Anuncios

Dirty Sound Magnet — The Bloop

Recuerdo todavía las escocidas declaraciones de King Tuff tras saber que un medio como Pitchfork le había puesto solo un triste 6 a su último disco. A pesar de ser fruto de la rabieta, no le faltaba razón: el Rock and Roll no es cool y muchos factores se tienen que juntar para que determinados medios les den la atención y reconocimientos necesarios. Lástima que muchas bandas con talento y que verdaderamente disfrutan tocando se queden relegados a los sectores más especializados, o a veces ni eso.

Es posible que algo parecido les suceda a los suizos Dirty Sound Magnet, que casi es fruto de la casualidad que un oyente curioso como puedo ser yo termine topándose con ellos. No vienen a reinventar la rueda del Rock, pero ni falta que les hace, porque lo compensan imprimiendo una pasión importante en su manera de componer y tocar. Un energizante sonido clasicista que les alejará de esas revistas cazadoras de tendencias musicales, pero que serán muy del agrado del oyente pureta o del que sencillamente disfrute mucho con esta clase de propuestas.

El hechizo de Dirty Sound Magnet

Aprovechando la plataforma que dispongo me dedicaré a ser un mero altavoz para que cojáis unos minutos de vuestro tiempo para dedicárselo a The Bloop (autoeditado, 2014), su nuevo trabajo. No necesitáis mucho, solo unos 23 minutos, para endulzar vuestros paladares rockeros con estos seis temas, destacando un pepinazo como ‘Chocolate Woman’ que me hizo pensar en un grupo tan potente y deslumbrante como Troubled Horse, aunque salvando las distancias. No obstante, toca decir que aquí hay madera.

No vienen a reinventar la rueda del Rock, pero lo compensan a base de pasión

Pero también deslumbran con la lenta y sugerente ‘21st Century Witch’, remarcando el sublime trabajo con las guitarras, o con la notable progresión que alcanzan en ‘Move’, comenzando con un ritmo suave pero rumboso para luego encender la electricidad y darnos una buena descarga. Los arranques blueseros de ‘Pagan Hill’ y sobre todo de ‘Strike Me (hate yourself)’ resultan la mar de animosos y transmiten una visceralidad impactante. Sin embargo, de lo que más me gana es el toque acústico, psicodélico y delicioso que aportan en ‘Sunday Drama’.

7.1/10

Claramente el esfuerzo de Dirty Sound Magnet no va a ser algo que vaya a cambiar vuestra vida o que vaya a fascinaros con tanta fuerza como los trabajos de gente como Rival Sons este mismo año, pero ni falta que le hace. Si solo queréis un rato de disfrute más que placentero aquí tenéis un buen candidato. No os va a ocupar demasiado tiempo y la recompensa será generosa, o al menos eso espero.

Anuncios