Tambaleándonos nos encontramos tras los dos puñetazos que David Eugene Edwards acaba de presentar, y que forman parte de su esperado nuevo disco Refractory Obdurate. Y digo bien, pu-ñe-ta-zos.

Y es que, según parece, la apuesta de Wovenhand por la guitarra eléctrica y todo lo que ello conlleva ya no tiene retorno. El de Denver y sus secuaces se han decidido, tras el ensayo de The Laughing Stalk, a explorar esa excitante vía que une al Gothic Country de tiempos de 16 Horsepower y los primeros discos del actual proyecto, con el Rock más potente y agresivo, como si Wovenhand se hubiesen convertido de golpe en unos Grinderman apocalípticos.

No sé si los detractores del anterior álbum de Wovenhand habrán acogido de buen grado los dos últimos adelantos, pero la verdad es que me es indiferente. Todo lo que hemos podido escuchar de Refractory Obdurate apunta a DISCO de los que se escriben con mayúsculas, de los que a fin de año copan los puestos más altos en todos los tops.

Algunos pensarán que me apresuro, pero creo que ‘Good Shepherd’ y ‘The Refractory’ despejan todas las dudas. Preparáos para la que se os viene encima en un par de semanas. Parafraseando a nuestro amigo Julitrows: ‘tengo un hype que no me cabe en el pantalón’.

Vía | Binaural

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments