¿Recordáis aquellos ‘Just A Little More Love’ o ‘The World Is Mine’? Aquello si eran verdaderos hits de David Guetta, cuando lo suyo era house, muy comercial sí, pero de un estilo mucho más puro que el mainstream que practica ahora y con un sello personal muy diferente al que imprime ahora a su música. Si os digo esto es únicamente porque en Nothing But The Beat, el nuevo álbum del rey Midas francés no vais a encontrar ni la sombra de aquello.

Pero, pongamos las cosas claras. De que Guetta ha encontrado la fórmula del éxito no cabe duda posible a estas alturas. Es el rey en esto y en ese aspecto de lass ventas no hay quien le tosa. Está meridianamente claro por qué hay tantos artistas haciendo cola para que Guetta les haga un remix: el francés significa el éxito seguro, y eso se traduce en dinero.

David Guetta: el incontestable rey de las ventas

https://www.youtube.com/embed/p4kVWCSzfK4

David Guetta lleva un tiempo preparándonos para su nuevo trabajo, como hacen casi todos los artistas con algo de repercusión en los medios, ya sabéis: “este va a ser mi mejor trabajo”, “en él hay influencias del rock”, “es muy diferente a todo lo que he hecho antes” y ba, bla, bla… Pero, ¿hay algo de cierto en todo ello? Tajantemente: NO

Es cierto que Guetta ha mejorado en el tiempo que lleva en activo en dos cosas: una es que se ha ganado una legión de seguidores que son capaces de defenderlo a capa y espada mientras él les sigue entregando una y otra vez la misma canción pero con diferente nombre y “featuring”; lo que por aquí llamamos “mismo perro pero con distinto collar”, ¡vaya!

Por otra parte ha mejorado su capacidad para imitar; para mimetizarse en la música que otros han hecho anteriormente con éxito probado. Imitando pero sin llegar al plagio, eso sí, que el francés parece zorro viejo para esos asuntos, y copia, y luego mira para otra parte, como aquel que silba y no sabe de qué va la cosa.

Lo vimos hace tiempo, cuando la melodía de su trillado ‘When Love Takes Over’ (Youtube) nos recordaba irremediablemente al piano del ‘Clocks’ de Coldplay. Luego le llegó el turno al ‘Right Here, Right Now’ (Youtube) de Fatboy Slim para su también conocido y reciente ‘Memories’. Pero ahí no acababa la cosa, ya que también, y por si a algún despistado se le ha pasdo por alto o no conoce el original, había lugar para fusilar clásicos como el ‘Don’t You Want Me’ (Youtube) de Felix para la remezcla realizada sobre el ‘Wet’ o ‘Sweat’ si es la versión censurada, de Snoop Dogg (que también se incluye en el nuevo álbum del galo). Hasta The Police y su clásico atemporal ‘Every Breath You Take’ tienen hueco en los expolios de Guetta, y si no, escuchad ‘Titanium’ el tema que cierra el primer disco de su nuevo álbum.

Y por supuesto, para cualquiera que no se quede satisfecho con lo del primer cd y los álbumes anteriores, que se dé un paseo por el segundo disco de la edición especial de este Nothing But The Beat, donde hay unas cuantas “referencias” a Daft Punk o Justice y el sonido french house más clásico (y mucho mejor elaborado, por cierto), como por ejemplo en ‘The Alphabeat’… Por algún sitio tenía que aflorar la vena de buen francés, ¿no?

Su fórmula para esta nueva propuesta viene a ser exactamente la misma que la ya utilizada en One Love, por muchos cambios que prometiera en un principio (en serio, no entiendo como alguien puede dormir tranquilo diciendo que en Nothing But The Beat hay influencias de Coldplay o de Kings Of Leon, aunque la de Coldplay ya os he mencionado donde podéis encontrarla, y no es en este disco).

Lo suyo es coger una base machacona, de bajos gordos por lo general y con buenas dosis de electro, ¡mucho electro! Se le añade una colaboración molona, de alguna estrella del mainstream; un poquito de autotune por aquí, otro poquito de vocoder por allá, et voilá! ya tenemos un hit resultón para hincharnos a vender, y hartarnos de escucharlo vayamos a donde vayamos.

Y ¿por qué no? Si tu objetivo es hacer caja (¡y qué caja, señores!) y ya de paso conseguimos que la gente baile, ¡¿para qué cambiar la forma de trabajar?! Por eso os digo que, si eso es lo que busca únicamente, hay que quitarse el sombrero ante Monsieur Guetta.

