Anxela y Violeta forman Bala. Y de Bala os hemos venido hablando últimamente porque su irrupción nos ha fascinado. Human Flesh (Matapadre, 2015) se ha convertido en uno de nuestros debuts nacionales favoritos de este 2015. Torrente de potencia y descaro, charlamos con Anxela, guitarra y voz, sobre sus inicios, la digestión de sus últimos meses como banda, y sus planes de futuro.

Hipersónica: Sois bastante jóvenes, pero tampoco es que Bala sea vuestra primera aventura musical, háblame de vuestras experiencias previas.

Bala: Bueno, en realidad Violeta es más joven que yo, pero también es cierto que lleva mucho mas tiempo en la música. Ella lleva media vida tocando la batería, y yo comencé a tocar la guitarra hace solo como unos tres años. Antes tocaba la guitarra típica, la española, en el colegio. Nada más empezar con la guitarra, monté ya una banda, que también era un dúo, y me uní a otra. Todo ello en Coruña. Violeta, por su parte, siempre ha estado tocando en muchas bandas, desde muy joven.

HS: ¿Siempre habéis tocado con referencias estilísticas similares, o Bala ha supuesto un cambio?

B: Yo estaba en una banda que era más puramente stoner, y en otra que sí se parece más a Bala. Más grunge y noventera, aunque Bala es algo más enérgico.

HS: ¿Cómo nacéis como dúo?

B: Violeta y yo ya nos conocíamos previamente. Los grupos en los que estaba yo antes de Bala, por unos motivos o por otros no continuaron, así que nos encontramos en un momento en el que vimos la oportunidad de tocar juntas. Era algo que acabaría pasando antes o después. Nos teníamos cierta admiración tanto personal como musical, la una por la otra, así que empezamos con Bala. Fue muy natural, nuestras referencias, nuestros gustos, nuestras intenciones son las mismas, por lo que ha resultado muy fácil.

https://www.youtube.com/embed/hzTfCmRHEsQ

HS: ¿Qué conseguísteis con Bala que no alcanzábais con vuestros grupos previos?

B: Pues no estoy segura, pero lo cierto es que algo ha habido. Este no parar, dar tantos conciertos, tener ya un disco… De hecho, para Violeta es su primer vinilo, aunque discos sí había grabado previamente, y para mí es el primero lo mires por donde lo mires, en mis otras bandas, o llegué tarde y no participé en la grabación, o nos disolvimos tan pronto que no llegamos a sacar disco. Por otra parte, esta repercusión que estamos alcanzando con Bala nos es absolutamente desconocida previamente.

HS: Como sabéis, a nosotros nos ha gustado mucho, pero no somos los únicos. ¿Esperábais la repercusión que ha tenido vuestro debut?

B: No, no, qué va. Para nada. Cuando empiezas un proyecto así lo haces simplemente porque te gusta, porque te lo pasas bien, porque disfrutas. Ésa es la única pretensión, junto con desestresarte y liberarte. Lo que vino después fue totalmente inesperado, nunca pensamos en esto. Estamos muy contentas de que fuese así, claro, pero no lo esperábamos para nada.

HS: Tardo en llegar de casa al curro unos 25 minutos. Llevo el disco en el coche, y me lo ventilo en cada viaje. Es un poco locura preguntar esto cuando vuestro debut tan solo lleva un par de semanas en el mercado, pero ¿para cuándo hay más?

B: Pues no lo sé. La verdad es que podríamos haber esperado a tener tres o cuatro tema más, pero decidimos sacar ya el disco porque nos apetecía mantener la frescura de las canciones que contiene, el hecho de que estuviesen grabadas desde hace poco. Lo hicimos cuando lo sentimos, teníamos ganas de que fuese un disco intenso, y ya está. Incluso nuestros conciertos tienen esa misma idea: intensos y cortos. Es decir, cuando acabamos los conciertos a veces nos dicen “coño, es que ha sido muy corto”. Yo siempre pienso que mejor que me digan eso, y no que me digan que ha sido muy largo (risas). Con el disco pasa un poco lo mismo, queríamos dejar esa sensación. Pero bueno, es cierto que tenemos temas nuevos, ya hay un par de ellos acabados, y alguno más en proceso. En cuanto tengamos unos cuantos, nos plantearemos segunda parte.

HS: Cuando escuché el disco por primera vez me recordó a lo que sentí el año pasado escuchando el debut de Mourn. No porque estilísticamente os parezcáis, sino por la sensación de estar escuchando algo gordo, con un recorrido potencial muy amplio. Desde luego, como mínimo, fuera de España. Ya sé que os da alergia hacer planes a largo plazo, pero a día de hoy, una vez visto que está funcionando el disco, ¿cuáles son las pretensiones reales de Bala?

B: Bueno, antes de nada, gracias por tus palabras. La idea ahora es tocar, tocar y tocar. Tenemos muchas fechas cerradas y otras que están a punto de cerrarse. Pero sí, claro, nos vemos con ganas de dar el paso y tocar fuera de la Península. Esperemos que ese momento llegue, que llegará.

bala1

HS: ¿Llegará? Eso suena a que sabes algo y no lo sueltas.

B: (Risas) No, no. Sé lo que queremos, lo que nos planteamos, pero todavía no sé si será posible. Tenemos cosas pensadas a nivel Europa, y parece que alguna puede salir. Pero no hay que adelantar acontecimientos. La idea que tenemos es no parar.

HS: A ese nivel, ¿estáis pensando en tocar fuera, o también en editar?

B: No, no, de momento solo estamos pensando en tocar fuera. Estamos felicísimas en Matapadre, fue lo mejor que nos pudo pasar. No sé si llegará algo más fuera, pero ahora mismo no nos lo planteamos para nada.

HS: Grabásteis en A Coruña, pero mandásteis las mezclas a California, las hizo Maor Applebaum, que trabajó con gente como Cynic, Halford, Faith No More. ¿Por qué lo escogísteis a él?

B: Pues por un único motivo. Una de las bandas que más nos gusta, en la que coincidimos Violeta y yo, es Carusella, que nos flipa muchísimo a las dos. Nos encanta como suena el disco, la masterización. Buscamos quién había hecho ese trabajo, y por eso lo elegimos a él. Estuvimos preguntando a amigos, dónde lo habían hecho ellos, tuvimos alguna duda, pero al final nos decidimos por él, por el tema de Carusella básicamente.

HS: Cerráis el disco con ‘Joan Vollmer’, una mujer que murió asesinada, presuntamente por error, y concretamente por una bala. ¿Por qué ella para cerrar el disco, además de hacerle otros guiños durante el mismo?

B: En el diseño del disco está ella, está Joan Vollmer. Nuestros guiños van en ese camino, también en el propio nombre del grupo. Desde que me enteré de su historia me llamó muchísimo la atención. Me parece una tragedia increíble. Algo sobre lo que escribir libros y libros. Y canciones, claro. Yo soy muy fan del que fue su marido, William S. Burroughs, y me pareció una historia que no quería dejar pasar por alto, quería hacerle mi particular homenaje.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments