Si hay un grupo en este país que sabe de ridículos y esperpentos ese es Def Con Dos, antiguamente doctorados en esto de desnudar las vergüenzas ajenas, hoy aparentemente dispuestos en su generosidad a hacer lo mismo con las propias. Hablemos claro, César Strawberry y cía eran hace un par de décadas uno de los grupos mas inteligentes de este país, afilados en la crítica social, mordaces a la hora de retratar las miserias de una sociedad renuente a superar lo que algunos iluminados llamaron la CT. Da igual la situación, el evento, la realidad, los pioneros del Rap Metal en español siempre tenían un conjunto de versos con el que salir al paso, un cúmulo de ironías con el que retratar al sujeto activo y pasivo del evento. Y lo hacían bien, removiendo conciencias y haciéndonos reír, a sabiendas de que la ironía, el surrealismo y su conjunción con el humor eran la mejor arma con la que azotar al estúpido, al patán o al facha. O a los tres si dichas virtudes se concentraban en la misma persona.

La cosa empeoró en discos posteriores, cada vez más rutinarios, más infantiles, más carentes del talento y la mala baba que a muchos nos engancharon

Pero algo le pasó a Def Con Dos tras su regreso con Recargando (Dro, 2004): las metáforas ya no estaba tan afiladas, los rapeos ya no tenían ese ritmo, esa fuerza en la combinación de voces que marcó una época en la historia del Rock patrio, esa seña de identidad que les permitió ser el grupo fetiche de Alex de la Iglesia. En el lapso entre De Poca Madre (Dro, 1998) y su regreso el grupo se había quedado fuera de plano, sin energía y sin ideas, los riffs ya no rugían como antaño, la voz de Strawberry cada vez era más molesta, el retrato social se había vuelto crítica de baratillo, esos lugares comunes que hoy parecen dominar el ideario de la verdadera izquierda tras el cisma del 15M. La cosa empeoró en discos posteriores, cada vez más rutinarios, más infantiles, más carentes del talento y la mala baba que a muchos nos engancharon a historias como ‘Tírate ya’, que en tu adolescencia te animó a correr más que el resto para ‘Que no te Cojan’.

Sin embargo lo peor estaba por llegar, en el braceo inútil por sobrevivir en la tempestad que es la realidad actual, Def Con Dos han acabado convertidos en los protagonistas de su propia canción, quién sabe si desesperados por no dar el nivel al que nos tenían acostumbrados, probablemente desorientados por ese círculo vicioso de inconsciencia y populismo en el que parece haberse convertido el pensamiento de cierto sector progresista de nuestro país. El grupo gallego-madrileño ha acusado de censura al Ayuntamiento de Toledo al no permitir que se realice el concierto concertado para mañana día 28 de marzo, de forma apresurada, de forma inconsciente, generando una ola de acusaciones sin fundamento que ha salpicado hasta a diarios de tirada nacional, quienes ha intentado anotarse el enésimo tanto sin consultar todas las fuentes antes de publicar (¿sorprendidos?).

Evidentemente la verdad no ha tardado en salir a la luz y ha dejado a la mayoría mostrando sus vergüenzas: la sala de conciertos en realidad no era una sala de conciertos sino un local de ensayos carente de los permisos y las medidas de seguridad necesarias, situación ante la cual el Ayuntamiento de Toledo lleva actuando desde la semana pasada cancelando todos los conciertos programados hasta que el lugar obtenga las licencias pertinentes. Evidentemente el propio local de ensayos ha reconocido tal situación, pero Def Con Dos ha preferido hacer la guerra por su parte, generando un esperpento impropio de la banda que un día fueron.

Sí, el concierto de Def Con Dos ha sido cancelado tras una orden del ayuntamiento, pero en ningún momento ha mediado una actitud censora hacia la banda en el hecho

Sí, el concierto de Def Con Dos ha sido cancelado tras una orden del ayuntamiento, pero en ningún momento ha mediado una actitud censora hacia la banda en el hecho: la presente es una actuación contra un local de ensayos que lleva tiempo cobrando entradas por celebrar conciertos sin tener licencia ni condiciones para ello. Le ha tocado a Def Con Dos sufrir las consecuencias de la actitud imprudente, claro, pero es estúpido aludir a la censura cuando el local viene incumpliendo la normativa desde hace bastante tiempo, y es más estúpido aún aludir que se les censura por ser una banda satánica, por ser los creadores del tema central de la banda sonora del Día de la Bestia.

Def Con Dos no son Soziedad Alkoholika, no son víctimas de una persecución como la que sí sufre la banda vasca. No son víctimas de la censura ni del odio político, simplemente son víctimas del cumplimiento de una ley, cumplimiento por el que debe velar un ente como es el Ayuntamiento de Toledo. Entendemos la impotencia que genera la decadencia creativa vivida por la banda, pero está claro que hace veinte años Def Con Dos habrían escrito una canción sobre el ridículo que hoy están protagonizando. Hoy la culpa no la tiene Yoko Ono, alguien debería reflexionar un poco.

Podéis encontrar los comunicados oficiales en los siguientes links: Def Con Dos, Ayuntamiento de Toledo, Local de Ensayo la Pasarela.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments