Muchas veces pasa por mi cabeza la loca idea de que Death Grips son la banda más grande del universo. O que podrían serlo si sus discos estuvieran a la altura de su leyenda. No porque estos sean malos, nada más lejos. De hecho, son tremendos, pero ellos lo son aún más. Sólo ellos, maestros de su propia liga del Hip Hop, son capaces de fichar por una multinacional y a los pocos meses dejarla plantada para sacar un disco con un pene rosado por portada. O de montar conciertos en los que ningún miembro se presente, sólo ponen una nota de suicidio y pinchan música pregrabada.

La grandeza de Death Grips reside ahí. Su leyenda es tan grande que supera su música. Por motivos como este podrían ser la mejor banda del universo. O podrían haberlo sido, ya que recientemente anunciaron su disolución, dejándonos un enorme hueco en nuestro corazón amante de su violencia y su experimentación. No obstante, hasta para anunciar que se separaban lo hacían a lo grande, escribiendo el comunicado en una servilleta, mostrando que estos tíos son capaces hasta de superar a su leyenda. “Estos tíos son de verdad” y “Have A Sad Cum” son frases inmortales que les acuñaremos eternamente.

Niggas On The Moon, la primera parte del canto de cisne de Death Grips

El adiós de Death Grips no se queda sólo en actos de leyenda, sino que lo harán también dándonos más música de esa que nos lobotomizó de por vida a unos cuantos y que nos encanta locamente. Y lo hacen mediante un álbum doble en dos partes, The Powers That B. La primera parte ya nos llegó hace poco más de un mes. La segunda se espera para el segundo semestre de este 2014.

Niggas On The Moon es la primera parte de este canto de cisne que nos brindan Death Grips para terminar de redondear su leyenda. Hasta consiguen agrandarla aún más incluyendo en los créditos una “colaboración” de la extravagante Björk que consiste en sampleos de su voz incluidos en diversos puntos de su particular fórmula de martillo pilón industrial.

En Niggas On The Moon encontramos justo lo que podemos esperar de Death Grips, siendo además una continuación de lo mostrado en su potente Government Plates. Quizá un poco menos brillante que en dicho trabajo y, obviamente, inferior a The Money Store su, por el momento, mejor obra hasta la fecha. Sin embargo, seguimos encontrando más de ese espectacular cruce entre Hip Hop experimental y electrónica industrial con mucho espíritu “rockero” latiendo por sus venas. El Rock ‘N Roll según Death Grips.

A pesar de que he dicho que este nuevo trabajo se sitúe un escalón por debajo de sus dos mejores trabajos, eso no quita que sigamos ante un muy buen disco que mantiene alto el listón para un conjunto sin igual. Bases que van a machete, MC Ride fraseando con furia y energía, canciones que agitan cada músculo de tu cuerpo y, por supuesto, temazos a libre elección del personal. Yo me quedo con ‘Say Hey Kid’, ‘Fuck Me Out’ y ‘Big Dipper’. Y por supuesto mención de honor a ‘Have A Sad Cum’ por darnos una de los mejores títulos de canción de 2014.

7,7

Death Grips — Niggas On The Moon

Death Grips

Björk

Jenny Death

  • 01. Up My Sleeves
  • 02. Billy Not Really
  • 03. Black Quarterback
  • 04. Say Hey Kid
  • 05. Have a Sad Cum
  • 06. Fuck Me Out
  • 07. Voila
  • 08. Big Dipper

Lo mejor

  • Death Grips queriendo morir matando con animaladas
  • Más explosivos, más electrónicos y MC Ride aún más visceral
  • ’Have A Sad Cum’ como una de las frases 2014
  • ’Say Hey Kid’, ‘Fuck Me Out’ y ‘Big Dipper’, por ejemplo

Lo peor

  • Se hace muy corto
  • Que aún nos toca esperar para la segunda parte
  • Que después ya no volverán (o sí, que con estos nunca se sabe)
  • Que aun no hayas sido lobotomizado por ellos

Death Grips en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments