Los sevillanos Carving Colours son, aparte de más majos que las pesetas, una de las bandas revelación en el mundo del Metal patrio. Metal Progresivo con Death melódico como guía configuran una estructura sólida y estimulante que tiene a No Way but Forwards como primera parada de la que se presume una prometedora carrera que lleva en marcha desde 2010 pero que este año ha ofrecido su primer fruto. A alguno de sus integrantes ya le conoceréis por estos lares pero vamos a conocerles un poquito mejor. Ojo pues alguna de las cosas que nos comentan no tienen desperdicio.

Antes de nada, me gustaría nos aclaráseis por qué Carving Colours y qué relación guarda, si la hay, vuestro nombre con lo que sois como banda, concepto creativo y espectro musical en el que os movéis.

JULIO: El nombre de Carving Colours es una propuesta que nos trajo Juan Pablo (guitarra), y que nos supo vender muy bien. El uso de la aliteración en las dos palabras que forman el nombre de la banda lo hacen más sonoro y pegadizo. Recuerda: Clark Kent, Peter Parker, Mickey Mouse… todos estos nombres hacen uso de este recurso.

ARTURO: Por otra parte, nos gustaba la idea de que Carving Colours (“tallando colores”) es una acción imposible. Un color es algo físicamente imposible de tallar; se puede tallar un objeto de un color, pero no se puede tallar el color en sí. Lo irrealizable es un buen punto de partida para nuestra imaginación; nos supone un desafío y nos anima a derribar barreras, empezando por las nuestras propias.

JULIO: Y en cuanto al concepto creativo y el espectro musical, a lo largo de nuestras composiciones utilizamos a menudo recursos musicales como los cambios de tonalidad o los intercambios modales. Éstos hacen que la música cambie el ambiente o el “color” que tiene. “Tallando colores” es una metáfora de la manera en la que componemos. No nos gusta dejar nada a la improvisación, y cada nota y cada detalle están pensados. Además, nos gusta movernos entre la vertiente más agresiva del metal, con guturales y demás, y los momentos más íntimos, así que podríamos decir que nos movemos por todo el espectro, no solo de colores, sino de sensaciones y emociones. Como nota adicional, elegimos la forma COLOURS en lugar de la habitual COLORS para poder contar con dos palabras de siete letras en el nombre, que es algo que a nivel estético da más juego, para poder explotar la simetría, por ejemplo.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=453659972/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e99708/t=1/transparent=true/

En base a lo que os conozco y lo que he podido leer ya que sigo vuestra actividad en redes sociales desde hace bastante tiempo, entiendo que desde que se puso el proyecto en marcha en 2010 os ha resultado bastante complicado consolidar una formación. ¿Podéis contarnos cómo ha sido el proceso? ¿Sois todos amigos o sois de los que roban estrellas a otras bandas a base de talonario?

LUIS: Somos todos amigos por supuesto, creemos que es lo principal en un grupo, que se respire buen rollo en el ambiente. La verdad es que de 2010 hasta ahora ha sido complicado consolidar la nueva formación. Empezamos siendo solo cuatro y tras varios cambios de formación llegamos a la actual. Ha sido un proceso muy largo y hemos vivido unos momentos muy duros, pero actualmente estamos muy contentos con la formación, no podríamos estar más cómodos.

ÁLVARO: Alejandro (voz) y yo sí habíamos coincidido en un proyecto musical anteriormente. De hecho vi en directo a Carving Colours antes de entrar, y una de las primeras cosas que pensé fue “aquí encajaría Ale”. Cuando me propusieron entrar me lo pensé bastante. Había dejado mi anterior grupo para dedicarle más tiempo a mis propias composiciones y a tocar por mi cuenta; sin embargo, cuando me pasé por un ensayo de Carving Colours y volví a escuchar como sonaban en directo se me quitaron todas las dudas.

Creo el último en llegar a Carving Colours fue Alejandro Romo y que el periodo de búsqueda fue bastante largo. Supongo esta larga búsqueda tuvo su impacto en el proceso de composición, ¿verdad? ¿Cambiaron muchas cosas de lo que teníais avanzado tras la llegada de Alejandro?

JUAN PABLO: Con la llegada de Alejandro reescribimos todas las letras y lineas vocales que teníamos previas, pero instrumentalmente no cambió nada. Alejandro se adaptó muy bien al grupo e hizo un trabajo enorme en muy poco tiempo (sólo pasaron seis meses desde que entró en la banda hasta que entramos al estudio).

ÁLEX: El trabajo a afrontar al enrolarme en el grupo fue bastante motivador y a la vez de una dureza considerable. Decidí no escuchar ninguna de las lineas vocales antiguas y olvidarme por completo de las letras, y dentro del marco del disco reescribir desde mi prisma el significado y la “historia” de No way. Puedo decir que es de lo que más orgulloso me siento, de haber dejado mi huella ya no en la interpretación sino en la elaboración de todo el apartado vocal. El resto del grupo me demostró una confianza casi ciega, ya que apenas conocían mis habilidades como compositor de lineas vocales y esa confianza me dio la inspiración necesaria, además de la música, que es el verdadero motor de todo, claro.

Entrando ya en lo que es el disco, una de las cosas que destaqué en mi review es que considero muy interesante el esfuerzo por apostar por un sonido que os alejase de los gigantes del género en que os movéis. ¿La apuesta fue premeditada o simplemente fueron fluyendo así las cosas?

LUIS: Diría que no fue premeditado, simplemente queríamos sonar originales, y no recordar directamente a un grupo famoso. Por supuesto se notan nuestras influencias pero nos gusta que Carving Colours tenga su propio sonido, es algo en lo que los seis estamos de acuerdo. Yo diría que fueron fluyendo así las cosas. Todos hemos tenido claro que queremos un sonido original, no es algo que se haya tenido que votar ni consensuar.

JUAN PABLO: Cuando se piensa en metal progresivo, lo primero que se viene a la mente es algo “tipo Dream Theater”(virtuosismo, largos fragmentos instrumentales…). Nosotros no estamos en esa liga, por limitaciones técnicas y porque pensamos que en la música progresiva se pueden hacer cosas muy interesantes sin tener que ser el que toca el solo más complicado y rápido. Preferimos tirar por un camino más cercano a Opeth, Pain of Salvation, Mastodon o Leprous.

JULIO: Por otro lado, luego comentas el tema del sonido poco saturado y que el rango dinámico está cuidado. Ahí si que fueron surgiendo así las cosas, porque bien es cierto que cuando hablamos con Leo (de JOTUN Studio) si teníamos en mente cómo queríamos sonar, al menos algunas partes, o algunos instrumentos, pero ese detalle concreto no lo tratamos. Al final, Leo supo convencernos de que era mejor no saturar el sonido, dejarle espacio, y que la rueda del volumen está para subirla si hace falta. Está bien porque el disco tiene momentos en los que están pasando muchas cosas al mismo tiempo y durante mucho tiempo seguido. Si hubiéramos tirado por un sonido más saturado, quizás sería cansado de escuchar. Así que la apuesta de Leo ha resultado ser ganadora.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=453659972/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e99708/t=4/transparent=true/

Otra de las cosas que uno percibe nada más comenzar la escucha del álbum es que el sonido Goteborg es una de vuestras principales influencias. Contadme, ¿sois todos seguidores de Dan Swano o es que simplemente es imposible aproximarse al Metal Progresivo con el Death Melódico como óptica sin que Edge of Sanity sean el punto de partida?

ÁLEX: A mi personalmente todo lo nórdico me suele gustar, pero ya te digo, creo que no hemos ido a un patrón fijo, el sonido ha sido el que ha requerido el disco, o al menos eso pienso. Claro está, las influencias de cada cual siempre estarán presentes en menor o mayor medida.

ARTURO: Creo que Álvaro (guitarra) es el único bien metido en el mundo de Swanö. Los demás no nos hemos llegado a sumergir tanto, yo no diría que es una influencia directa. Sí, nos ha salido cierta similitud con EoS, pero lo cierto es que nosotros hemos escuchado mucho más a otros como Dark Tranquility, In Flames, Mors Principium Est o In Lingua Mortua. Esa vertiente es sin duda una referencia. Nos apetece incluir en nuestra música mucho de lo que ellos transmiten, pero también alzamos la vista hacia otros gigantes muy diferentes. Si tal y como dices el death melódico ha terminado pareciendo bastante cimentador para No Way but Forwards es porque, claro, nos encanta, pero no lo vemos como el final de nuestro viaje y hay otras lentes a través de las cuales nos gustaría explorar nuestro sonido en próximas ocasiones.

Personalmente me decanto por Martyr como tema más representativo de vuestra propuesta y como aquel que, creo, engloba toda las virtudes de las que cuenta vuestro sonido. ¿Cuál es el tema del que os sentís más orgullosos? ¿Por qué?

JUAN PABLO: No way but forwards. El resto de temas (o al menos sus bases) fueron compuestos antes de crear el concepto del disco y más adelante los adaptamos para que se ajustaran a lo que buscábamos. NWBF fue creado ‘ad hoc’ para la historia; nos escribimos un guión de los pasajes por los que queríamos pasar y empezamos a escribir música sobre eso. Fue un ejercicio musical muy bonito y creemos que el resultado es muy bueno (siempre se nos pasan volando los quince minutos de tema cuando lo tocamos).

ÁLEX: A mi me embrutece el alma No way but forwards, de eso no tengo ninguna duda, pero es cierto que Martyr es el primero en el que comencé a trabajar con las letras y las melodías, y siempre consigue pegarme un pellizco en el corazón.

Como relataba en mi review la situación del Metal español a nivel creativo no guarda congruencia con lo que sucede en otros géneros, donde las fórmulas parecen acabadas y las nuevas ideas brillan por su ausencia. ¿Vosotros también sentís que en estos últimos años España empieza a recortar la diferencia en lo cualitativo que nos llevan el resto de países de Europa? Obsidian Kingdom, Horn of the Rhino, Dejadeath o Quauar son algunas de las grandes bandas que el Metal español nos ha regalado en los últimos años, ¿consideráis posible que sigan saliendo aún más bandas de este nivel?

JULIO: Definitivamente algo está cambiando, sí. O bien siempre ha estado ahí y es ahora cuando lo estamos viendo día a día. Los pepinazos que pegaron el primer disco de Vetusta Morla o el segundo de Toundra en su momento son testigos de que se puede triunfar montándotelo por tu cuenta, o de que hay sellos como Aloud o Noma Records que se esfuerzan en dar cabida a propuestas atípicas en el mercado español y hacer las cosas bien y cuidando a los grupos en el proceso.

ARTURO: Quizás es que por fin nos estamos acostumbrando del todo, tal vez mediante Bandcamp y Kickstarter, a lo que el resto del mundo se acostumbró hace cinco años mediante Myspace: a tomarnos en serio a las bandas que distribuyen su música por su cuenta y descubrirlas en sus propios espacios en vez de esperar a que salgan en los medios. No hace mucho, iniciar un proyecto atípico sin apoyo de nadie y confiar en el boca a boca no era una opción sencilla. Ahora parece que sí es algo más fácil, y al ser así surgen más propuestas valientes que resultan sostenibles.

JULIO: En los casos de Vetusta y Toundra hay también dos puntos en común: uno es la profesionalidad, el tomarse las cosas en serio, cuidar al límite los detalles, y en definitiva, cuidando y mimando al público, ya sea con ediciones muy cuidadas, precios realmente asequibles, o con cualidades como la transparencia o la cercanía. El otro punto es la innovación o la originalidad de la propuesta, al menos a nivel nacional. Creo que estos dos puntos son comunes a todas las bandas que comentas, y en algunos casos la innovación y la originalidad no son sólo a nivel nacional, y que algunas tengan más fama o renombre depende del círculo o del país en el que preguntes. Efectivamente, cualitativamente hay propuestas que están más cerca del “nivel europeo”, y creemos que hay muchas bandas por salir y descubrir que van a ser un pelotazo. Ahora, no diré que estamos a totalmente nivel europeo hasta que no vea a grupos de aquí llenando salas en Noruega como cabezas de cartel. Pero creo que con suerte, es sólo cuestión de tiempo y trabajo.

ARTURO: Y sí, nosotros también estamos alucinados con la calidad de todas las bandas que comentas. ¡Estamos deseando encontrárnoslas! Por completar, yo personalmente incluiría también a los pamplonicas Antigua & Barbuda o forzando un poco la inclusión a los andorranos Persefone, a los que descubrimos la semana pasada y nos dejaron boquiabiertos.

Casualmente la mayoría de las grandes bandas españolas que han ido surgiendo últimamente lo han hecho desde la nada, sin apoyo de compañías discográficas y dependiendo en lo económico del esfuerzo de sus integrantes. Habrá días que deseéis fichar por un gran sello, los menos, y otros en los que disfrutéis con orgullo la independencia que da no depender de nadie, los más. ¿Cómo veis este asunto? Si se os plantease la oportunidad de fichar por un gran sello significando eso más dinero pero más corsés artísticos, ¿os lo pensaríais?

ÁLVARO: No me lo he planteado, pero si las condiciones son buenas no veo por qué no, siempre que no nos pongan límites en lo que tenemos o no tenemos que tocar claro. Sería genial no tenerse que preocupar de muchos de los aspectos no musicales de tener un grupo y no estar tan limitados económicamente.

LUIS: Parece que, a la par de las bandas que están saliendo en el panorama nacional e internacional, también están surgiendo sellos que se ajustan a los nuevos tiempos y que se ajustan a las necesidades de las bandas actuales. Más que fichar por un gran sello, nos gustaría fichar por un sello que respondiera a lo que nosotros buscamos, aunque no fuera tan famoso.

JUAN PABLO: No estamos cerrados a nada. Es cierto que para muchas cosas te facilita la vida estar con un sello, pero creo que ahora mismo preferimos la autonomía compositiva y creativa que tenemos. Dudo que se nos ofrezca un contrato que nos vaya a dar para vivir y no me gustaría perder libertad. Pero, oye, ¡todo es sentarse y escuchar ofertas!

Una de las cosas que más ha llamado la atención en el staff de Hipersónica al respecto de No Way but Forwards es su cuidada portada y el resto de arte conceptual de la edición física del álbum. ¿Cómo fue lo de colaborar con la gente de Ideophony? ¿Les llamásteis? ¿Os llamaron? ¿Quedó todo en manos de Ideophony o vosotros les marcásteis unas directrices?

ÁLEX: Ideophony ha sido la guinda del pastel. Para mí Ideophony es parte importantísima de No way but forwards. María Picassò cogió el dossier visual y a la primera dio con la tecla… curiosamente una tecla que ninguno habíamos ni imaginado. Es un sol de persona y una gran profesional.

ÁLVARO: Consideramos a otros diseñadores con los que no habríamos podido trabajar tan bien porque elaboramos un dossier muy detallado sobre lo que queríamos y lo que no. Realmente no cerrábamos tanto, simplemente detallábamos el por qué cada aspecto del disco y mencionábamos que no queríamos una portada típica de metal progresivo con pirámides flotando, elefantes y Jordan Rudess montado en un keytar volador. Con María hubo una conexión muy buena desde el primer intercambio de mensajes, se implicó de pleno en el proyecto y la primera propuesta de portada que nos envió nos caló a todos a la primera.

