El tamaño sí importa (VIII): ‘Hotellounge (Be the Death of Me)’, de dEUS

Todo estaba por llegar. 1994 fue un año en el que empezaron a ocurrir muchas cosas, y desde luego la llegada al mundo, en septiembre de aquel año, de Worst Case Scenario (Island Records, 1994), el disco de debut de los belgas dEUS, no fue una de las que más llamó la atención. Por entonces el britpop lo inundaba todo, y la gente jugaba a su Beatles vs. Rolling particular al decidirse entre el Parklife de Blur y el Definitely Maybe de Oasis. Claro, estaba nadie como para escuchar a dEUS.

Tiempo después ya quedaba hueco para desentenderse de la guerra, para comprender que se nos había pasado por alto el disco de debut de una banda que ha conseguido mantener en estas dos décadas un nivel brillante. De dEUS hay varias canciones largas que destacar, pero la primera, la que realmente hizo que les jurase amor eterno fue ‘Hotellounge (Be the Death of Me)’. Desde el machacón y repetitivo agudo del inicio, hasta las guitarras que explotan en el inicio de un estribillo en el que Tom Barman empezaba a dejar claro que, en eso del carisma, él se había caído dentro de la marmita cuando era pequeño.

“This elevator only takes one down”, she said
“This place, this hotel lounge
It’s my daily bread…
But i’m underfed”

dEUS metiéndonos en un ascensor que, a pesar de lo corto de su recorrido, dejaba claro que su calidad hacía los honores suficientes para entender el por qué de la apuesta de Island Records por ellos. El as en la manga de Worst Case Scenario, la canción que les valió la fama que hayan podido llegar a alcanzar, fue ‘Suds and Soda’, pero esta joya escondida cuando el disco alcanzaba el corte 10 conseguía el plus del click emocional al que todos aspiran y que tan pocos encuentran.

Después llegaron otras grandes canciones, algunas en extensión también, como aquel inicio fantástico del Pocket Revolution de la mano de ‘Bad Timing’, pero si tenemos que elegir, que sea ‘Hotelounge (Be the Death of Me)’.

Playlist | El tamaño sí importa

Anuncios