La triste muerte de Prince el pasado 2016 fue un duro trago difícil de asimilar para mucha gente, pero especialmente para su familia, que sentía que se pudo hacer más para mantener al cantante con vida. En 2018 interpusieron una demanda de muerte por negligencia al hospital que estuvo tratatándole durante su sobredosis por fentanilo.

Entre los demandados figuraban tanto el Hospital Trinity Medical Center como al doctor que estuvo tratando al artista en las semanas previas a su muerte. Según informa Associated Press, la demanda se ha ido desestimando de manera discreta y paulatina en los últimos meses.

Los alegatos contra el doctor que trató a Prince fueron desestimados el pasado noviembre. Mientras tanto, las reclamaciones contra el Trinity Medical Center y Walgreens, la farmacéutica que rellenaba las recetas para el cantante, fueron desestimadas por completo antes, en agosto.