Anuncios

Depeche Mode — Delta Machine: bendita madurez

“Depeche Mode — Delta Machine cover” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Depeche-Mode-Delta-Machine.jpg" class=”centro” />

Depeche Mode tiene nuevo disco, Delta Machine, su decimotercer álbum de estudio, y como en anteriores entregas va a ser causa de profundas discrepancias. Hay quien se quedó en su etapa synth-pop y no aprueba nada de lo que hicieron después de 1987, hay quien lo alarga hasta 1990 y, una gran mayoría, sin esperar ninguna maravilla, confía en que sigan teniendo aquel toque que les hizo una de las más grandes bandas de la música popular internacional.

Delta Machine, un álbum con más atractivo que sus dos anteriores entregas

Sin duda, Delta Machine tiene muchos más atractivos, a priori, que Sounds of The Universe (Mute, 2009), y me atrevo a decir que es superior en conjunto a Playing The Angel (Mute, 2005). Lo que sí es inferior es el artwork que le ha preparado Anton Corbijn, demasiado soso para lo que ha venido siendo la carrera de Depeche Mode.

El trío ha entrado en su etapa de madurez pisando fuerte. Dijeron no a Mute Records, la compañía discográfica con la que llevaban desde 1981 y Daniel Miller se ha quedado con las ganas de editar un trabajo plenamente aprovechable, con varios hits que añadir a sus grandes éxitos.

Es mucho más directo, diría que es en cierta manera un sonido más minimal. Hemos usado un montón de sintetizadores modulares y hay mucho más material que ha salido del trabajo en el estudio.

Esto es lo que decía Dave Gahan antes de la salida del álbum. De Delta Machine también decía que es “más escurridizo, sleazy y sucio”. Si en Sounds of The Universe nos dejaron descolocados con el primer single, ‘Wrong’, un corte más rockero y cierta pátina oscura, en este nuevo trabajo se descantaron por ‘Heaven’, una balada escorada hacia el blues, trenzada con esos coros góspel de Martin Gore, y con Gahan ejerciendo de crooner. El vocalista comenta en un documental sobre el making of del álbum que Heaven “es una de las razones por las que sigo haciendo música”.

Tan pronto como Martin me tocó la maqueta exactamente supe lo que quería hacer con ella. Fue una de esas canciones que oí e inmediatamente supe que quería hacerla en directo en el estudio. Pude oír el toque góspel de los coros que Martin acabó haciendo. Con una canción como Heaven fuimos muy conscientes que no teníamos que llenarla de elementos musicales que ocultaran la voz y su fuerza y la melodías de las voces.

¿Vuelven Depeche Mode por la puerta grande? Tampoco hay que exagerar, al menos no echamos de menos los grandes hits de antaño. Quizás porque han cogido elementos de Violator y Songs of Faith And Devotion. El sónido orgánico del grupo ha vuelto y nos han dejado trece canciones, diecisiete en la deluxe edition.

Lo que más se disfruta de Delta Machine es esa capacidad para combinar rock y electrónica, y que hayan exprimido a tope esos sintetizadores modulares que podíamos ver en el vídeo que Timothy Saccenty les hizo de ‘Angel’, para la presentación en octubre de la gira mundial que comenzará en el Hayarkon Park de Tel Aviv (Israel) el 7 de mayo.

‘Angel’ fue efectivamente el primer tema que conocimos del álbum. Se trata de un tema bastante épico, obsesivo y muy intenso, con esa pegada rock que echábamos de menos en los de Basildon. La letra, que habla del arrepentimiento en el sentido cristiano, no deja ninguna duda:

Estaba perdido y me encontré. El Ángel del Amor vino sobre mí y Señor, me sentí tan débil. He encontrado la paz que he estado buscando.

Y como segundo single eligieron ‘Soothe my Soul’. Depeche Mode recuperan el fino olfato para elegir temas que puedan llegar a todos los públicos. Rock electrónico nacido para la pista de baile con el ADN de Dave Gahan en su interior. Es sexy, es brillante y es perfectamente radiable.

Delta Machine es uno de los discos de 2013, querámoslo o no, pocos grupos tienen la posibilidad de cerrar con su música un telediario en el prime time dominical. Depeche Mode lo han vuelto a hacer, más sabios, siendo capaces de sorprender, con las ideas muy claras y mas maduros. Así que pues: bendita madurez.

Depeche Mode no han perdido el nervio en Delta Machine

Qué le sobran temas. Pues sí, le tendríamos que quitar la cuota que habitualmente de canciones que se reserva Martin Gore en cada disco, aquí reducida a un único corte, ‘The Child Inside’. Una prescindible balada de esas superalmibaradas marca de la casa, ciertamente oscura, arreglada con un colchón electrónico bastante atmosférico que le da un tono enigmático.

Yo también prescindiría de ‘Slow’, blues electrónico especulativo, con la guitarra de Martin Gore remarcando un riff sucio, y Dave Gahan rozando lo lascivo, sleazy dirían algunos.

Delta Machine se abre con ‘Welcome to my World’, un corte que comienza con los sintetizadores chisporroteando y Dave Gahan remarcando una voz delicada con frases como “All The Drama Queens Are Gone And The Devil Got This Made”. Pero al final se convierte en un tema bastante épico. Sería el equivalente a ‘In Chains’ de Sounds of The Universe, buen comienzo con ese estribillo hiperpegadizo que nos presentan.

Tal y como comienza ‘Secret to The End’ me ha recordado sin saber la razón a ‘Fly on The Widescreen’. El nervio Depeche Mode no lo han perdido y es uno de los momentos álgidos de Delta Machine. Su poderío electrónico no lo han perdido en este uptempo que juraría que es obra de Dave Gahan, prendado en el apartado vocal en todo el álbum.

Otra cosa que se han encargado de repetirnos Depeche Mode en este disco es que son una de las más importantes bandas de electrónica en activo. ‘My Little Universe’ es una balada synth cien por cien firmada por Martin Gore y es la porción experimental de Delta Machine. Podría haber sido una cara B y no hubiéramos notado su ausencia.

‘Broken’ entronca directamente con ‘Little 15’. Más synth-pop con mucho de melodrama en el estribillo: “When You Fall in I Will Catch You, You Don´t Have to Fall That Far, You Can Make it I will be There, You Were Broken For The Start”. Temazo con mayúsculas que podría ser single.

‘Soft Touch/Raw Nerve’ la escuchamos en directo en su presentación en Live on Letterman el 11 de marzo. A pesar de su nervio rockero se trata de un tema muy pop, sencillo, con un estribillo amable: “oh Brother! Give me a helping hand”. Será un hit en sus conciertos.

‘Should be Higher’ también la presentaron en el Ed Sullivan Theatre de Nueva York. Muy oscura, con Dave Gahan cantando en falsete y una evidencia del gran estado de salud compositiva de Depeche Mode. Excelente la producción de Ben Hillier y la mezcla de Flood sublime. La letra tampoco tiene desperdicio: “Lies Are More Attractive Than Your Truth, Love is All I Want, Your Lies Are Written Down There in Your Heart, Love is All I Want”.

Y llegamos a ‘Alone’, para mi el gran hallazgo de Delta Machine. Una canción que a quien adora a Depeche Mode le hará sonreír, sentirse orgulloso que su banda favorita no le ha fallado. Perfecta melodía synth, Gahan Prendado y una letra con frases enorme: “I am Your Father, Your Son, Your Holy Ghost and Your Priest”, y un estribillo mágico: “I Couldn’t Save Your Soul, I Couldn’t Even Take You Home, I Couldn’t Have Played That Role, Alone”.

Y después de este hit lo que nos echen: ‘Goodbye’ empieza en plan ‘Personal Jesus’. Dave Gahan echa mano de su vena bluesy pero esa mezcla synth la convierte en uno de los growers de Delta Machine. La edición deluxe contiene otros cuatro temas que también merecen la atención: ‘Long Time Lie’, ‘Happens All The Time’, ‘Always’ y ‘All That’s Mine’, firmada por Gahan, que ya venía en el single de ‘Heaven’ y no es sino una recreación del synth-pop de su glorioso pasado.

Depeche Mode — Delta Machine Tracklist

Sitio oficial | Depeche Mode
Más en Hipersónica | Depeche Mode — Delta Machine, Depeche Mode estrenaron anoche en Live on Letterman tres temas de Delta Machine: subidón de adrenalina, Depeche Mode estrenan nuevo single de Delta Machine: ‘Soothe my Soul’ entronca con el pasado

Anuncios