Lo ha hecho bien Diego el Cigala, reinventándose en su últimos discos acercando el melisma flamenco al bolero en compañía de Bebo Valdés en el inolvidable Lágrimas negras, después con Dos Lágrimas, y el año pasado con Cigala & Tango, pellizcando jondo el repertorio de Gardel, Cadícamo o Yupanqui.

Su disco en directo, grabado un 29 de julio de 2010 en el teatro Gran Rex de la calle Corrientes de Buenos Aires, es una maravilla, un encuentro de dos mundos, el del flamenco y el tango, unidos por un artista enorme como es El Cigala, y un éxito de ventas que algunos siguen sin explicarse.

https://www.youtube.com/embed/-l_eH6sb2OY

El Cigala con Diego El Morao a la guitarra flamenca, el contrabajista cubano Yelsi Heredia, el pianista Jaime Calabug ‘Jumitus’, el percusionista Sabú Porrina y el violinista Bernardo Parrilla, forma una alianza que en el escenario, todos juntos, o por partes, genera magia y eso es muy difícil de conseguir si no se es algo más que buen músico.

No falló el sonido ni tampoco falló el público, siempre atento a un detalle, a un guiño que le hacia de de Lavapiés, a un melisma regalado. Nos hizo todos los temas de Cigala & Tango menos ‘Los Hermanos’, un clásico de Yupanqui en el que aquella noche estuvo secundado por Andrés Calamaro, aunque a cambio nos cantó para cerrar el elenco argentino ‘Se equivocó la paloma’, quid pro quo que se llama.

De ‘Garganta con arena’ y ‘Las cuarenta’, las dos primeras piezas de la noche, pasó a ‘El día que me quieras’ y Nostalgias, para dejar a percusionista y tocaor solos en el escenario. Después llegó ‘Tomo y obligo’, el tango de Carlos Gardel ‘Sus ojos se cerraron’, ‘Alfonsina y el mar’, la misteriosa ‘Yukali’, y ‘En esta tarde gris’. Nada que objetar, salvo que en algunas sentimos algo más de conexión que en otras, me imagino que por cuestión de sensaciones más que de otra cosa.

El público aplaudió a rabiar y se emocionó con esas canciones que hacen daño que nos cuentan pequeñas tragedias humanas que suceden por la noche. Y después un par de concesiones al cante jondo por soleá y por tangos-rumba, donde El Cigala se volvió a mostrar como uno de los grandes del momento.

Después, recordó su trabajo con Bebo Valdés haciendo ‘Inolvidable’ y ‘Corazón Loco’, dejando para el bis ‘La bien pagá’, concediendo una más porque confesó que el público le había hecho pasar una muy buena noche. Se sacó de la manga ‘Dos gardenias’, el clásico de Antonio Machín, reinventado en clave jazz cubano e intercalado con estrofas de conocidos temas como ‘Gracias a la vida’.

Sitio oficial | Diego el Cigala
Más en Hipersónica | Diego el Cigala — Cigala & Tango: rozando la maravilla >>> Diego el Cigala — Dos lágrimas
Vídeo | YouTube
Fotografía | Víctor Rodríguez en Flickr

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments