Anuncios

Dido — Girl Who Got Away: ¿para qué arriesgar cuando algo funciona?

“Girl-Who-Got-Away” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/criticas-2013-Dido-Girl-Who-Got-Away.jpg» class=”centro” />

Cinco años dan para mucho. Para estudiar, para ser madre… incluso para que una compatriota como Adele venga y te arrebate el trono de la cantante que más discos ha vendido en el Reino Unido, pero así ha sido para Dido.

En cinco años ha tenido que enfrentarse a todo eso e incluso reponerse del susto que a nivel de ventas supuso su anterior trabajo, Safe Trip Home. Ahora, con Girl Who Got Away, la británica ha preferido dejar de ser esa chica que se quitó de en medio para afrontar miedos y tareas pendientes, y, si es posible, recuperar esa corona perdida.

https://www.youtube.com/embed/VsevYF7LZ6I

Dido, la chica que huyó tras coger el camino seguro a casa

Parecía una contradicción que, en el trabajo más maduro de los tres con que contaba hasta entonces, Dido hubiera dado el primer traspiés de su carrera. La serenidad con que afrontaba Safe Trip Home y la profundidad de sus temas no sirvieron de mucho para ganarse a un público que prefería escuchar su faceta más ligera, la de No Angel o Life For Rent.

Por eso, para su regreso, Dido parece haber aprendido de los errores y ha tomado los elementos que mejor le funcionaron en sus tres primeros álbumes para confeccionar Girl Who Got Away, aunque parece hacerlo con el piloto automático puesto.

De entrada, lo más destacable de esos trabajos también está aquí: sensibilidad, su voz dulce que parece no envejecer con el paso de los años y tras su reciente maternidad (Dido tiene ya cuarenta y una primaveras aunque no las aparente), canciones que bordean siempre el medio tiempo, y un continuo devaneo entre la música acústica y la electrónica… Eso y sus letras ñoñas: cuando digo lo más destacable, me refiero a lo bueno y a lo malo, claro.

https://www.youtube.com/embed/NnrswAX5qFo

De cualquier manera, la electrónica ha sido siempre protagonista indiscutible de los discos de la cantante… es lo que tiene dejar que tu hermano, Rollo Armstrong, siendo este la tercera parte en la sombra de Faithless, sea quien se encargue de la coproducción de tus discos.

Para esta nueva colección de 11 temas, (17 para la edición de lujo) Dido ha querido sonar más electrónica si cabe, y no hay duda de que lo ha conseguido, de hecho hay aquí un par de temas que casi se pueden considerar bailables, y eso es algo digno de mencionar para una artista que se ha hecho famosa a base de melosas baladas y ha dejado tildar a su música con la palabra “aburrida”.

https://www.youtube.com/embed/BAWGRzSW_xE

Girl Who Got Away, lo mejor y lo peor de todos sus discos

El disco se presenta con ‘No Freedom’, la balada que ha servido como verdadero single de presentación. Un tema para agradar a los propios fans más que para otra cosa, porque si este disco carece de algo es de riesgo. Dido ha querido apostar sobre seguro, con temas que suenan a ya conocidos, y este, precisamente de los más acústicos del disco es uno de ellos; uno que bien podría haber entrado en No Angel hace diez años y ni hubiera sorprendido por una moderna producción ni por salirse de tono.

Pero el tema que mejor resume el espíritu de Girl Who Got Away es precisamente el que le da título. En él tenemos la mezcla entre lo acústico y lo electrónico que caracteriza al álbum, la voz de la cantante mostrándose tal y como la recordábamos, y, por supuesto, una de las letras más flojas que podemos escuchar en él.

