como las canciones que en los 60 salían de las factorías y los productores dedicadas a crear hits masivos: el Brill Building, el estudio de Spector, Holland-Dozier-Holland…

Darren Hayman: el músico inteligente y encantador

Hay muchas razones para creer a ciegas en Darren Hayman. No me veréis decir que el tío es incapaz de hacer canciones malas, porque de lo que hablamos aquí no es de santificación de nadie. Si os pensáis que alguien es capaz de hacer una canción por día y no dejar sabor a repetirse, a haberlo oído antes, a “aquí no te lo has trabajado”, bajad de vuestra nube. La vida irreal es imperfecta, los genios no existen de la manera en que los medios nos los han contado desde hace tiempo. January Songs es un disco irregular, lleno de altibajos, con canciones enormes, continuistas, alguna al borde del aburrimiento y otras pasables.

¿Puede un concepto ser mejor que un resultado? Puede, sí, pero en este caso es injusto quedarse con lo primero. January Songs, como disco más allá de cómo fue concebido, es un disco notable más para Darren Hayman, que va acumulando canción memorable tras canción memorable sin que casi nos hayamos dado cuenta. Ponerle los cuernos con un cualquiera que aparezca nuevo es algo muy sencillo, pero también bastante injusto para la fidelidad no exenta de pasión con la que él nos premia como compositor.

Pero, además, mirado con las circunstancias con las que fue concebido, January Songs es un hito, un canto a la ética del trabajo y una obra que te obliga a pasar por caja, aunque sólo sea para comprar las canciones que te gustan. Porque de bien nacidos es ser agradecidos y de leechers está el mundo lleno.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments