El Caldero, en cinco respuestas de Joe Crepúsculo

“El Caldero — Joe Crepúsculo” src=”http://img.hipersonica.com/2012/02/el-caldero-joe-crepusculo.jpg» class=”centro” />

El Caldero, nuevo disco de Joe Crepúsculo, es el que más tiempo le ha llevado hacer a Joël y también el que debería curar las heridas de aquellos que se sintieron atraídos por Escuela de Zebras y Supercrepus y se alejaron ante Chill Out y Nuevo Ritmo.

Si os alejasteis, hicisteis mal, por cierto, pero eso es otra historia, que trataremos en otro momento. Mientras llega a Hipersónica la crítica del quinto disco de Joe Crepúsculo, hemos querido que él mismo despejara alguna de nuestras dudas: por qué gastar tanto tiempo en hacerlo, por qué recuperar la caja de ritmos, por qué hablar de La fuerza de la vida y qué pasó aquella semana con los polis. O bien otras cosas con las que remover El Caldero.

Un año en el estudio… ¿no te daba miedo “pensar demasiado” las canciones? ¿Has dejado que interferencias externas (amigos, otros músicos) vieran lo que hacías?

Al principio sí que temía que las canciones estuvieran demasiado masticadas, pero mediante lo iba haciendo me he dado cuenta que a la vez que las iba puliendo y orientando también las dejaba reposar. Me ha gustado mucho trabajar así y lo he pasado muy bien dando vueltas a los detalles y las cosas que envuelven este disco.

Tal vez sea el disco en el que menos han intervenido otros músicos o amigos, pues de hecho no hay ninguna colaboración, pero sí que he contado con ellos para los consejos finales, escuchas y todo eso de las inseguridades que te vienen cuando estás a punto de terminar.

https://www.youtube.com/embed/4kncpWGQNbA

El primer single nos pone ante un Joe Crepúsculo más claramente de amor que nunca. O quizás, más explicitamente “cantante de amor”, porque canciones como ‘Gabriela’ ya eran maravillosas en ese sentido.

¿Hay algo de cantante melódico en El Caldero? ¿Te gusta la canción melódica o alguien en especial? ¿O es una canción engañosa respecto al disco, como comentabas en alguna ocasión?

Me gusta mucho que una canción diga algo profundo y simple a la vez, eso pasa con las canciones de amor. Pero en estos momentos siempre estás caminando sobre una cuerda floja con dos abismos de fondo. No sé si he logrado mantenerme en pie pero al menos lo he intentado.

Estas temáticas las llevo repitiendo desde el primer disco y tal vez en éste parezca menos oscuro, menos irónico, tal vez porque buscaba una unidad de temáticas dentro del Caldero que fuera a la vez una especie de caos. Como si las canciones por separado tuvieran un sentido y dentro del disco como conjunto algo inverso, como un arma de doble filo.

Las letras siguen siendo puramente Crepus, con esos chispazos inesperados que pero algo más claras. ¿Las has tratado de forma distinta? ¿Cómo trabajas con ellas?

He tratado las letras como siempre, pero me imagino que a veces uno tiene cosas más interesantes que contar que otras veces y de una manera más claro u ordenada también debe depender cómo esté el cerebro dispuesto en ese momento.

Siempre he dicho que lo de las letras no se me da tan natural como la creación de melodías o sonidos, pero, bueno, intento tener claro lo que voy a decir y cómo.

Lo que quizás sí que se nota es menos influencia latina. ¿Necesitabas recuperar el espíritu de discos como Supercrepus?

Es probable que El Caldero se vea como una vuelta a los inicios y de hecho hay muchas cosas que lo relacionan con Supercrepus e incluso he puesto referencias directas. El hecho de grabarlo en mi estudio y volver a la caja de ritmos ya es muy causal, pero a la vez también he querido juntar muchas de las influencias de los discos anteriores y estrellarlas contra la pared, hacer un puré, un caldero y calentarlo todo.

Hay dos canciones latinas, hay algunas rocanroleras y mucho pop. No sé cómo va reaccionar el personal, pero yo estoy muy contento con el resultado y en parte con esto me basta.

¿Cómo ves tu evolución desde Escuela de Zebras hasta este ‘El Caldero’?

Veo mi evolución como un camino de aprendizaje. Cada vez que me pongo con un tema es como si lo anterior no existiera e intento estar abierto, dejar que las influencias que a todos nos entran nos atraviesen como un cristal, para luego dispar el rayo hacia fuera.

Tengo la sensación de que es muy importante saber qué se cuece tanto en nuestro territorio como fuera para tener los pies en el suelo, a la vez de estar siempre dispuesto a aprender del pasado, del presente y de su proyección hacia el futuro.

Lo que más me gusta de la música es disfrutar mientras la hago y tal vez eso es lo que quiero transmitir con los discos que he ido haciendo y sea ésa la constante que los relaciona, espero que por lo demás y las cosas que vengan, sean lo que tengan que ser.

Más en Hipersónica | Joe Crepúsculo en concierto en Madrid (Neu! Club): el nuevo Mozart es bakala

Anuncios