ARTURO: La portada surgió enteramente de ellos como respuesta a una difícil encrucijada que teníamos. Buscábamos algo íntimo, oscuro con cierto espacio para la esperanza, con vitalidad y al mismo tiempo dureza industrial, y lo más complicado de todo: tan no-metalera como fuera posible, teníamos muchas ganas de que no se pudiese adivinar el contenido del álbum a partir de su portada. Nunca nos habríamos imaginado un diseño como ese, y sin embargo nada más verlo todos sentimos que era inequívocamente lo que estábamos buscando.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=453659972/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e99708/t=6/transparent=true/

En el apartado de agradecimientos en los créditos del álbum destaca la mención a Ojete Mordaza II, batería de Obsidian Kingdom. Sé que os une amistad con varios de los miembros del combo barcelonés, amistad que va más allá de lo meramente musical, ¿existe la posibilidad de alguna colaboración futura con ellos? ¿Y de algún bolo conjunto?

LUIS: Por supuesto que sí. Nos llevamos genial con Obsidian Kingdom y nos encantaría montar algo juntos, así que en un futuro no muy lejano probablemente coincidiremos. Creemos que es un grupo genial, como músicos y como personas.

JUAN PABLO: Estamos DESEANDO tocar junto a Obsidian Kingdom en directo. Lo hemos hablado con ellos, pero a día de hoy hemos tenido dificultades económicas para desplazarnos (ellos al sur o nosotros al norte). No hemos hablado aún de colaboraciones, pero yo no descartaría nada 🙂

Entiendo que en un contexto de crisis económica como el actual, casualmente sobrevenido ya en un contexto de crisis por agotamiento de modelo de la industria musical, es muy complicado poner en marcha un proyecto como el vuestro y lograr editar un disco sin apoyo de nadie. ¿Cómo ha sido ese proceso? La falta de apoyo, evidentemente, tiene su impacto en las ventas que logra el álbum, por la dificil exposición del mismo y los canales y estrategias disponibles. ¿Cómo os ha ido hasta ahora? ¿Os planteáis la posibilidad de usar canales más allá de bandcamp?

ÁLEX: A mí me ha sorprendido la acogida del disco, sinceramente. Creo que este modelo de edición de discos es más que válido, solo se precisa de un buen producto, trabajo y constancia. Las facilidades son los padres…

ÁLVARO: La principal dificultad a la hora de sacar un disco adelante es el dinero. Aún habiendo ahorrado en bastantes aspectos y medido muy bien en qué nos gastamos cada euro, tenemos suerte de haber podido hacer frente al gasto que conlleva esto entre los seis. Lo bueno es que a la hora de tomar las muchas decisiones que hemos tomado, se han tomado de forma medianamente fluida y sin que nadie se empeñara en que su decisión fuera la que saliese adelante. De momento creo que no nos ha ido mal, aunque con más visibilidad en medios nos hubiera ido muchísimo mejor, claro que eso muchas veces implica dejarse más dinero aún.

JUAN PABLO: Ya estamos en iTunes y Spotify. Aparte de eso, creo que no vamos a moverlo por muchos más sitios offline. Lo que nos interesa realmente es moverlo mucho por internet y que nos conozca mucha gente para que se conviertan en público de nuestros futuros conciertos.

Como le reconocía a Julio Antequera el otro día vía mail, al abrir mi copia de No Way but Forwards no pude evitar emocionarme al ver vuestro esfuerzo plasmado en algo tangible, en un disco que ocupará un lugar especial en mi discoteca. Supongo lo vuestro será una mezcla entre satisfacción y emoción al ver a vuestro hijo dar sus primeros pasos pero… ¿hay ya ideas de cara a un posible segundo retoño?

JULIO: ¡Gracias por lo del lugar especial! Efectivamente, satisfacción y emoción, y nos quedamos cortos. Es algo que culmina, en mi caso, tres años de vida, y la cantidad de decisiones y sacrificios, horas bajas, incertidumbre y esfuerzo para llegar hasta aquí ha sido enorme. Cuando escuchas la primera mezcla o ves el primer diseño de artwork, te emocionas, porque ves como “el niño empieza a andar”, y que hay gente de fuera que está dándolo todo también para ayudarte a que el disco salga lo mejor posible.

