Pezones rozándose, desnudos, mensajes aspiraciones/inspiracionales en medio segundo, una cremallera en la cicatriz de la cesárea, la virginidad es un constructor social, el traje rojo de Britney, sillas de ruedas, sudores, humo y neones, quemas de brujas, caballos dorados y espadas.

Si ‘Mandy’ era las fantasías heavy metal hechas película, ‘Mother’s Daughter’ es el ‘Mandy’ del feminismo. Bien, Miley. Su madre lo aprueba también.

Swish swish, motherfucker

Artículo anteriorThom Yorke – ANIMA: su mejor disco en solitario
Artículo siguienteLos 50 y algo mejores discos de 2019 hasta ahora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.