Anuncios

Djevel — Saa Raa og Kald

Es bastante más probable que os suene la labor de Erlend Hjelvik como vocalista más por estar al frente de los electrizantes Kvelertak que por su participación en un proyecto tan arraigado en el black metal más tradicional y noruego que os podáis imaginar. Tampoco es el primero que tiene un proyecto de metal más extremo para dar rienda suelta al mismo ante la imposibilidad de hacerlo al cien por cien en su proyecto principal (pensad, por ejemplo, en como varios miembros de Katatonia forman parte de Bloodbath para eso mismo), pero no lo hicieron mal él y sus Djevel en el notable Besatt av Maane og Natt (Aftermath, 2013).

Djevel, acertados pero sin brillo

Este proyecto con mucha gente de otros grupos involucrada, como Koldbrann o Ljå, no ha conseguido una gran repercusión en su breve trayectoria. Tampoco es que sea un grupo demasiado sobresaliente para acaparar focos, pero lo cierto es que sorprende un poco esa especie de anonimato persistente en el que siguen instaurados. La prueba está en que me he enterado casi a última hora que su tercer disco ya estaba listo para al salir al mercado y que, de hecho, ha sido publicado a finales de abril este Saa Raa og Kald (Aftermath, 2015) que hoy nos ocupa.

Sin embargo, una vez nos ponemos frente a frente con este nuevo material de diez nuevos cortes no da sensación de avance, de un progreso al menos a nivel compositivo que les haga destacar un poco entre la muchedumbre del subgénero. Más bien al contrario, a veces parece que, en lo que respecta a las canciones, han dado un paso atrás y no consiguen sonar tan punzantes y efectivos como en su anterior referencia. Y no ha habido grandes cambios a nivel de sonido, por no decir que no ha habido ninguno, siguen sonando a puro black metal de inicio a fin, pero sencillamente aquí no parecen dar con la tecla que más o menos encontraron en su segundo trabajo.

6.6/10

Por supuesto sería una locura hablar de un mal disco porque no cometen fallos a nivel compositivo ni en ejecución. Simplemente vemos como Saa Raa og Kald no consigue transmitir algo que nos haga entusiasmarnos con su trabajo, algo que les permita dar un paso adelante para destacar. Djevel se han conformado con un conjunto acertado pero sin brillo, que muchas veces lo que invita es a desconectar del mismo en vez de hacernos headbanguear, y con ello es muy difícil lograr destacar. No obstante, sigue habiendo buena base, por lo que pueden lograr esa mejora en el futuro si sus miembros siguen interesados en darle vida al proyecto.

Anuncios