Anuncios

Diez discos metaleros de 2013 que nos dejamos sin mencionar (II)

Segunda tanda de esta particular lista con discos metaleros de 2013 que me hubiera gustado mencionar en su momento, pero por diversas razones no se ha podido hacer. Por supuesto, muchos otros buenos discos se quedan en el camino, pero no se puede dar cabida a todo. Si no, la lista sería de 200, no de 10. Espero que disfrutéis de estos discos tanto como yo y que el 2014 nos siga deparando tantas alegrías.

Sombres Forêts — La Mort Du Soleil

Entre mis discos favoritos del año pasado figuraba el tercer largo de los canadienses Gris, un espectacular y soberbio álbum donde el Black Metal más denso y pesado se daba de la mano a un exquisito Dark Folk de alta factura. No obstante, se me pasó hablar de otro de los grandes talentos del Black canadiense como es el caso de Annatar en su proyecto Sombres Forêts. Diré que La Mort Du Soleil me impresionó un poco menos que el disco de sus compadres, pero no deja de ser un álbum muy cuidado y fascinante, tirando más por el sonido Shoegaze que por el Folk. Muy recomendable también el trabajo conjunto de ambos grupos bajo el nombre de Miserere Luminis.

Hacride — Back To Where You’ve Never Been

Otra vez que nos toca detenernos por Francia, esta vez para ir en busca de sonidos más progresivos, pero que no andan exentos de fuerza y punch, como es el caso de Hacride. Injustamente clasificados en esa pseudoetiqueta tan infame como es el Djent, por la paleta del grupo pasan más nombres aparte del de Meshuggah (que tampoco tiene más presencia más allá de las guitarras en algunos momentos), como pueden ser Opeth o Gojira. El salto en su cuarto álbum de estudio les ha servido para ser escuderos de bandas tan notables como The Ocean y Shining (los noruegos) en su última gira europea.

Church of Misery — Thy Kingdom Scum

Toca viajar hasta el lejano oriente para encontrar nuestra siguiente propuesta interesante del día. Al igual que los barceloneses Wis(h)key, estos japoneses que se hacen llamar Church of Misery también evocan el sonido crudo y directo de los mejores Down, pero con un sonido un poco más clásico y psicodélico, más cercano a Black Sabbath. Si te entra alguna duda de que unos japoneses puedan tocar de una manera tan potente y directa, ellos mismos te sacan de dudas. El chorro de voz del cantante y la peculiar manera de tocar del bajista son motivos suficientes para no perderos este disco o a la banda, que acompañará a los mismísimos Monster Magnet en su inminente paso por nuestras fronteras.

Year Of No Light — Tocsin

Desgraciadamente, la saturación de grupos de Post-Metal hace que uno ya se sienta perezoso a la hora de afrontar otro nuevo grupo, pensando que será casi más de lo mismo. ¿Qué tiene Year of No Light de especial para destacar entre la multitud? Más que la inventiva de la propuesta, ofrecen un ejercicio impecable y notable en este Tocsin. Desarrollos exquisitos, estructuras sólidas y segmentos profundos. Este grupo se aproxima aún más al Doom que otros compañeros de género, pero sin perder de vista los sonidos post-rockeros, y da un resultado sencillamente brillante.

SubRosa — More Constant Than The Gods

Los instantes iniciales de ‘The Usher’ pueden llevar a un equívoco. Un inicio suave, acústico y con voces agradables que en lo último que nos evoca es a la palabra Metal. Pero SubRosa pronto sacan el arsenal y se recrean en la pesada ejecución de un sonido donde el Doom y el Sludge se dan de la mano una vez más, pero con una efectividad casi nunca vista, aderezado con ligeros toques experimentales de violín que le dan más colorido a la propuesta. Los de Utah han sorprendido a propios y extraños con un disco sobrio y muy sólido que no deberíais perderos por nada del mundo.

Anuncios