Derrame Rock Festival 15: crónica del sábado 26 de junio

Yo creo que salvo que venga una banda de primerísima fila, cosa que no va a pasar porque el Derrame Rock siempre ha sido un festival que ha mirado muy mucho el gasto en cachés, no va a haber gran diferencia de asistencia de público entre una y otra edición.

La de este año 2010, en la que cumplía el 15º aniversario, no pasará a la historia como el mejor, eso ya lo sabíamos antes de que comenzara. Se cubrió el papel, que no es poco, tirando de bandas clásicas que tienen su público. Sólo faltaron Barricada, Sôber, Saratoga o Def Con Dos para que en el recinto praviano sufriéramos el episodio del día de la marmota. Aquí os dejo la crónica de las bandas que pude ver en directo.

Berri Txarrak

Todo el mundo hablaba bien de Berri Txarrak pero no había tenido la oportunidad de verlos en directo. Algo deben tener cuando su último disco, Payola, publicado el año pasado saliera bajo la escudería Roadrunner. Los de Lecumberri (Navarra) han sufrido una transformación tras pasar por las manos de Steve Albini. El trío formado por Gorka Urbizu, Aitor Goikoetxea y David González sabían dónde estaban y que había ganas de verlos en el Derrame. Salieron a por todas con una propuesta que resulta más melódico que la de antaño pero con una contundencia innegable. Las nuevas Etorkizuneko Aurrekari Guztiak y Folklore se combinaron con temas de Jaio. Musica.Hil y Libre©: ‘Breyten’, o ‘Isiltzen Banaiz’, mejorando muchísimo en la recta final: ‘Zertarako Amestu’, ‘Berba eta Irudia’, ‘Denak Ez Du Balio’ o ‘Achtung!!’ Su concierto estuvo de entre lo mejor de este Derrame.

Soziedad Alkoholika

El fichaje de Soziedad Alkoholika por Roadrunner Records sirvió para callar muchas bocas que habían situado al grupo vitoriano en el disparadero. Una auténtica caza de brujas la que sufrió esta formación sin comerlo ni beberlo. Mala Sangre es un muy buen disco del que sonaron varios temas, entre ellos, Política del miedo, con un sonido auténticamente demoledor. Avasallando, S.A. se marcaron un repertorio impagable con ‘Buenos momentos’, ‘S.H.A.K.T.A.L.E’, ‘Los peces’, ‘Ciencia asesina’, ‘Piedra contra tijera’, ‘Cuando nada vale nada’, ‘Palomas y buitres’, ‘Jaulas de tierra’, ‘Motxalo’ y ‘Nos vimos en Berlín’. Fueron con mucho los más cañeros del Derrame y estuvieron absolutamente inspirados. Muy grandes.

Rosendo

Lo de Rosendo es bastante más que pundonor. Un roquero que comenzó a finales de los 70 con Ñu y que tras entrar en la historia de la música popular española con Leño ha sabido mantener una carrera en solitaria que se puede calificar como modélica. Rosendo volvía al Derrame como clásico que es del rock estatal y lo hacía para presentar un disco en solitario que no estaba en las tiendas. A veces cuesta llegar al estribillo es un manual para el rock en formato trío, un compendio de once canciones de las que escuchamos: ‘Mala tiña’, ‘La cera que arde’ o ‘Tu qué…yo qué’, que me dejaron un poco frío. Sería porque entre su repertorio de grandes éxitos habría poco que hacer: ‘El asa del cubo’, ‘En agua caliente’, ‘Flojos de pantalón’, que puso a saltar a la mayoría de los presentes, ‘El ganador’, ‘Majete!’, ‘Pan de higo’, o ‘Navegando’, son clásicos imprescindibles. Y encima, como tocó ‘El tren’ ya me pude ir contento a casa.

Los Suaves

Ni el más optimista podría haber esperado un disco como Adiós, adiós, el último álbum de Los Suaves. Los ourensanos se sacaron de la manga un gran álbum con el que se han reconciliado con su público. Su último paso por el Derrame Rock lo podemos calificar de sorprendente. El quinteto, con un Yosi dentro de lo que cabe bastante centrado, se dedicó a hacer buen rock & roll y lo consiguió con una combinación de sus grandes éxitos: ‘Preparados para el rock & roll’, ‘No puedo dejar el rock’, ‘San Francisco Express’, ‘Malas noticias’ o ‘Maldita sea mi suerte’, combinados con temas nuevos como ‘Adiós, adiós’, ‘Miau, miau’ o ‘Cuando los sueños se van’. Dejando para el final ‘Dolores se llamaba Lola’ y ‘El Afilador’. Geniales.

Sitio oficial | Derrame Rock
Fotografías | Derrame Rock, Víctor Rodríguez