Esta es una sección donde los excesos son premiados, sobre todo los instrumentales, que son los que favorecen que el minutaje de ciertos temas se nos vaya a proporciones mastodónticas, pero lo podemos perdonar por la inmensa calidad con la que los artistas tocan al mismo tiempo que se desatan. No quisiera categorizar, pero diría que los excesos instrumentales que más me conquistan son los guitarreros, por eso llego a pensar que estos son los mejores.

Ya en esta sección hemos visto por parte de Ferraia la presencia de Built to Spill, uno de los grupos guitarreros (al menos por la parte de la intensidad) por excelencia. No obstante, si tenemos que hablar de guitarras, hay que hablar también de virtuosos que saben hacer gemir a su instrumento para darnos una buena sacudida a nuestros sentidos. Por eso, si hay que hablar de guitarras, hay que hablar de gente como Duane Allman.

Nuestra intención no es querer cargarnos el sistema, pero mantener cada canción por debajo de los 3:14 no funciona con nosotros, y nos dimos cuenta de que el público era una parte muy importante de lo que hacíamos, pero no podíamos duplicarlo en el estudio. Finalmente nos estalló la bombilla, teníamos que hacer un disco en directo (Gregg Allman).

Con estas palabras describía su hermano Gregg que el verdadero espíritu de la banda que lideraban ambos hermanos, intencionadamente llamada The Allman Brothers Band, cuya verdadera chispa no se encontraba en sus discos de estudio (muy buenos, eso sí), sino sobre un escenario. Allí todos los miembros se empleaban al máximo y las canciones cobraban vida propia y se desmelenaban, alcanzando duraciones larguísimas por culpa de las improvisadas jams que estos talentosos instrumentistas se marcaban con un magnífico acierto.

Qué mejor muestra de lo bien que se las gastaban tocando en vivo que At Fillmore East (Capricorn, 1971), globalmente considerado como uno de los mejores discos en directo de la historia, y no sin motivos. Ocupando cuatro caras de vinilo encontramos siete temas donde solo tres duran cinco minutos o menos, encontrando temas que se van más allá de los 10 o los 15 minutos o, como en el tema que nos ocupa, los 20 minutos. La versión de ‘Whipping Post’ de este disco no es solo una espectacular evolución de la original donde el grupo se lo pasa en grande sacudiendo a sus instrumentos, sino que vemos una actuación de Duane Allman con la que quitarse el sombrero. No solo por ejecución a la hora de parir espectaculares solos con su guitarra, sino por el sentimiento que pone en cada punteo, lo que demuestra por qué es uno de los guitarristas más grandes que ha dado el rock y cuánto ha dolido su pérdida. Pero poco importa cuando escuchamos este tema y la banda nos anima y nos electrifica con su potencia.

Playlist | El tamaño sí importa

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:user:hipersonica:playlist:77goeTnnkJfan4P4Z8eyGe

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments