Diego el Cigala confesó que no quería hacer un nuevo Cigala & Tango cuando comenzó a trabajar en Romance de la luna tucumana. Estaba triste por no haber grabado ‘Naranjo en flor’, ‘Los mareados’ o ‘Por una cabeza’ y se planteó volver a Argentina, pero también a Cuba, su otra gran pasión. La gran diferencia es que en este nuevo disco el cantaor madrileño ha prescindido de la guitarra flamenca y está acompañado por la guitarra eléctrica de Diego García, guitarrista de Andrés Calamaro. Habrá quien haya pensado que menudo sacrilegio que El Cigala se haya apartado tanto de sus orígenes flamencos pero la verdad es que esta nueva etapa supone una nueva muestra de su grandeza.

Diego El Cigala actuó en el mismo escenario en el que lo hiciera hacía unos días Lorena Álvarez y su Banda Municipal, pero al contrario que aquel día, el público abarrotó la Plaza Mayor de Gijón; aunque, salvo los más incondicionales, pocos sabían que iba a ver a un cantaor flamenco haciendo un repertorio latinoamericano basado en tango y ritmos cubanos.

Diego el Cigala planteó una actuación más larga de lo esperado. Contra todo pronóstico se fue al final hasta la hora y cuarenta minutos en un recital que tuvo dos partes, una primera con canciones de Romance de la luna tucumana que duro una hora y en la que cayeron nueve de los once cortes del disco, y treinta y cinco minutos más y un bis con temas de los anteriores trabajos de fusión del cantaor.

Tras un comienzo con un sonido muy malo, que lastró ‘Canción de las simples cosas’, los músicos comenzaron a entonarse como lo hizo Diego el Cigala, quien fue decidiendo el repertorio a la manera flamenca, es decir, según se iba sintiendo. Después hizo ‘Naranjo en flor’ y ‘Los mareados’, donde el magistral contrabajo del cubano de Yelsi Heredia fue una delicia.

Si en disco Diego el Cigala funciona con guitarra eléctrica, en directo se puede afirman que también. Diego García, apodado el Twanguero, dio ese toque de calidad en ese repertorio clasiquísimo con su Gibson 295, en cada una de las canciones. Me quedo con esa ‘Milonga de Martín Fierro’, que Calamaro le enseñó al cantaor, y ‘Romance de la luna tucumana’, de Atahualpa Yupanqui, donde hay guaracha, danzón, quejío flamenco y un toque magistral por parte de todos los otros músicos: Juan José Paquete (guitarra acústica), Isidro Suárez (percusión) y Jaime Calabuch ‘Jumitus’ (piano).

Tras un solo de guitarra eléctrica espectacular de Diego García en ‘Nieblas del riachuelo’ con su particular toque twang, esa primera parte acabó con ‘Canción para un niño de la calle’, todo un homenaje a Mercedes Sosa que en el álbum contó con la voz de la propia cantautora. Después se fueron los guitarristas, y aunque no estaba Bebo Valdés se notaba su presencia en el ambiente.

Primero, ‘Inolvidable’ del disco Lágrimas negras que convirtió a El Cigala en la estrella que ahora es, con piano, percusión y contrabajo sonando como los ángeles, luego ‘Si te contara’, de Dos lágrimas, y ‘Si te contara’, otro momento mágico del recital.

‘El día que me quieras’ de Cigala & Tango, del que también escucharíamos la zambra ‘Alfonsina y el mar’, y ‘Soledad’. Diego el Cigala rescató ‘Como el agua’, una rumba de Camarón que supo a gloria y al que le dio un aroma de fusión total. Y, finalmente, un bis con todos los músicos rematando ‘Lágrimas negras’ en una versión incomensurablemente bella.

Repertorio Diego el Cigala

* 1. Canción de las simples cosas
* 2. Naranjo en flor
* 3. Los mareados
* 4. Milonga de Martín Fierro
* 5. Déjame que me vaya
* 6. Romance de la luna tucumana
* 7. Por una cabeza
* 8. Nieblas del riachuelo
* 9. Canción para un niño en la calle
* 10. Inolvidable
* 11. Si te contara
* 12. El día que me quieras
* 13. Alfonsina y el mar
* 14. Corazón loco
* 15. Como el agua
* 16. Soledad
Bis
* 17. Lágrimas negras

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments