Nos encanta que los planes salgan bien, pero especialmente nos encanta que los planes salgan mal. El lunes, U2 fueron invitados de honor a la fiesta de Apple y sus iPhone 6/Apple Watch. Se vistieron de grupo que ahora es white-label, y decidieron junto a Tim Cook regalar su disco a todos los usuarios de iTunes. Sin excepción, sin posibilidad de decir “no, gracias” y sin avisar. Vamos, como ese mensaje de spam que os llega día sí, día también (sólo que en el correo siempre podéis marcarlo como tal y olvidaos hasta la próxima vez que se escape al filtro).

Como en el caso de iTunes no existe la tecla de spam, lo que ocurrió es lo que se recopila en este hilarante storify: gente absolutamente perdida sobre quiénes eran esos que les habían colado un disco sin quererlo. Como cuando te bajabas uno del emule y en el archivo rar te aparecía otro, así por las buenas.

“OH, mira que no saber quiénes son U2”, pensaréis algunos. Bueno, quizás ahí mismo reside la razón por la que el grupo (y Apple) hayan decidido cambiar por completo de estrategia. Hoy en día, es la visibilidad, y no las ventas, lo primero que hay que asegurar. Siendo, además, U2 te puedes permitir jugar con ese colchón: sabes al menos que cuentas con un buen número de seguidores que, seguramente, hasta se compren la edición física del disco. Pero, lo principal, es conseguir que la gente sepa de ti y si puede escuchar tus canciones, casi que mejor.

No te molestes en dárselo a tus amigos o a los desconocidos en la web a través de un enlace… si ya lo tienen si quieren y si no, también.

La tontería ésta de que la gente no les conozca no pasa de la gracieta, especialmente hilarante para los que pensamos que Bono murió (como Paul McCartney) y que U2 lo sustituyeron por Joaquín Reyes sin darse cuenta de que aquello iba a cantar mucho. Pero del día en que U2 se convirtieron en spam nos deja algo más que, quizás, sí que dure: ver a Apple convertida en la mayor distribuidora del mundo, en alguien capaz de saltarse a las propias discográficas y, en vez de poner el disco en streaming, como haría Spotify, directamente dártelo en descarga en todos los dispositivos en los que tengas iTunes.

Ordenador, iPhone, iPad… da igual, haz con ello lo que quieras y no te molestes en dárselo a tus amigos o a los desconocidos en la web a través de un enlace… si ya lo tienen si quieren… y si no, también. Sello, distribuidora y spotify-killer a la vez. El sueño dorado de Tim Cook en el negocio de la música y, quizás, una de las consecuencias de haber comprado Beats (y, con ello, el billete de entrada a los estudios de grabación, a los tejemanejes de la industria-de-toda-la-vida).

Para U2, la jugada económica también habrá sido muy buena: su disco iba a estar en descarga ilegal desde el minuto cero, y el acuerdo económico con Apple no habrá sido malo. ¿Que no van a vender 1,1 millones de discos como sí lo hicieron de No Line On The Horizon? Pues ya se verá (y, en cualquier caso, ahí tienen guardada esa otra carta en la manga del lanzamiento gemelo).

¿Y si Apple, de repente, no necesita vencer a Spotify porque te sirve los discos en tu disco duro?

Pongamos que Apple decide seguir esta estrategia con cada gran grupo. Pongamos que, con eso, de repente se convierten también en el sello: no tendrán (aún) una plataforma en streaming como Spotify, pero sí la conseguirían hacer más y más irrelevante. Y a ti te inundarían tu cuenta de iTunes de discos que quizás te interesaran, igual sí o igual no. Abrir iTunes sería como abrir Spotify: pasar de lo que no te interesa y ponerte a escuchar lo que sí.

Suena a que es un buen trato siempre que me inventéis el botón de spam. No quiero canciones de U2 en mi disco duro, gracias.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments