Cuando nos encontramos en esa fase de la vida donde tenemos perfectamente delimitado nuestro estilo musical predilecto, independientemente de la edad que se tenga, siempre termina habiendo en nuestra biblioteca algún que otro grupo que rompe completamente con la tónica general de la misma. Esos pequeños rara avis en nuestra colección de los que no podemos prescindir y por los que siempre sentiremos un especial cariño, aunque el 99% de lo que escuchemos en ese determinado momento sea o bien metal extremo o bien electrónica pastillera. Durante un tiempo, The Smiths entraban dentro de esa clase de grupos que se diferenciaban por completo de lo que predominaba en mi reproductor.

Sin embargo, cuando hablamos de un grupo tan importante e influyente, con una discografía tan exquisita como la que poseen, resulta menos sorprendente que rompan la barrera de su género hasta para gente nada habituada a su indie pop tan característico. Es por ello que he decidido aprovechar mi turno en El tamaño sí importa para hacer mi pequeño homenaje a una banda sobre la que ya está casi todo dicho y, especialmente, para una de sus canciones más queridas y brillantes, tanto que hasta rudos metaleros de pelo en pecho como Paradise Lost se atrevieron a versionarla.

https://www.youtube.com/embed/mGCB4l-0P7I

Hablar de ‘How Soon Is Now?’, como ya he dicho, es hablar de una de sus canciones más emblemáticas, aunque paradójicamente no es de las que más representan al 100% el sonido de The Smiths. El grupo había llegado de publicar su debut homónimo (Rough Trade, 1984) y habían decidido desmelenarse un poco más y probar cosas más arriesgadas. Sólo un año después de aquel disco publicarían este single donde Johnny Marr dejaría de probar cambios de acordes y experimentaría construyendo una canción alrededor de un sólo acorde.

Una posterior serie de probaturas y efectos aplicados en el estudio terminarían de darle a ‘How Soon Is Now?’ esa atmósfera tan envolvente y tensa que es completamente inconfundible. Morrisey terminaría de redondear esta sublime pieza con su directa letra y con una interpretación vocal sobrecogedora, hechizante cuando el sonido es más suave para luego tornarse casi poderoso en el estribillo. Muchos grupos no tendrían sentido de no ser por el legado de The Smiths y también de esta canción, por ello nunca está de más recuperarla de vez en cuando para recordar su enormidad y para levantarnos a aplaudir cuando termina. No merece menos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments