Poca presentación necesitaba el doble programa que teníamos reservado para la noche del jueves en Gijón: Elle Belga, compartiendo cuatro fechas en la gira de Matt Elliott en España, y tocando en casa y en la Sala Acapulco, que les recibió con un rótulo de leds con su nombre en letras rojas. Sabíamos que iba a ser un concierto en petit comité: familia, amigos y conocidos que estuvimos apoyando la presentación de 1507 segundos prestados, cuya edición física habrá que esperar a después del verano. Y digo yo, ¿y por qué no un vinilo con esas seis canciones y la soberbia imagen de portada de Fiumfoto a tamaño grande?

Fany Álvarez y José Luis García, Elle Belga, no son un dúo cualquiera en el panorama musical estatal. Su folk de autor ha explotado en este mini álbum de versiones en los que acuden a Paco Ibáñez, Joan Manuel Serrat y a una pieza atemporal como ‘La llorona’ y a un romance medieval, pero en este concierto hubo algo más: temas de 1971 e inéditos. Todos preparados con unos arreglos adecuados al formato simple y llano de dúo: voz y percusión para Fany, y voz, guitarra y samples para José Luis.

Elle Belga, haciendo realidad la máxima de menos es más

Y la primera en la frente: ‘Plegaria’, un oscuro tema inédito cantado a dúo. Severos y serios, con el público pendiente de ellos, casi se cortaba con un cuchillo el espacio entre emisor y receptor. Y que lo encadenaran con la versión de ‘Who by Fire’, que hicieron para First We Take Milán, el homenaje a Leonard Cohen con motivo de la concesión del Premio Príncipe de Asturias de las Letras, lo hizo todavía más sublime.

Hubo temas de 1971: ‘El tiempo’, ‘Todas las cosas’, ‘La nana de la mora’ y ‘Escóndete’, todas ellas casi irreconocibles con la vuelta que le han dado a las originalmente publicadas en 2009 por Acuarela. Sin apenas arreglos, soportadas simplemente por poco más que voces, guitarra y percusión, este dúo vocal hizo realidad lo que en Hipersónica ya habíamos dicho de ellos: menos es más.

Y no solo eso: los otros temas inéditos, como ‘La esperanza’, en la que dicen “ayer conocí a la esperanza y sentí dolor” o ‘He luchado por tí’ conducida por una guitarra fronteriza a lo Ry Cooder, nos hacen esperar muchísimo del futuro de una formación de la que esperamos recibir muchas alegrías en el futuro. Por lo pronto esas revisiones de ‘Sol’ de Manta Ray, espectacular, del ‘Romance del Conde Niño’ y La llorona me parecen de una delicadeza sublime.

Lo que viniera después casi ni importaba, pero era Matt Elliott quien estaba a punto de aparecer con su guitarra acústica, esa voz casi agónica, fantasmagórica por momentos, y su cacharrería que le permite amplificar a su voluntad el cascarón folk de su propuesta en directo. The Broken Man, publicado por Ici d’ailleurs y distribuido por Acuarela en España, era la excusa para volver a tenerlo con nostros.

Su excesiva melancolía no es para mojigatos. El de Bristol, que ha conseguido en este disco desgarrarse por dentro, logró desgarrarnos también a nosotros con un cancionero al que la OMS debería tener catalogado para no recomendar a propensos a la angustia. Matt Eliott lo consiguió desde el primer minuto en que se sentó en su silla y agradeció la presencia de los pocos que estábamos allí.

‘Dust, Flesh And Bones’, un tema de más de nueve minutos, ya alcanzó la diana de nuestros corazones como un punzón mortífero que acabo por enviarnos a una dimensión acaso más dulce. Esa pieza por sí sola ya mereció haber estado en la Sala Acapulco, como también lo fue ‘Please, Please, Please’ o ‘Oh How We Fell’, tres cortes de este hombre roto que dicen que ha concluido su trilogía de Songs.

Facebook | Elle Belga
Sitio oficial | Matt Elliott
Fotografías | Víctor R. Villar en Pinterest
Más en Hipersónica | Elle Belga — 1517 segundos prestados: cuando menos es más, Gira española de Matt Elliott: habrá cuatro fechas con Elle Belga

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments