Anuncios

Dino Spiluttini — All I Want Is to Be a Happy Man

Hay algunos géneros que te absorben, que te pueden llegar a ahogar por lo que te transmiten. En un momento de tu vida podrá ser uno u otro, dependiendo de si te pilla con la guardia baja. Sin embargo, hay unos pocos que siempre suelen acertar, por lo envolvente de sus creaciones y sus aires de melancolía o dramatismo. No fallan en esa misión. El ambient es uno de esos géneros, pero sobre todo, el ambient cuando está en manos de mentes creativas como las del austríaco Dino Spiluttini. Con un título tan deprimente y directo como All I Want Is to Be a Happy Man (Sacred Phrases, 2015), el disco ya capta tu atención.

Algo que no nos sorprende teniendo en cuenta su split del año pasado con Nils Quak, Modular Anxiety (Umor Rex, 2014), segundo mejor disco electrónico de 2014, en el que él ofrecía la mejor parte, aunque aquél trabajo tenía mucho más valor con las dos visiones del ambient de cada uno de los productores. Aquí Spiluttini al fin puede, bajo este proyecto con su nombre de pila, demostrar de qué es capaz con un LP para él sólo. Además con un cariz más drone. Y cómo no, el resultado es francamente bueno; su aparición en las recopilaciones Air Texture no son fruto de la casualidad.

All I Want Is to Be a Happy Man explora más ampliamente la huella que dejó en el split del año pasado, esos ambientes densos y altamente emocionales, que tienen un desarrollo lento de forma que enfatizan ese grosor y poderío en su atmósfera. Aunque se echa en falta cierta variedad que sí había en ese trabajo del año pasado, este álbum tiene una narrativa propia, conceputal, muy compacta. Y seguramente también muy íntima, viendo los títulos de cada corte. El austríaco es capaz de proyectar esas idas y venidas personales, que se pueden reflejar en ti, componiendo temas que podrían sonar en una jornada bíblica de castigo a la raza humana, otros de expiación y libertad y otros que directamente podrían ser de Tim Hecker.

Composiciones estupendas cortadas por el mismo patrón

Las referencias están ahí, y cuando son tan mayúsculas es cuando nacen canciones que te encojen como ‘Resurrender’, donde Spiluttini se maneja como pez en el agua. Cuanto más dura es la capa de drone, más te deja en pañales, penetrando en tu cerebro con taladros indelebles que responden al nombre de ‘Amidst the Veil’. No obstante, a pesar de que sólo son ocho cortes que pueden epatar, es un trabajo más lineal, con prácticamente la misma progresión. En ocasiones, la única diferencia entre las canciones es el momento en el que entra la capa más grave y apabullante. Por eso necesita enfocar mejor su potencial — como hizo en el split — , pues tiene un talento desbordante que le permite mayor versatilidad y experimentación con otras texturas.

7.5/10

Con todo, aunque el álbum adolezca de algo más de variedad, Dino Spiluttini corrobora que es uno de los principales valores del ambient actual, y eso queda de relieve en piezas con ese aura celestial que rezuman temas como ‘Emerge’. No para de producir, tanto con este proyecto — este año ha publicado un EP y una BSO — como con sus otros alias. Pero la delicadeza y el esplendor de sus producciones es un común en todos esos akas. All I Want Is to Be a Happy Man es un disco con piezas casi sobrenaturales y con pasajes que demuestran por qué el ambient y el drone pueden ser los géneros electrónicos más evocadores.

Anuncios