Nothing But The Beat: el secreto del éxito con el disco más plano del momento

https://www.youtube.com/embed/9ha5ujHnYXg

Ahora bien, escuchar Nothing But The Beat, con sus dos discos, con sus 22 temas, del tirón, es una empresa harto difícil y reservada a verdaderos campeones y fanáticos empedernidos del francés. Ya que, casi todos los temas del primer cd están diseñados como excepcionales singles que pueden funcionar perfectamente uno por uno en la radio, o en la pista, pero aisladamente, en cambio al escucharlos uno tras otro, se hacen tan excesivamente pesados y repetitivos, siendo este un álbum demasiado plano y sin aristas, capaz de acabar con la paciencia del más pintado.

Y luego está el segundo disco, claro. Todos conocemos ya de sobra al Guetta vocal, y no hemos tenido que enfrentarnos a un Guetta instrumental muy a menudo o en dosis tan grandes. Pero ahora se ha decidido a dar el gran paso y quizás pensemos que en esta nueva y desconocida (o más bien menos conocida) faceta suya podríamos encontrar algo de aire fresco para lo repetitivo del anterior disco, pero no es el caso, en absoluto.

Un sólo tema de este segundo disco podría parecer algo fresco, si no sonara tanto a otros artistas, (que para eso además se ha buscado también alguna colaboración para esta sección del álbum, como las de Avicii o Afrojack), pero es que esta parte de Nothing But The Beat, aunque parezca difícil se hace bastante más larga, repetitiva y pesada que la primera

Monsieur Guetta: el descarado maestro del Copy & Paste

No cabe duda de que Guetta ha puesto sus mejores intenciones en entregar un disco variado, pero se han quedado simplemente en eso, en intenciones, y ha conseguido justamente lo contrario, ya que desde un primer momento, con la selección de colaboradores ha patinado, escogiendo a una plétora de artistas del r’n‘b mainstream, como por ejemplo Flo Rida,Taio Cruz, Usher, o Will.I.Am por decir algunos, que se antojan demasiado similares entre ellos como para aportar variedad si se unen en un sólo tracklist, y por otra parte, lo de los temas instrumentales no es lo de nuestro David, mejor dejárselo a los que saben, como Daft Punk, porque para hacer clones siempre hay tiempo.

https://www.youtube.com/embed/KnEXrbAQyIo

Sin duda, sus hits seguirán siendo hits. Temas como los ya conocidos ‘Where Them Girls At’ o ‘Little Bad Girl’ (de los más divertidos y efectivos del disco, por cierto) serán todos rompepistas y rompelistas, aunque nos sigan sonando a lo mismo que ya oímos en One Love.

Algo diferente es lo que encontramos en ‘Turn Me On’, con una Nicki Minaj estupenda, aunque allí encontramos a la ¿rapera? haciendo un tema igual que cualquiera de los suyos, pero, por si no teníais bastantes sonidos repetidos, escuchad ‘Without You’ con Usher, y luego rescatad aquel ‘Club Can’t Handle Me’ (Youtube) de Flo Rida, producido por Guetta… ¿No se os hacen demasiado parecidos?

Y por supuesto, podríamos hablar de ‘Nothing Really Matters’ pero entonces tendríamos que hablar de ‘I Gotta Feelin’’ y del vocoder omnipresente en las producciones del vocalista aquí, Will.I.Am, para los temas de los Black Eyed Peas.

La verdad es que podríamos coger el disco, cada tema, uno por uno y jugar al juego de las 7 diferencias, pero ¿para qué? Vista una, vistas todas. Podéis creerme a pies juntillas o podéis haceros con una copia de Nothing But The Beat, esas son vuestras opciones si aun no lo tenéis en vuestra discoteca particular, pero ¡no digáis que no ibais advertidos!.

3.8/10

Entiendo que los que adoráis su sonido, que sé que sois legión, estaréis contentos con este “más de lo mismo”, otros en cambio estamos un poco hartos ya de un caradura al que todo el mundo tiene por el timonel de los estilos bailables, cuando en realidad se limita a copiar y copiar, y copiar, y en algunos casos, autocopiarse. En eso si que es el rey, además de lo de en las ventas, claro.

Algunos no nos dejaremos engañar, y a los que estéis tentados, simplemente os aconsejaría que gastarais vuestro dinero en algo más aprovechable. Al fin y al cabo, os vais a hartar de oír casi todos y cada uno de los temas de este disco; aunque no lo pretendáis.

En Hipersónica | Monsieur Guetta… y la originalidad, ¿dónde se ha quedado?, David Guetta feat. Rihanna, vídeo de ‘Who’s That Chick?’: mejor de noche que de día

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments