Anuncios

El mojo de Supersuckers

Viendo al ritmo en el que la RAE va admitiendo términos polémicos como “almondegas” o “setiembre”, me va quedando cada vez más claro que el único diccionario del que te puedes fiar es Urban Dictionary, lo más parecido en Internet a la Universidad de la Vida. Intenta buscar la palabra “mojo” en el de la RAE y ya verás que rápido te da error 404. En cambio, Urban Dictionary te da la respuesta correcta (encanto, magia, talento, sex appeal, etc) y además una muestra visual de la leyenda que hizo eterna la palabra.

Pero aún así hecho alguna muestra de audio que termine de redondear el concepto de mojo. Ejemplos de grupos que demuestren que el mojo se posee, no se aprende, y que se va a muerte con él hasta las últimas consecuencias. Ejemplos claros se me ocurren ahora mismo dos: unos noruegos a medio camino del Punk y el Glam Rock llamados Turbonegro y unos estadounidenses que beben del mencionado Punk Rock y del Rock and Roll más molón que se hacen llamar Supersuckers. De estos últimos son de los que vamos a hablar hoy.

Nacidos en 1988 en la zona de Tucson, Arizona, y al año siguiente asentados en la Seattle del emergente Grunge, este cuarteto se edifica alrededor de la figura de Edward Carlyle Daly, más conocido como Eddie Spaghetti, que además de tocar el bajo tomó con fuerza el micrófono tras la marcha de Eric Martin y lo hizo suyo a base de energía y personalidad. Junto a él están dos duros e imbatibles escuderos armados con guitarras llamados Dan “Thunder” Bolton y Rontrose Heathman, presentes desde el inicio aunque este último estuvo fuera dos años a partir de 1995 y en 2009 dejó la banda de manera definitiva.

La banda de Tucson y afincada en Seattle, liderados por el carismático Eddie Spaguetti, se llegaron a autodenominar como la banda más grande de Rock ’n’ Roll del mundo

Lo único que no se ha mantenido constante en la autodenomina “banda más grande de Rock ’n’ Roll del mundo” es el papel de batería desde la marcha de Dan Seigal en 2003, pasando por dos percusionistas más hasta encontrar al actual y definitivo Scott Churilla en 2006. Su personalidad y estilos bien marcados no les ha impedido relacionarse con bandas de diferentes estilos, desde Mudhoney hasta Rob Zombie pasando por The New York Dolls, Eddie Vedder de Pearl Jam, Willie Nelson y unos Motörhead cuya esencia corre por las venas del grupo.

Sin duda relacionarse con el movimiento Grunge y estar en uno de los sellos alternativos por excelencia de Seattle les ayudó a elevarse un poco en cuanto a popularidad y repercusión, pero lo que más ayudó fue su fuerte carisma y su potente propuesta, alcanzando un pico importante en su segundo álbum, La Mano Cornuda (1994, Sub Pop Records), donde esa particular simbiosis que realizan entre el Punk, el Rock ‘n Roll y el Country cristaliza en temas directos y sabrosos como ‘High Ya!’, ‘Mudhead’ y ‘She’s my Bitch’.

Su fuerte carisma y su potente propuesta, una particular simbiosis que realizan entre el Punk, el Rock ‘n Roll y el Country, les ayudó a elevarse en popularidad y repercusión

No obstante, su estilo gamberro y adictivo se haría más fuerte y brillante en el estupendo The Evil Powers of Rock ’n’ Roll (1999, KOCH). Si en algún momento estuvieron realmente cerca de ser la banda más grande de Rock ’n’ Roll del planeta fue con este trabajo, divertido y electrizante de principio a fin. Cada canción es como un gancho directo al mentón, lleno de himnos de la talla del tema homónimo, ‘Cool Manchu’, ‘Hot Like The Sun’ y ‘Goin’ Back to Tucson’. Sencillamente imprescindible para todos los neófitos, y que tengan por seguro que lo van a pasar en grande con este disco.

Por supuesto, viendo sus características uno puede pensar que estamos ante otros esclavos del Rock ’n’ Roll como Motörhead que se bastan con hacer el mismo disco una y otra vez, con buen resultado dado que hablamos de bandas que los tienen muy bien puestos y bien por y para el Rock. Sin embargo, Supersuckers cuentan con alguna sorpresa extra que nos hace imposible hablar de una banda monótona. Un as en la manga que casi parece una curiosidad, pero que encaja completamente en el espíritu de la banda. Hablamos de Must’ve Been High (1997, Sub Pop Records).

Supersuckers cuentan con alguna sorpresa extra, como su alucinante disco de Country Must’ve Been High, que nos hace imposible hablar de una banda monótona

En este disco, la banda de Eddie Spaguetti se vuelva por completo en el elemento Country de su música, dejando el divertido Rock aparcado y minimizando el Punk hasta que queda disimulado en su fórmula. Porque el groove se tiene o no se tiene, y eso se lleva hasta las últimas consecuencias, incluso cambiando el registro. Y vaya que si se mantiene, porque menudas joyas que encierra este vibrante disco. Desde la homónima hasta el estallido de ‘Hangliders’, pasando por ‘Dead in the Water’, ‘The Captain’ y ‘One Cigarette Away’.

Y aunque sus discos sacados en el cambio de siglo puedan pecar de menos brillantes o frescos, parece que han conseguido renovar el crédito este año con Get the Hell (2014, Acetate Records). Quizá no tenga nivel para competir con los discos mencionados en el artículo, pero no le falta potencia y saber hacer. Y es que el tuvo, retuvo, y siempre debemos confiar en que los Supersuckers nos den ese más de lo mismo que en ellos siempre es bien recibido.

Habrá que aprenderse bien varios de los himnos de este disco de cara a la iniminente gira española que empieza hoy mismo para presentar dicho disco. No dudéis en acercaros, porque el espectáculo estará garantizado. Las fechas serán las siguientes:

  • 17 de septiembre, Logroño, Biribay
  • 18 de septiembre, Madrid, Gruta 77
  • 19 de septiembre, Vitoria, Jimmy Jazz
  • 20 de septiembre, Oviedo, Faan Fest
  • 21 de septiembre, Bilbao, Kafe Antzoky
  • 22 de septiembre, Cáceres, Barroco
  • 23 de septiembre, Cádiz, Supersonic
  • 24 de septiembre, Murcia, Garage Beat
  • 25 de septiembre, Valencia, Loco Club
  • 26 de septiembre, Lleida, Café del Teatre
  • 27 de septiembre, Badalona, Estraperlo Club

Anuncios