Finalmente, lo escuchado en ‘Let Us Move On’ no sorprendía demasiado, pero tras unas cuantas escuchas te vas dando cuenta de que por una parte es un tema mucho más original y con mayores intenciones de alejarse del área de confort de la cantante que el tema que finalmente se ha elegido como single, y por otra, que la colaboración de Kendrick Lamar es de lo más acertado del disco.

https://www.youtube.com/embed/bmWJ-MI4bnI

Blackbird’, que en un principio si dejaba buen sabor de boca, va perdiendo con las escuchas, aunque mantiene ese tono divertido que nos dejaba en una primera impresión; pero si pierde puntos no es por ella en sí misma, sino porque lo mejor del disco viene alrededor de ella. ‘Sitting On The Roof Of The World’ es uno de esos momentos íntimos con que Dido nos ha venido obsequiando en todos sus trabajos. Un momento donde ver de lo que es capaz sin arroparse demasiado en trabajadas producciones, y sin necesidad de forzar la voz, recurso que en otras ocasiones no le ha dado buenos resultados.

Pero el corte que realmente eclipsa al resto del disco es sin duda ‘End Of Night’; aquí sí, la electrónica es tan protagonista como la misma Dido y la atmósfera entre Goldfrapp y Pet Shop Boys que Rollo consigue dar a un tema que va creciendo a medida que avanza son lo mejor que escucharemos en Girl Who Got Away.

Pero el sello de su hermano está incluso más patente en los dos temas que siguen, ‘Love To Blame’ (también por su sección de viento) y más aún ‘Go Dreaming’, que tienen en sus bases sus mejores bazas, y que, a los que hemos seguido a Faithless nos ganan instantáneamente, desde la primera escucha.

Pero en líneas generales, Dido parece no haber conseguido su objetivo de aproximarse a la electrónica tanto como prometía, aunque hay que agradecerle que no caiga en la tentación de dejarse embaucar por la moda del electro y la EDM que está devorando poco a poco el pop mainstream, y en especial al sector femenino del mismo.

https://www.youtube.com/embed/pVbcDfUh-B8

Lástima que el disco vaya desinflándose a medida que nos acercamos al final, y que prácticamente los tres últimos temas, o más bien el último y el ante penúltimo sean tan aburridos. ‘Happy New Year’ parece heredera directa de Safe Trip Home, con su producción reducida a mínimos, muy en la línea de aquel ‘Look No Further’ incluido en él.

Y es muy posible que en ellos encontremos lo más personal que Dido nos ofrece a lo largo de los 11 cortes de la edición estándar, pero es precisamente aquí, cuando la electrónica queda en un segundo plano, cuando Rollo se oculta tras su hermanay le cede casi todo el protagonismo cuando Dido llega a aburrir, por mucho que Brian Eno, que repite colaboración tras aquella en ‘Grafton Street’ del anterior disco, trate de reflotar una canción como ‘The Day Before We Went To War’. Menos mal que al menos la letra de esta despedida no nos deja tan fríos como el resto de la canción.

En definitiva, ni estamos ante lo mejor de Dido ni ante un disco que tirar a la basura. Atrás quedan sus grandes momentos, pero es que, lanzando trabajos cada 5 años, uno tiene que perder la forma a la fuerza. La forma, además dela inmediatez, porque se necesitan unas cuantas escuchas para disfrutar de verdad de este disco, que ni se acerca a la facilidad con que entraba Life For Rent ni cuenta con los hits de aquel.

De cualquier forma, la británica no parece tener miedo a estos contratiempos y parece encontrarse cómoda, no tratando de engañar a nadie: esta es ella y que nadie espere encontrar raros experimentos. Esperemos que este acomodamiento sumado a la deficiente promoción que se ha estado haciendo de Girl Who Got Away, confiada casi en exclusiva a las redes sociales, no acabe por hundirla en el olvido.

Girl Who Got Away, tracklist:

01. No Freedom
02. Girl Who Got Away
03. Let Us Move On feat. Kendrick Lamar
04. Blackbird
05. End Of Night
06. Sitting On The Roof Of the World
07. Love to Blame
08. Go Dreaming
09. Happy New Year
10. Loveless Hearts
11. Day Before We Went To War

En Hipersónica | Dido nos da todos los datos de Girl Who Got Away y nos deja sin novedad en el frente con ‘Let Us Move On’ | Dido sigue tirando de la manta de su Girl Who Got Away, primero con ‘No Freedom’ y ahora con ‘Blackbird’

Anuncios