ÁLVARO: Sí que hay ideas para un segundo disco, y muchas ganas de plasmarlas musicalmente. Ya se está gestando el concepto del próximo álbum. Aparte, a mí me encantaría sacar adelante muchas de las ideas y temas que tenemos recopilados.

ÁLEX: Yo mejor me callo, porque se me calienta la boca y me pongo a soltar… Ideas a raudales, ganazas y mucha ambición.

ARTURO: Será seguramente un disco conceptual otra vez. Después de haber explorado una sociedad entera en NWBF, ahora nos gustaría hacer algo más intimista y contar la historia de una persona en concreto. Queremos investigar a través de ella nuestra relación con el mundo y con nosotros mismos. Ya tenemos la historia algo avanzada, pero es demasiado pronto para hablar de ella. En lo musical, ahora que contamos con Alejandro (voz) desde el principio del proceso podremos darle más espacio a las sutilezas y los momentos preciosistas. Antes no sabíamos de qué armas dispondríamos por ese flanco hasta que él entró en la formación; ahora las conocemos desde el principio. Tenemos muchas ganas de explorar esa faceta… pero también somos muy borricos y queremos parir algo más embrutesío que NWBF. Álvaro (guitarra) y yo (teclados) estamos trabajando con unos riffs que suenan a infierno y a Luis (batería) le veo con muchas ganas de blastbeat. Probablemente el nuevo álbum acabará teniendo más de lo uno y más de lo otro, cada uno en su momento, y alguna que otra sorpresa.

El pasado viernes día 29 de noviembre estrenasteis vuestro disco en directo junto a DILEMATICA y Luttopía en la salla Hollander. Supongo muchos nervios de cara al primer concierto defendiendo el repertorio de No Way but Forwards, ¿verdad? ¿Qué tal estuvo la entrada? ¿Y el recibimiento por parte del público? ¿Hay ya planes para conciertos en algún punto más del país?

LUIS: Estuvo genial, fue un lleno total. Casi 200 personas estuvieron apoyándonos en una de las noches más especiales de Carving Colours y el público se volcó y disfrutó con nosotros.

JUAN PABLO: Nunca pudimos imaginar una acogida tan buena. Tocamos en una sala que está bastante retirada de la ciudad y aun así la llenamos. Por supuesto, no fue sólo cosa nuestra. Parte de esta acogida se debe también a la gente que vino a ver a Dilemática y Luttopia.

LUIS: La noche del 29 será recordada con muchísima alegría y emoción. Hubo muchísimos nervios previos al concierto pero parece que la ilusión y las ganas de tocar pudieron con ellos, y parece que el público disfrutó.

ÁLEX: Muchísima gente, gran acogida, el público estuvo de diez, pero muchos problemas de sonido. Prometemos más y mejor dentro de poco.

LUIS: Ahora mismo seguimos planeando los próximos conciertos en el país, trataremos de recorrer la mayor parte de la península para terminar nuestra gira donde empezamos, en Sevilla. Intentaremos tocar en Málaga, Granada, Madrid, Cádiz…

Para terminar imaginad que nuestros lectores no han escuchado No Way but Forwards ni leído mi review, ¿cómo les animaríais para que lo hiciesen?

JULIO: Pues les diría que se van a encontrar un disco de metal muy variado, con pasajes lentos y calmados, que se diluyen en partes más brutas, y vuelta a empezar. Además dura lo justo y se pasa en nada.

LUIS: Una de las cosas que nos ha sorprendido muy gratamente es que hay muchísimas personas que les ha gustado el disco y no son oyentes habituales de metal progresivo, o ni de heavy metal siquiera. Creo que es una de las grandes razones para animar a la gente a escuchar el disco, que no es un disco que se pueda identificar con un estilo o un movimiento concreto.

ARTURO: Y si no te gusta, no te costará nada porque la versión digital la vendemos gratis.

Carving Colours en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments