Anuncios

El tamaño sí importa (XIII): ‘Bluebird of Happiness’, de Mojave 3

La preparación. Darle vueltas a una idea principal y decorarla, ponerle algo de adorno. Convertir ese adorno en algo prioritario, no en relleno estúpido. Al final todo gira alrededor de un momento puntual, pero lo que envuelve a ese instante, lo que lo abraza, acaba siendo una porción del recuerdo tan importante o más que ese punto exacto. Pasa cuando quieres prepararte algo a conciencia (todos estáis pensando en unas velas y una cena romántica para acabar follando, pero no hablo de eso. O no solo de eso), y también pasa cuando algún artista en concreto construye una canción.

Mojave 3 nació de las cenicas de Slowdive. Básicamente, Mojave 3 eran un mucho de Neil Halstead y un poquito de Rachel Goswell. Juntos lanzaron cinco discos, si bien su disolución definitiva nunca ha sido anunciada, y la idea de trabajar en material nuevo siempre planea sobre sus vidas. Lo cierto es que, en cuanto a material de estudio se refiere, los británicos llevan casi nueve años sin noticias, desde aquel lejano Puzzles Like You (4AD, 2006). Neil está más atento a su carrera en solitario, y Slowdive ha tenido el suficiente éxito en su gira de reunión como para no tener prisas.

En su cuarto disco, Spoon and Rafter (4AD, 2003) una canción maravillosa ponía el inicio, ‘Bluebird of Happinness’. Una construcción compleja y fascinante, diseñada para esa ruptura de la entrada del piano en el 03:39 y de la luz, en un tema que hasta ese momento prepara el terreno entre maravillas, ritmos repetitivos, y la idea de encontrar una forma de volver a casa, de volver a sentirse seguro y a gusto. Como si ese 03:39 fuese el final a un camino no exento de dificultades, y como si la vuelta a la calma nos hiciese caer en la cuenta de que, quizás, todo haya sido un sueño.

Gotta find a way to get home strong
Gotta find a way back home
Gotta find a way back home
Gotta find a way back home

Playlist | El tamaño sí importa

Anuncios