Anuncios

Diego Amador — Río de los canasteros

Diego Amador es el menor de los hermanos Amador y creció a la sombra de sus hermanos mayores, Raimundo y Rafael, cuando estaban en Pata Negra. Ellos eran guitarristas y él pianista, a ellos lo que les iba era el blues por flamenco, a él le tiraba más el jazz pero siempre con un pellizco flamenco.

Su primer grupo fue Patita Negra, un grupo en el que homenajeaba a los autores de Guitarras callejeras, y Anticipo flamenco fue su debut en 1994 producido por el prestigioso Ricardo Pachón. Mucho ha llovido desde entonces y El Churri, apodo con él que todos le conocen, se ha convertido en uno de los nombres a tener en cuenta en el futuro.

Porque en Río de los canasteros nos encontramos de nuevo con el gran pianista que nos deslumbró en el Aire de lo puro y Piano jondo, pero también con un gran cantaor. Ese ha sido el descubrimiento de este disco, escuchar a Diego Amador cantando tangos, bulerías, alegrías, taranta, fandangos y tientos y haciéndolo como uno grande, sin muchos aspavientos, dominando el compás y con un rajo muy cálido.

El disco suena clásico y suena moderno, el piano Yamaha de Diego Amador y la guitarra de Tomatito, ¡ahí es nada!, parecen conversar en los tangos ‘Sangre milenaria’, y una voz comparable a la de El Pele y a la de José Mercé, roza la perfección en las alegrías ‘Miel y sal’, y es para descubrirse su interpretación en los fandangos ‘Calle las flores’, con el bajo de Carles Benavent, y ‘Mi flamenca’, acompañado al cante por La Susi. El cierre de ‘Al latín’, con las guitarras de Luis Salinas y Raimundo Amador, supone un homenaje latin-jazz a sus admirados Bill Evans y Chic Corea.

Sitio oficial | Diego Amador

Anuncios