Anuncios

Dave Grohl da un discurso memorable: “¿a quién le importa lo que diga Pitchfork?”

“Dave-Grohl-Discurso” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Dave-Grohl-discurso.jpg” class=”centro” />
Dave Grohl es sencillamente una de las figuras más importantes de la música reciente. Lo digo yo, lo dice mi colega Cronopio y lo decís vosotros — espero — que sois gentes de bien. Y no, no se trata de la enésima llamada al respeto fuera de prejuicios y otras tonterías a Nirvana. Ni de la última reivindicación de Foo Fighters como un estupendo grupo de rock de toda la vida de dios. Dave Grohl es un estrella del rock para amar.

Los motivos principales para quererle van más allá de su conocida hiperactividad en el mundo de la música (no hay prácticamente banda rock en la que no haya participado), su estupendo documental sobre la vida en los Sound City Studios o su opinión certera sobre la industria musical. La cosa es mucho más seria: Dave Grohl es el candidato más firme — con permiso de Jennifer Lawrence — a la corona de ‘Cara más GIFeable de la historia’. Pero es que además, por si fuera poco, Dave Grohl dice estas cosas tan bonitas.

https://www.youtube.com/embed/XSUzD_welww

Hace unos días, tuvo lugar como todos los años desde 1987 en Austin (Texas), la South by Southwest Music Conference and Festival (SXSW®) un sarao en el que se reúne la gente de la industria musical para hablar de sus cosicas y de los últimos tuits de cierto promotor. O no. Bueno, el caso es que este marzo, el poniente estrella fue Dave Grohl y como cuenta él mismo, tras pedirle consejo a su amigo Bruce Springsteen se decidió a contar la historia que hay detrás de un músico, es decir, él. Algo como aquel famoso rollo de Steve Jobs en la Universidad de Standford, pero sin tanto coelhismo y con mucho más humor. Y con gafas de abuelo y momentos de air guitar. Una historia sobre su primer disco, su primera heroína (su prima, que os veo venir), su primer festival, Nirvana y mucho más, contado con mucha gracia.

49 minutos que se pasan volando y que incluyen mi momento favorito de 2013 (después de Mark Lanegan diciendo “mescalito”, en su nuevo trabajo con Duke Garwood): Dave Grohl recita el Billboard de 1990 y se descojona al llegar al número 7 de Phil Collins. Y lo es, incluso por encima de ese momento en el que manda a tomar viento los guilty pleasures y reconoce públicamente que ‘Gagnam Style’ (“¿Podemos decir que es peor que el último disco de Atoms For Peace?”) es una de sus canciones favoritas. Que ya es decir. E-P-I-C.

Vía | Eingleses

Anuncios