Me ha costado horrores encontrar una crítica negativa a este Nights Like This, un disco que sirve de constatación definitiva de que muy pero que muy pocos medios tienen la valentía de meterse con la gallina de los huevos de oro de la ‘mayor’ de turno. Sí, habéis leído bien, Eli Paperboy Reed viene de fichar por Warner Bros tras un efímero paso por Capitol abandonando a los románticos de Q Division como el que deja el Granada para chupar banquillo en el Real Madrid. De momento el apoyo de los medios lo tiene, ahora bien, ¿contará Eli Reed con el apoyo del público? Ahí tengo dudas, muchas dudas.

Conste que el movimiento realizado por Eli Reed se dirige, directamente, hacia el público mayoritario, a obtener el beneplácito del que escucha lo que le ponen si preguntar ni qué ni por qué. Esto, como muchas otras de las realidades que contiene Nights Like This no tiene que ser negativo per se, ahora bien, convendremos todos que el de Boston viene de pegarse un hostión de cuidado, probablemente ha tirado por el retrete una carrera hasta el momento convincente solo para obtener el beneplácito del sector más cruel del público, aquel que te eleva muchas veces sin merecerlo y que te desecha en cuanto el capricho se constata como pasajero.

https://www.youtube.com/embed/Smt_DFY5lsw

Debo reconocer que no tenía ningunas ganas de ponerme catastrofista hace unas semanas cuando os adelantaba el lanzamiento del presente álbum y daba a conocer a ‘Shock the System’, uno de los pocos minutos de este vergonzoso pastiche que acaba aguantando el tipo. Voces de agoreros no faltaron avisándome que Eli Reed se había visto seducido por el verde y que lo de Come On and Get It! no era el lapso que en su momento quise ver. Evidentemente mis expectativas no son responsabilidad del otrora repartidor de periódicos (apuesto que para el siguiente disco se ahorra el pseudónimo), pero algo habrá hecho mal el norteamericano si yo he acabado confiando más en su talento de lo que ha demostrado hacerlo él mismo.

Quizás surjan voces calificando esto de boutade alegando que el Soul primitivo y metálico podía estar agotado y que Eli Reed ha acabado haciendo lo que haría todo hijo de vecino: take the money and run creo que dicen en Massachusetts. Evidentemente el escéptico en este caso es el más ciego de todos, y la avaricia el movimiento más estúpido. No sabría decir si el cambio de registro viene determinado por el fichaje por la mayor (mediante presiones en forma de inversión millonaria y apoyo a giras y restos de chuminadas) o si lo de abandonar la trompeta y abrazar el sampler llegó antes. En este caso es indiferente si llegó antes el huevo o la gallina, el problema es que el feto nos ha nacido deforme.

No me cabe la menor duda de que llegarán nuevos adeptos, muchachitas acompañadas de sus madres, o de las madres de sus amigas si las primeras no dan permiso, poblarán la primera fila en sus conciertos, gritarán enfervorizadas ante los grititos de alguien que pudo ser el nuevo Sam Cook y se ha conformado con ser un remedo de Michael Bublé con purpurina y whissin en la trastienda. Eso sí, también vaticino que unos metros más atrás, superada la masa aparejada con chorradas de Hello Kitty y carpetas forradas con la cara de, yo que sé, el más gilipollas de los miembros de One Direction, la imagen será esperpéntica. Cabezas gachas o miradas atónitas, sudores fríos y más de una arcada serán la tónica ante un concierto con la ausencia de los True Lovers, quienes desde ya estarán peregrinando hacia la oficina del INEM más cercana. El acabose, el momento cumbre, será ‘WhooHoo’ actuando como punto álgido, ese momento en el que tiembla la tierra ante un inminente Wall of Death en el que, entre el ruido ensordecedor, sobresaldrán expresiones del tipo ‘sí tía, me lo dijo por el guasa’ o ‘¿nos hacemos un selfie con morritos?’.

https://www.youtube.com/embed/WPqDP8Qdon4

Me imagino que nada de esto importará a Eli Reed ni al señor del maletín que se esconde detras de él utilizándolo como José Luis Moreno usaba al pingüino. Los grandes damnificados por este Nights Like This somos aquellos que hemos bailado miles de veces al son de ‘Stake Your Claim’ o de ‘(Doin’ the) Boom Boom’. En esencia el de Boston sigue siendo tan pueril como lo era cuando nos puso a bailar en la gira de Roll With You, pero el tiempo le ha hecho mil veces más estúpido.

1.3/10

No faltará quien le compre la chuchería ni quien se deleite ante el Soul artificial y artificioso de Nights Like This (que ni es Soul ni es nada). No pienso recomendar visitas al otorrino ni a la consulta del Doctor Chou. Solamente anuncio que me lo pensaré dos veces antes de volver a endiosar a un gringo con cara de bobo, porque al final, el que acaba con cara de bobo de verdad, soy yo.

Voy a tirar de la cadena.

Más de Eli Paperboy Reed en Hipersónica | ¿Por qué Eli “Paperboy” Reed dosifica cada vez más su soul? Se busca nuevo rey | Eli “Paperboy” Reed en Santiago de Compostela (Sala Capitol, 17.11.10): la ventaja de saberse un referente

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments