Anuncios

Destruction Unit — Negative Feedback Resistor

Da la sensación de que en la mayoría de grupos que alcanzan el dominio público y alcanzan cierta notoriedad, la opción más recurrente es la de tirar del hilo y buscar más alcance haciendo más accesible y menos árido su sonido. No parece el caso con Destruction Unit, grupo con un estilo ya de por sí aniquilador y afilado cual motosierra oxidada, donde la psicodelia teñía con mucho acierto el demoledor garage punk con mucho de noise que pudimos disfrutar en Deep Trip (Sacred Bones, 2013), motivo más que suficiente para que uno de los sellos más interesantes de la actualidad los tenga en su roster.

No ha habido conformismo para los de Phoenix que hace largo tiempo contaron con el mítico Jay Reatard en sus filas. Ni siquiera un amago para hacer su abrasador punk lleno de fuzz más amigable para el oído medio, más bien parece que han elegido la dirección contraria para este Negative Feedback Resistor (Sacred Bones, 2015), haciendo el sonido menos digerible, más desquiciado y más feroz. Para el melómano medio puede suponer una barrera muy insalvable si no comulgaban con ellos en el pasado, pero Destruction Unit parecen haber hecho suyo ese “que se joda el espectador medio” del gran David Simon.

Destruction Unit, sin concesiones para el oyente medio

No obstante, este avance hacia terrenos más truculentos y difíciles no debería significar mucho menos un impedimento para acercarse a esta obra ni un síntoma de que se les ha ido tanto la pinza que la calidad se ha perdido en el camino. Voy a más, esta es una prueba de fuego ante la que debemos insistir para no darles la satisfacción a los estadounidenses de que han ganado. Las guitarras son más psicotrópicas y golpean con más fuerza que nunca, pero eso no es una barrera ni mucho menos, sino que se convierte en una fortaleza del grupo que logra superarse a sí mismo en este disco.

Las guitarras son más psicotrópicas y golpean con más fuerza que nunca, pero eso no es una barrera ni mucho menos, sino una fortaleza

Destruction Unit logran encontrar la mejor versión de sí mismos cuando más dejan volar su enajenación y su espíritu punk. Dejarse perder en sus embestidas instrumentales llenas de fuzz, efectos y más ínfulas psicodélicas que hacen su propuesta tan estimulante e interesante en la actualidad. Cuando sueltan las riendas de su propio caballo les vemos dejar joyas como ‘Proper Decay’, ‘Chemical Reaction/Chemical Delight’ o ‘The Upper Hand’, que son casi como meter en una coctelera a Black Flag, Thee Oh Sees y a Moon Duo. Es decir, mezclar cosas chulas con no tanta relación entre sí y no morir en el intento.

7.8/10

La lástima: no haber podido hacer hueco extra tras estos 40 minutos repartidos en ocho canciones para incluir ‘Dust’, aquella perla que sacaron para las Adult Swim Singles Series del año pasado, aunque en verdad le falta un aire más perturbado para poder encajar en Negative Feedback Resistor. Sin embargo, el resultado recogido aquí es verdaderamente notable, capaz de marear nuestra mente para luego asestar golpes demoledores. Destruction Unit siguen teniendo uno de los sonidos más extremos de la psicodelia actual, pero por mucho que se dejen llevar el punch no se les va y por eso siguen siendo así de acertados. Por ello debéis pasar por la dura prueba que es este álbum, aunque podáis no salir bien parados de la misma.

Anuncios