Eh! — La fase del sueño intratable: no recomendado para mojigatos

Resulta una delicia recibir discos vía como el de Eh!, La fase del sueño intratable (BCore, 2011), que huye de todos los convencionalismos y encasillamientos conceptuales. Podemos decir que es un álbum arty, de esos que no es todo sota, caballo y rey, de los que cuesta hincarle el diente y exige toda la atención para sacarle todo el jugo.

Eh! Llegan a su segundo jalón en su carrera bajo la dirección de Elías Egido, ex bajista de Standstill y E-150, que aborda una nueva obra de madurez arropado por una serie de músicos, hasta once como gente de Pony Bravo, Love of lesbian, Litoral o su ex compañero Rubén Martínez.

https://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Fplaylists%2F1110312&

Juntos prospectan territorios incómodos, experimentales, transitados por ese genio llamado John Zorn y su sello Tzadik o los canadienses de Constellation, y paralelos a alguna de las aventuras de los siempre interesantes Tortoise, y aquí a finales de los 90 por Insecto y, salvando las distancias, ahora por Dead Capo o Za!

La fase del sueño intratable es como una banda sonora de una película ambientada en la noche, en esas madrugadas frías en las que la helada se te mete en los huesos por mucho abrigo que lleves. Una decena de temas en los que un sinfín de instrumentos tiene cabida. Me hubiera gustado disponer del libreto para saber quién toca qué en cada uno de ellos, pero se escuchan violas, guitarras slide, trompetas, violas y contrabajos, saxos y percusiones.

Un viaje instrumental al fondo de la mente, como en Recuerda de Hitchcok, que no engaña desde que nos encontramos con ese intrigante arte gráfico. Aquí Eh! y Elías Egido amplian el terreno que desbrozaron en 36 de 48, un álbum elaborado por cinco músicos del que desconocía su existencia pero que al encontrarse con La fase del sueño intratable es obligada su escucha.

Uno de los cortes más esquizoides, y más free, es ‘Ilusiones y expectativas/Manipulaciones y poderes’, un ejemplo de que Eh! no son están recomendados para mojigatos. ‘Coraje’ es épico, enigmático y su primer àrte parece sacada de la banda sonora de un película de faraones egipcios.

‘Baila conmigo’, el tema que abre el álbum, que tiene edición en LP y que recomiendo a cualquiera que se considere melómano, bebe tanto del maestro Lalo Schifrin como de Ry Cooder. Mientras que la intriga llega en ‘KM 351’, un corte expansivo y envolvente que invita a escucharlo a la luz de las velas en un sitio alejado del mundanal ruido.

No sé muy bien el target que Eh! se han marcado con su segundo álbum pero no lo veo entre los mejores del disco del álbum en ninguna lista de las publicaciones que sigo. Eso sí, en mi particular selección de los mejores discos nacionales de 2011 estará seguro entre los cinco primeros por los anteriores temas y por la agobiante ‘Ahora mismo ninguna’, esa trasgresión que es ‘Labios vivos’, o ese homenaje, o no, Plays Metallica by Four Cellos de Apocalytica, que es ‘Una impresión momentánea’.

MySpace | Eh!