Tiene lo suyo montar un concierto llamado Safe and Sound (sano y salvo) y que todo lo necesario para que el público esté sano y salvo sea tirado por la ventana. Así ha sido el último concierto de The Chainsmokers, el grupo neoyorquino de EDM, que ahora mismo está siendo investigado por la falta de medidas de seguridad en el concierto.

El formato del concierto iba a ser estilo autocine, con la gente observando la actuación desde sus vehículos. Pero todo se fue al garete en cuanto salieron los Chainsmokers y los 2.000 asistentes empezaron a salir de sus vehículos, apiñándose delante del escenario, y sin mascarillas. Todo mal. Pagar de 1.250 a 25.000 de dólares para esto.

El Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el Departamento de Salud están recopilando información y estudiando las medidas sancionadoras a tomar. “Tenemos tolerancia cero hacia actitudes ilegales y temerarias que ponen en riesgo la salud pública”, dijo el Gobernador.

De repente, el Festival Inmunidad de grupo no parece tan mala idea.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments