Anuncios

Eduardo Bort — Eduardo Bort

Eduardo Bort es el primer disco de título homónimo del músico valenciano, una joya del rock progresivo y psicodélico publicado hace cuarenta años que ahora acaba de ser reeditado por Warner Music Spain en doble CD y en doble LP. Se reivindica finalmente un álbum mítico que era buscadísimo por los coleccionistas de todo el mundo en su edición original lanzada por Gong, el sello de Gonzalo García-Pelayo, el mismo de Triana, Granada, Azabache, Tilburi, Daniel Vega o Ibio.

Sobre Eduardo Bort, el propio Gonzalo García-Pelayo nos da unas pinceladas:

Este disco de Eduardo Bort fue de los primeros que salieron en la serie Gong en 1975.
Era parte de un lanzamiento de rock. Me llegó ya hecho, grabado, producido por él mismo en 1974, de manera impecable con uso de instrumentos tan míticos como el melotrón… y no tuve más que editarlo. Me gustaba especialmente su tema ‘Pictures of sadness’ con el mejor solo de guitarra eléctrica que se hubiera editado nunca antes en España, como hace alusión al mismo, el blog, Grandes Guitarristas. Entre los cortes a destacar de este vinilo podríamos citar ‘Thoughts — pensamientos primera y segunda parte’, ‘Walking On The Grass’, la soberbia ‘Pictures Of Sadness’, poseedora de uno de los riffs de guitarra más guapos que he escuchado nunca, evocadores de reminiscencias medievales y románticas…

Los años han puesto a este disco en su sitio y sorprende sobre todo por ese sonido tan apabullante como extraño para la época, con el añadido que estaba hecho en España. Es sumamente descriptivo el texto del libreto, firmado por Arturo Blay, que acompaña a esta edición remezclada, remasterizada y con dos temas inéditos.

Eduardo Bort, la edición definitiva de esta obra maestra del rock progresivo español

Causa una honda tristeza saber de primera mano cuáles fueron los pasos que siguió Eduardo Bort desde 1973, año en que comenzó a concebir en su ciudad natal este álbum, y cuál fue al final el destino de aquella grabación con la que el guitarrista pudo reinar dentro del cada vez más efervescente panorama prog/psicodelia europeo.

Porque Blay nos relata con toda crudeza cómo Eduardo Bort, con el disco ya terminado, grabado en Audofilm en Madrid con el ingeniero Luis Fernández Soria y producción propia, tuvo la oportunidad de llevar la cinta con la mezcla básica a Londres.

Allí, en 1974, se entrevistó con Joop Visser, jefe de A&R de EMI Inglaterra, quien quedó impresionado con aquellas canciones. El trato sería marchar con sus músicos a Inglaterra, conseguir un teclista y un cantante inglés, y meses después la compañía lanzaría a Yann, que era como se llamaba el grupo de Eduardo Bort, desde allí a todo el mundo.

Un disco que hubiera sido lanzado a todo el mundo desde EMI Inglaterra

Solamente Vicente Alcañiz, su fiel batería y compañero de fatigas le apoyó. Y todo se vino abajo. El disco estuvo a punto de quedar en un cajón pero Eduardo Bort se convenció de que aquello era un cancionero que no debería permanecer inédito.

Decidió firmarlo con su propio nombre y tuvo que cambiar las voces de Vicente Font, Fony, por las suyas. Y ese es el gran hándicap de este álbum, las voces en ingles, que merman la gran calidad del conjunto. Quizás en 1975 no resultaba tan evidente, pero en 2014 sí que lo es. Y es una pena porque estas seis canciones resultan en definitiva un viaje espiritual, trascendental y emocional.

Eduardo Bort incluyó finalmente seis canciones de las ocho que habían sido grabadas originalmente. La causa de que quedaran guardadas ‘Hacia las estrellas’ y ‘En las fuentes del Yann’, con voces de Miguel Font, se debió a que en los vinilos solo entraban 18 minutos por cara y si se ampliaban los surcos quedaban muy estrechos y, aparte de bajar la calidad del sonido, podría saltar la aguja.

Una obra colosal a la altura de cualquiera de los clásicos del prog clásico internacional

El resultado a pesar de los pesares todavía hoy es colosal. Los textos de Juan Beltrán Pilato, un apasionado como Bort de Lovecraft, encajaban con ese viaje astral completamente evocador que proponía el artista lleno de percusiones tocadas por el enorme Vicente Alcañiz, esas guitarras con tantísimos matices que con cada escucha resultan todavía más deliciosas, un piano acústico Yamaha, un órgano Hammond B-3, un Mini Moog, un Moog, un Fender Rhodes o un Mellotrón.

‘Walking On The Grass’ y ‘Pictures of Sadness’ son los temas con mayúsculas de Eduardo Bort, aunque también podríamos destacar el corte de cierre, la folkie ‘En las riberas del Yann’. Pero en los dos primeros tenemos a una increíble banda, que fabricó un álbum densísimo, con multitud de pasajes, detalles, cambios de ritmo, solos… Una pena que esta obra cumbre del rock prog/psicodélico no fuera entendido por el público ni por la discográfica Movieplay, y tuvieran que venir expertos en esa escena a decirnos que era una obra maestra.

9.4/10

Impensable que el segundo CD con las nuevas mezclas del álbum original y nueva masterización supervisada por Eduardo Bort, que no nos olvidemos fue el productor del Tutankhamon, de Iceberg, o Ramoncín y WC?, no entusiasme a quienes todavía disfrutan de estos sonidos.

Anuncios