Dave Grohl habla sobre la situación de la industria: más Adeles es lo que necesitamos

Dave Grohl es uno de esos tíos que te tienen que caer bien: hace buena música, es auténtico y no se toma demasiado en serio a sí mismo. El líder de Foo Fighters y anterior batería de Nirvana suele estar también bastante acertado en sus declaraciones, y así lo ha demostrado una vez más en una entrevista a Billboard que no tiene desperdicio.

En dicha entrevista se explaya con mucha claridad sobre la situación actual de la música rock y el papel que su banda juega en ella. Pero lo más interesante del asunto viene cuando se lanza a hablar sobre el estado de la industria musical en general y su visión de lo que muchos definen como la gran crisis del negocio:

“Alguien me preguntó recientemente: «¿Cuál crees que es el problema de la industria musical?» Y le dije que tomara el disco de Adele como ejemplo. Es un álbum fantástico y todo el mundo está sorprendido de que haya conseguido ser tal fenómeno. Yo no lo estoy. ¿Sabes por qué ese disco es tan grande? Porque es jodidamente bueno y auténtico. Cuando tienes a un artista cantando sobre algo que es auténtico y con tanto talento como ella, se merece todos los premios que le den.

Ahora imagina que todos los discos fueran tan buenos. ¿Crees que solo uno de ellos vendería? ¡Claro que no! Todos ellos se venderían. Si todos los discos fueran tan buenos, la industria musical estaría al máximo, pero no lo son. Mucha gente se dedica a promocionar discos que son una auténtica basura sin significado. Todo el mundo tiene la responsabilidad de hacer las cosas bien y promocionar a los artistas que realmente signifiquen algo.”

Como os decía, el amigo Grohl no podría estar más acertado en sus palabras. Y mirad que a mí la música de Adele no me atrae en exceso, pero a pesar de ello reconozco que es indiscutiblemente buena en lo suyo, y las excelentes ventas de 21 demuestran que a la gente no le importa pagar por un disco cuando éste es de calidad. Más de 13 millones de copias vendidas hablan por sí solas.

Donde falla la idealista visión de nuestro amigo Grohl es en el hecho de que, lamentablemente, los grandes responsables de la industria consideran más rentable apostar por cuatro artistas de “usar y tirar”, tan fáciles de encontrar y de borrar después, que por uno de verdadero talento, algo bastante más escaso. Y luego si nadie quiere comprar esos productos con mucho celofán por fuera pero vacíos por dentro, es que somos unos ladrones.

Entonces es cuando esos mismos gestores de mentalidad “cortoplacista” se echan las manos a la cabeza y reclaman a los gobiernos acciones legislativas que les permitan seguir a flote un poco más. Con lo fácil que sería apostar por la buena música, que es lo que la gente al final quiere. La conclusión por mi parte está muy clara: más Adeles y menos Sindes.

Vía | Billboard

Anuncios